Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 4 s 2 s 2008 MADRID 47 Historias madrileñas AL DÍA Luis Prados de la Plaza ACTUALIDAD DE HERREROS esde su primera exposición individual en los salones de la Asociación de la Prensa de Madrid, (primavera de 1942, un año después de estrenarse La Codorniz) Enrique Herreros celebró durante su vida cerca de medio centenar de exhibiciones de cuadros, en diferentes estilos, algunas en convocatorias colectivas, a las que hay que sumar casi una decena más de permanente presencia, post mortem, con certámenes puntuales que van desde el Museo Municipal de la calle de Fuencarral a las galerías de arte, Universidad de California, salón del humor del Círculo de Escritores o Biblioteca Regional de Madrid, en un amplio recorrido por la Comunidad. La actualidad de Enrique Herreros está viva. Desde aquella valoración que hizo Enrique de Azcoaga de su humor, que no tiene suficiente con la palabra... el visitante se lleva la sorpresa de tener que olvidarse del humorista para tener que encontrarse con el pintor cada vez que se piensa en dibujos, carteles, cine, comunicación publicitaria, o la manera sensible de sentir el deporte de la montaña, Enrique Herreros acude a la cita intelectual e histórica de tres cuartos de siglo, para recordar lo que podemos seguir aprendiendo de su arte, su humor y su inteligencia. Dejó tantos amigos y tantos recuerdos, bajo la dirección de su hijo, que no resulta extraño que en estos momentos podamos asistir, por ejemplo, a una exposición Espacio para el arte de Caja Madrid, en Blasco de Garay, 38) donde se responde al Amor a la montaña un catálogo de estampas en las que se mezclan el humor y la ternura. Y, al mismo tiempo, se presenta un interesantísimo volumen que lleva por titulo Los carteles de cine de Enrique Herreros y otras obras importantes con noventa firmas diferentes, una para cada ilustración, que representa un trabajo de recopilación muy atractiva para bibliófilos y una demostración de la calidad polifacética de tan formidable madrileño, que recorrió mucho mundo, disfrutó el paisaje de Peñalara como pocos, respiró el silencio de los Picos de Europa y sembró de amistosa cultura y el humor de la vida entre los barrios de Madrid. D Rosa María Fernández en su consulta de Madrid durante una sesión de cartas Una mujer medicina En el mundo del esoterismo también hay que ser un profesional. Sobran charlatanes y cuentacuentos. Rosa María Fernández tiene título de fisioterapeuta y ha trabajado como técnico de Emergencias en el Samur. Ahora se dedica a sanar almas ajenas POR MARÍA ISABEL SERRANO FOTO DANIEL G. LÓPEZ MADRID. Ella no engaña. No es lo suyo. Además, su mirada es directa, clara y transparente. Tampoco es una charlatana al uso. Utiliza su energía para ayudar al prójimo a que conserve su equilibrio interior. Rosa María Fernández está metida en el esoterismo hasta el fondo. Ha dejado atrás un buen empleo y varios negocios particulares para dedicarse en cuerpo y alma a los demás. Soy una mujer medicina y sacerdotisa de la Tercera Cámara, iniciada en México. Me gusta el chamanismo y me lo tomo muy en serio porque es como una filosofía de vida que se usa, incluso, en ceremonias como bodas -Una mujer medicina ¿qué cura? -No curamos nada. Sanamos el alma. Los que curan son los médicos. Sanar es limpiar. Quien diga otra cosa miente y puede, además, estar entrando en algo que es ilegal. Mi abuela era un poco bruja y a mí me gustaba mucho estar con ella. Me fijaba en todos sus gestos, en sus costumbres. Por ella estoy en este mundillo. Rosa María sabe mucho de echar las cartas. Parece que se lo toma muy en serio. No deja las palabras al azar. Habla de forma pausada, segura. Da confianza pero reniega de los que sólo buscan sacar dinero fácil a las personas confiadas. Es cierto: yo hago limpiezas chamánicas. Todo tiene espíritu si se trabaja con dignidad y respeto. Me gusta utilizar plantas como el romero, y flores como los claveles porque ayudan a equilibrar los sentidos Esta sanadora del alma es naturópata, fisioterapeuta y técnico de Emergencias. De todo ello tiene el diploma y la acreditación correspondiente. Ha trabajado en el Samur. También la dio por abrir una tienda de ropa y un pub pero lo he dejado porque me gusta mucho más el contacto con la gente y eso que en Emergencias el trato con los madrileños era muy directo y muy cercano Rosa María es madrileña pero ha pasado parte de su vida- -en especial, su infancia- -en Belinchón (Cuenca) donde vivía su abuela, ese ser que ella adora y que, en cierta manera, marcó el rumbo de su vida. Es madre de cuatro hijos pero, en estos momentos, de lo que la gusta presumir es de su nieto. Por su consulta pasan todo tipo de personas. Desde jueces y magistrados hasta amas de casa y empresarios. También las edades son muy variadas. Llevo- -nos dice- -veinte años en la Asociación de Sanadores Espirituales. Es una organización muy seria, sin ánimo de lucro. Contamos, incluso, con un gabinete jurídico que nos orienta porque todo ha de estar bien regulado. La fiabilidad en nuestro sector es básica A Rosa María la requieren para dar masajes terapéuticos. También para echar las cartas y para limpiezas espirituales. La vida es, a veces, complicada. La gente se bloquea porque falla su equilibrio interno. Es ahí donde entramos nosotros. Tampoco somos especiales Los que nos tomamos esta profesión en serio trabajamos a base de intuición, sin engaños, transmitiendo mensajes positivos, de fuerza interior En el terreno de la fisioterapia, Rosa María realiza masajes metamórficos en los que se trabajan los pies y las puntas de los dedos. Son excelentes porque se actúa en tres niveles: el consciente, el inconsciente y el sutil. Me ha venido, incluso, gente con cáncer pero yo no curo. No me gusta engañar Ahí dejamos a esta mujer. Con su mesa y sus utensilios de trabajo. Ilusionada con la Feria Esotérica que estará del 6 al 16 de marzo en el Centro Puerta de Toledo. Vamos a estar todos: taroristas, brhaman de la India, monjes... Un lujo En contra del dinero fácil Todos en la Feria No curamos. Los que curan son los médicos. Nosotros sanamos el alma. Quien diga lo contrario, miente La gente se bloquea porque les falla su equilibrio interno. Ahí es donde entramos nosotros