Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 4- -2- -2008 CULTURAyESPECTÁCULOS 73 El Príncipe heredero de Marruecos, junto a Don Felipe EFE proca, ya que en España también conviven estereotipos negativos sobre los árabes Para dialogar, preguntad primero; después... escuchad escribió Antonio Machado. El arabista Pedro Martínez Montávez, que recoge las palabras del poeta sevillano en uno de los textos del catálogo de la muestra, destaca la importancia de la visión y el diálogo para entender al prójimo, fin último de la exposición. Precisamente, sortear la barrera de los prejuicios y aumentar el conocimiento mutuo de ambos pueblos es el objetivo principal de la Casa Árabe, que muy pronto estrenará edificio en Madrid. La muestra fotográfica, que viajará por varios países árabes aún no confirmados, servirá también para inaugurar la sede de la institución en las Escuelas Aguirre, un imponente edificio de estilo neomudéjar frente a la Puerta de Alcalá. Allí también se podrá ver el abrazo entre Franco y el presidente egipcio Gamal Abdel Nasser, al Rey Juan Carlos descalzándose para entrar en el mausoleo del Rey de Marruecos Mohamed V o la foto de familia durante la Conferencia de Madrid en 1991, un hito en las relaciones entre España y el mundo árabe. Cien años dan para mucho. E. Vázquez Miembro del Consejo Asesor de Casa Árabe VIVIR PARA VER D e un tesoro público y disponible (el archivo gráfico de la Agencia Efe) y tras una selección ardua desde criterios cualitativos, Casa Árabe ha elaborado una exposición sobre las relaciones políticas entre España y el mundo árabe. Un siglo, en números redondos, de imágenes que prueban la intensidad y la diversidad de tal relación. La tan traída y llevada aceleración de la historia se reconoce palpablemente aquí, se Hay en la exposición unas cuantas joyas que bordean la arqueología periodística o serán revelaciones para el gran público diría que a sensu contrario, con la majestad impasible de las imágenes fijas, las viejas fotos que ni siquiera la comunicación gráfica de soportes electrónicos de hoy consigue abolir. Lo que rezuma el conjunto de los documentos gráficos seleccionados es un conjunto de retazos de Historia con mayúscula, pero también lo que Ortega y Gasset llamaba su majestad la vida: lo ocurrido en la relación, de colaboración frecuente y tormentosa a veces, entre España y los Estados árabes en el registro político y oficial. Hay unas cuantas joyas que bordean la arqueología periodística o serán revelaciones para el gran público. Alguna sorpresa y una constatación básica: todos los gobiernos españoles, de todos los signos y en todo tiempo, han visto la relación política con los árabes, también de toda latitud y condición, como relevante e insoslayable. Las razones son diversas y aúnan criterios puramente pragmáticos con viejas llamadas del sentimiento común, una vecindad obvia y el dato básico de haber compartido solar, conflicto y cultura durante tanto tiempo. Un testimonio excelente y un instrumento de trabajo, vía catálogo, de primera fila.