Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
32 INTERNACIONAL www. abc. es internacional DOMINGO 3- -2- -2008 ABC Un supermartes para la gloria La enorme competencia que hay en Estados Unidos por influir en el proceso de selección de candidatos presidenciales ha producido este año unas gigantescas primarias a escala nacional PEDRO RODRÍGUEZ CORRESPONSAL WASHINGTON. El privilegio retenido por Iowa y New Hampshire a la hora de dictar la pauta en la selección de candidatos presidenciales es una de las cuestiones que más envidia produce dentro del sistema federal de Estados Unidos. En los años ochenta, una serie de miembros de la Unión- -sobre todo Estados sureños- -intentaron adquirir mayor influencia en ese proceso concentrando sus primarias en un supermartes a la altura del mes de marzo. Pero este año, los superlativos habituales se quedan cortos para describir la precipitada y agigantada cita con la urnas prevista para el próximo 5 de febrero. Mega- martes tsunamimartes o la madre de todos los supermartes son algunas de las expresiones acuñadas para describir la magnitud sin precedentes de un pulso político asimilable en la práctica a unas elecciones primarias a nivel nacional. Los demócratas en 22 estados de la Unión se juegan un 52 por ciento de los delegados que se sentarán en su convención presidencial prevista para agosto en Denver (Colorado) mientras que los republicanos en 21 estados repartirán un 41 por ciento de los delegados de su convención nacional prevista para septiembre en Saint Paul (Minnesota) Para hacerse una idea comparativa, todo el intenso carrusel electoral que comenzó el pasado 3 de enero con los caucuses de Iowa solamente ha decidido una porción casi simbólica de todos los delegados necesarios para asegurarse la nominación presidencial de cada partido en sus respectivas convenciones nacionales (2.025 entre los demócratas y 1.191 entre los republicanos) Como resultado de las consultas realizadas hasta ahora, Hillary Clinton dispone de 249 delegados El candidato presidencial republicano Mitt Romney saluda a sus fans tras haber pronunciado un discurso en Denver (Colorado) frente a los 181 atribuidos a Barack Obama. Y en el bando republicano, el senador McCain tiene, gracias a Florida, 93 delegados frente a los 59 de Mitt Romney. Todos estos candidatos se han tenido que enfrentar al extraordinario desafío de plantar batalla en una veintena de estados de costa a costa, diseminados en casi cinco mil kilómetros de distancia, con tres horas de diferencia entre sí y que abarcan desde los hielos de Alaska hasta los desiertos de Arizona. Además, hay que incluir el mercado de la televisión, especialmente costoso, en el que poner anuncios durante una semana puede suponer fácilmente un desembolso de más de veinte millones de euros. Ante estas magnitudes, el reto de este supermartes supone para los candidatos supervivientes en la carrera hacia la Casa Blanca el imperativo de elegir y establecer una sos limitados, empezando por el tiempo de cada candidato. Está además el agravante de que durante este fin de semana tendrán que rivalizar por la atención del público con el super tazón como llaman los hispanos a la mítica gran final de la liga de fútbol americano. En términos de estrategia, Obama y Hillary se enfrentan al supermartes de forma sustancialmente diferente que McCain y Romney. Los republicanos tienden a repartir sus delegados bajo la fórmula winner takes all Es decir, que todos los delegados en un estado o distrito parlamentario se entregan en bloque al ganador de las primarias o caucuses aunque su ventaja se limite a tan solo un voto. Sin embargo, los demócratas reparten sus delegados de forma proporcional. Los estrategas de la campa- AP Con más dinero que McCain, Romney ha decido invertir una pequeña fortuna en anuncios de televisión Carrusel electoral muy selectiva estrategia, ya que ninguna campaña presidencial por mucho dinero y organización que haya acumulado, se puede permitir el lujo de operar al cien por cien en tantos campos de batalla electoral de forma simultánea. Todo ello, con el agravante de un calendario especialmente comprimido, Aquí es donde los asesores de cada campaña se ganan sus abultados salarios al determinar- -no siempre con ayuda de encuestas también costosas- -en qué estados se debe competir con agresividad. Y a partir de ahí, repartir recur- Estrategias diferentes ña de Obama, con ayuda de un récord en donaciones electorales durante el mes de enero, han venido realizando un significativo esfuerzo de organización para que Obama esté presente en la mayoría de los estados en disputa e intentar contener la ventaja atribuida a Hillary en grandes jurisdicciones como Nueva York o California. En contraste, el punto seguro de partida de Barack es Illinois, el otro gran premio gordo del 5 de febrero, aunque con la ambición de repetir su éxito inicial de Iowa en los estados que el próximo martes también van a celebrar caucuses como Colorado, Kansas o Minnesota. Con bastante más dinero que el senador McCain, los estrategas de la campaña de Mitt Romney ha decido invertir una pequeña fortuna en anuncios de televisión, empezando por California y otros estados del oeste.