Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
28 ESPAÑA DOMINGO 3 s 2 s 2008 ABC La escuela en casa, un órdago al sistema Educar en casa es un modelo al que se acogen unos dos mil niños españoles, que no asisten a la escuela s Vamos a contracorriente, pero es nuestra filosofía de la vida dicen las familias POR MILAGROS ASENJO FOTO DE SAN BERNARDO MADRID. Son las doce del mediodía, hora en que millones de niños y adolescentes españoles asisten a clase en sus colegios. Estefanía, de 13 años, y su hermana Daniela, de 16, son excepción. No acuden a la escuela. Sus padres, Francisco y Dorina han optado por la educación en casa, la homeschooling, un modelo que, en su opinión, garantiza mejor la formación integral de sus hijas. La familia, que ha vivido largo tiempo en Inglaterra, tiene su actual residencia en Meco, una población próxima a Madrid. El comedor de la vivienda hace también las veces de aula y una gran mesa aparece inundada de libros, diccionarios y calculadoras. En Irún (Guipúzcoa) la familia Branson- Sánchez vive una situación similar. Sus cuatro hijos, Ester, Iván, Raquel y Mikey, de entre 6 y 12 años, han dejado la escuela y estudian en casa. Por esta decisión, Michel y Ketty han sido encausados por la fiscal de menores de San Sebastián. al negarse a escolarizar a los niños como les había instado mediante un escrito la Inspección de Educación de Guipúzcoa. Ketty se pregunta si educar a sus hijos como desean es un delito. Sin embargo, la pasada semana, una resolución del Defensor del Pueblo vasco (Ararteko) ha venido a paliar este sinsabor. La resolución del Ararteko ha indicado como deseable que la Administración educativa vasca tratase de promover un debate dentro de sus competencias que permitiese reflexionar sobre la procedencia de un reconocimiento legal de formas alternativas de educación como la homeschooling Otras familias de Andalucía y de Galicia han sido también advertidas de presunto absentismo escolar La escolarización es obligatoria entre los 6 y los 16 años y la educación en casa no es legal. Así, los padres que se decantan por esta fórmula asumen el permanente riesgo de una denuncia, que La familia González en el aula familiar donde sus hijas cursan las enseñanzas que les corresponden por su edad puede derivar hasta en la pérdida de la patria potestad. Francisco González sostiene que los problemas surgen porque existe un vacío legal Argumenta que los padres son los primeros responsables de la educación y la Constitución española consagra su derecho a elegir la educación que deseen para su hijos de acuerdo con sus convicciones Las familias que se deciden por la objeción escolar asumen la educación de sus hijos sin delegar en instituciones educativas Unas pueden permitirse matricularlos en colegios a distancia de Estados Unidos o del Reino Unido; otros deben esperar a que cumplan 18 años para que puedan presentarse a la pruebas de Graduado en ESO. Los González y los Branson se encuentran entre los privilegiados ya que han matriculado a sus vástagos en centros a distancia de California e Inglaterra, respectivamente. Otros padres se convierten en maestros de sus hijos y algunos recurren a tutores. Para unos 2.000 niños y adolescentes españoles- -el fenómeno está muy extendido en Cataluña, Baleares o el País Vasco- la escuela es su propio hogar, aunque esta modalidad de educación no tiene cobertura en nuestro ordenamiento legal. Por el contrario, cobra fuerza en países de nuestro entorno como el Reino Unido, Francia, Portugal o Italia. Gran parte de estos chicos nunca han estado escolarizados, otros han permanecido algún periodo de su vida en aulas normalizadas y las han abandonado después. La familia González se encuadra en el primer grupo; la Branson matriculó a sus hijos en dos colegios y más tarde decidió sacarlos de ellos. Las razones de la decisión zación, González afirma que la familia en sí misma es una pequeña sociedad y, además, el colegio sociabiliza segmentando por edades y fomenta el gregarismo No obstante, asegura que en las homeschooling hacen lo posible para que sus hijos se relacionen con otros niños y lamenta la indefensión en que nos encontramos Sobre las virtudes de educar en casa, destaca que los niños aprenden a decidir, a mandarse a sí mismos cuando nadie les dice lo que tienen que hacer Y esta es la lección más difícil y más importante Daniela asegura que sabe organizarse. Muestra el calendario que rige sus estudios y que ella misma se ha marcado. Cada día reviso lo que debo hacer y, al final, lo que me ha quedado pendiente para recuperarlo al día siguiente Su horario, y el de su hermana Estefanía, incluye cuatro horas de trabajo intenso por al mañana y alguna menos por la tarde. Las dos estudian inglés y son deportistas. Estefanía se inclina especialmente por la música. Me encanta tocar el piano y quiero dedicarme a ello Daniela aspira a ser estilista de moda. Dorina, la madre de las niñas- -nacida en Nueva Zelanda- dice que esta forma de educar es muy sacrificada ya que obliga a muchas renuncias. La clave está en la definición de prioridades y en dejar de ganar dinero. Es necesario asumir la elección y sus consecuencias. Vamos a contracorriente pero es nuestra filosofía de la vida concluye. Las familias que no escolarizan a sus hijos asumen el riesgo de ser denunciadas y acabar en los tribunales Sin delegar en las instituciones de educar en casa son muy variadas. No escolarizo a mis hijos por infinidad de razones, ya no sólo por la calidad educativa, sino por todo lo que la escuela conlleva de valores, costumbres y polarización social además de no compartir gran parte del temario y sentir que es una manipulación de masas increíble comenta Sibila, una madre que se ha decantado por este sistema. en la web de la Asociación para la Libre Educación (ALE) Acerca de las carencias que pueden sufrir los objetores escolares en su proceso de sociali- Música y diseño Una opción educativa sin reconocimiento legal La escolarización en España es legalmente obligatoria de los 6 a los 16 años y la ley Orgánica de Educación (LOE) no recoge la opción de la escuela en casa afirma el subdirector general de Ordenación Académica del Ministerio de Educación, Juan López. Recuerda que algunos grupos- -fundamentalmente de Cataluña- -pretendieron, sin conseguirlo, que la LOE asumiera esa posibilidad. La normativa vigente determina que sólo por causas justificadas se pueda faltar a clase y, cuando esto sucede, el Ministerio y las comunidades autónomas arbitran las medidas para atender a los alumnos. Es el caso de las aulas hospitalarias o la atención domiciliaria para los niños enfermos o el sistema con profesores itinerantes cuando el desplazamiento a un centro escolar es imposible. La clave para no aceptar la educación en casa está en que la autorización de un centro depende del cumplimiento por parte del profesorado de los requisitos para enseñar. Y esto no ocurre en este modelo. Pero, la situación de los niños sin escolarizar en centros reglados no es idéntica. Si están matriculados en colegios a distancia del extranjero y siguen sus currículos, se les reconocerán los estudios como a todos los alumnos de instituciones de esa naturaleza. Si no es así, deberán esperar a los 18 años para optar al Graduado en ESO.