Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 4- -2- -2008 Inseguridad ciudadana ESPAÑA 27 Las Fuerzas de Seguridad españolas elogian la intensa y eficaz colaboración de la Policía rumana en la lucha contra esa criminalidad Las redes que utilizan a menores serán acusadas en su país de asociación ilícita Las policías de ambos países ultiman un protocolo de actuación para intercambio de información que permita a la Justicia rumana imputarles ese delito C. HIDALGO P. MUÑOZ MADRID. La Policía rumana y la española trabajan codo con codo para combatir la delincuencia importada por los grupos criminales de aquel país. Fuentes de la Embajada de Rumanía en España confirmaron a ABC que su Policía está intentado que, a través de los informes de sus colegas españoles, la Fiscalía rumana pueda acusar de asociación ilícita a quienes integran estos grupos. Incluso, en los últimos días ha habido reuniones entre representantes del Ministerio del Interior y la Jefatura Superior de Policía de Madrid- -cuya demarcación es la más afectada por este tipo de delincuencia- -para ultimar el protocolo de actuación. El caso más grave es el de aquellos que obligan o incentivan a grupos de menores- -muchos de ellos, sus propios hijos- -a salir cada mañana a la calle para delinquir o mendigar. Existen ocho grupos de menores vigilados en Madrid, con unos siete u ocho integrantes por cada uno precisaron las fuentes consultadas por este periódico. Se ha llegado incluso a detectar a niños de siete años dedicados a robos al descuido y al pie de cajeros automáticos. Normalmente, son gitanos- -el 70 por ciento de los rumanos delincuentes detectados son de esa etnia- de la zona de Tandarei, al sur del país. Estas redes utilizan a menores de catorce años, aprovechando que, según la legislación vigente, son inimputables. Cuando son detenidos, se les ingresa en centros de menores, pero, a los dos días, están de nuevo en la calle, y vuelta a empezar. La polémica Cañada Real Galiana, situada a las afueras de Madrid, es uno de los puntos donde residen. En la Embajada calculan que la colonia de gitanos rumanos en ese asentamiento es de un centenar, pero, probablemente, sean bastantes más. Madrid también se detuvo a 37 gitanos rumanos procedentes de Tanderei (Rumanía) y dedicados a la pequeña delincuencia callejera. Hasta septiembre de 2007, el 43 de los 11.346 rumanos detenidos en España se debían a delitos de estafas bancarias; el 13 a robos en el interior de viviendas; el 8 a la explotación laboral, y un 2 por delincuencia callejera y mendicidad. A finales del año pasado, tal como informó ABC, se produjo un momento de preocupación a raíz de la decisión del Gobierno rumano de aprobar un decreto por el cual este país podía deportar a ciudadanos comunitarios por motivos de seguridad. Ese decreto fue consecuencia del asesinato de una mujer en Roma a manos de un rumano, lo que fue el detonante para que las autoridades del país desmantelaran numerosos campamentos de gitanos rumanos, que fueron expulsados. Las Fuerzas de Seguridad españolas estuvieron muy pendientes de esos acontecimientos, ya que se temía que muchos de los expulsados por Italia viajaran a nuestro país. Las autoridades rumanas, una vez más, colaboraron al máximo en el seguimiento de estos individuos, si bien esa llegada masiva no se llegó a producir aunque sí se detectaron comunicaciones entre los deportados y residentes en España en las que éstos les invitaban a venir, porque aquí no tendrían esos problemas La mayor parte de los expulsados viajaron a Austria, y a nuestro país apenas lo hicieron seis o siete. Sin embargo, en las últimas semanas esa realidad ha cambiado y se ha detectado en San Fernando de Henares (Madrid) un grupo de 60 rumanos gitanos, procedentes de Italia. La Policía, con la colaboración de sus colegas de Rumanía, ya trabaja sobre este asunto para evitar que este grupo se convierta en un foco de delincuencia. En cualquier caso, no se puede criminalizar al colectivo de inmigrantes rumanos, que en su gran mayoría viaja a España por motivos económicos. Un dato lo demuestra: el 3 por ciento del Producto Interior Bruto de ese país ha sido enviado desde España, Francia e Italia. Aumento de la delincuencia Sin duda, lo que más preocupa es la creciente delincuencia de los menores de edad. Hay ejemplos, como el de Stan G. de 12 años, acusado del robo de 300 euros a las puertas de un banco. Su modus operandi obedece, normalmente, a la pura pi- La mayoría de esos clanes, en torno a un 70 por ciento, está formada por gitanos llegados de Tandarei caresca. Se apostan junto a una persona que esté sacando dinero de un cajero automático. Se acerca un grupo de niños con una carpeta en la mano, simulando que recogen firmas para una organización, por ejemplo, de sordos. Y, en el momento en que el cliente del banco ya ha marcado su número secreto, aprovechan la confusión para pedir 300 euros al cajero, que se los llevan rápidamente. Son muy listos. Pasan en España los meses que transcurren desde el inicio de la primavera hasta que termina el verano- -indican fuentes policiales- Cuando acaba la temporada turística, en septiembre u octubre, regresan a Rumanía, hasta el año siguiente Sobre los patriarcas de estos grupos, la mayoría son sus propios padres. En algunos casos suman hasta siete u ocho condenas En España, por nuestro ordenamiento jurídico, es muy difícil que puedan ser condenados por asociación ilícita, pero sin embargo en Rumanía esa posibilidad es mucho más factible. De ahí que se quiera aprovechar al máximo esa posibilidad. En cuanto al número de rumanos llegados a España tras la entrada de ese país en la Unión Europea, la Embajada calcula que no han sido más de 4.000, por lo que en ningún caso se puede afirmar que se haya producido la avalancha pronosticada por algunos. San Fernando de Henares Llegan a las costas andaluzas 53 inmigrantes, cuatro de ellos menores Salvamento Marítimo ha rescatado a 15 inmigrantes argelinos- -todos varones, mayores de edad y en buen estado de salud- -de una patera interceptada frente a la playa de La Fabriquilla (Níjar, Almería) en aguas de Cabo de Gata. Mientras, a Barbate (Cádiz) llegó una embarcación con 38 inmigrantes, cuatro de ellos menores, que había sido localizada navegando a la deriva frente a las costas gaditanas. Todos se encuentran en buen estado.