Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 3 s 2 s 2008 ESPAÑA 27 LA TERMITA REINA En política, los imprudentes corroen las reglas y aceleran la ruina del edificio s Zapatero dio la campanada al anunciar la paga de 400 euros, entre confusión sólo porque difundió la nueva a bocajarro, sino porque lo hizo contra toda expectativa. Días antes, en efecto, Solbes había echado por tierra una propuesta convergente para rebajar los impuestos por un monto parecido. Se ha vuelto a dejar en evidencia al titular de Economía, según es costumbre. Los arreglos a toro pasado empeoran el diagnóstico. El miércoles, Caldera explicó a un periodista que Solbes había rechazado la propuesta de CiU con el argumento de que era inflacionistaporque el partido quería integrarla en su propio programa electoral. Caldera hizo esta reflexión en el tono condescendiente en que se aclara a un sandio que los niños no vienen de París. Según el ministro de Trabajo, los que saben que los niños no vienen de París comprenden que un ministro de Economía pueda esgrimir argumentos en los que no cree, con el sólo propósito de despistar a un partido rival. Me niego a admitir que Solbes haya caído tan bajo. Deduzco de aquí que han vuelto a madrugarle, como ocurrió a propósito del cheque- bebé. Álvaro Delgado- Gal H ay decisiones políticas ejemplares. Pero no ejemplares por admirables, sino ejemplares en el sentido de que resumen, con perfección rara, los rasgos más característicos de la persona que las ha adoptado. A esa categoría pertenece la idea de renunciar a 400 euros por contribuyente, anunciada por Zapatero hace ocho días, en la clausura de la Conferencia Política con que culminó la precampaña. En su fase embrionaria actual, la largueza del presidente costaría 5.000 millones al fisco, medio punto del PIB. Pero esto es lo de menos. Lo extraordinario, es el contexto y los modos en que se ha hecho pública la iniciativa. Hagamos recuento y fórmula. 1) Zapatero dio la campanada. No 2) Confusión. Se desconoce todavía el alcance de la medida, así en el tiempo como en el espacio. Inicialmente, está prevista para pensionistas y asalariados. La razón, de nuevo según Caldera, es que éstos ocupan, en promedio, un nivel de renta más bajo que los autónomos. El argumento es estúpido: si el criterio determinante fuera el nivel de renta, lo normal sería que éste condicionase la devolución, ya en el caso de un asalariado, ya en el de un autónomo. En vista de esto, los autónomos serán incorporados, casi inevitablemente, al plan. Tampoco se sabe lo que durará el invento, si gana el PSOE. Se va a acudir a la técnica del decreto- ley para que la medida pueda aplicarse por la vía rápida y afecte a la declaración a Hacienda de este año. La velocidad vertiginosa se ha justificado diciendo que la intención es introducir una medida de choque para estimular el consumo- -en la línea de lo hecho en los USA- y que estas cosas no admiten demora. Lo normal, entonces, sería que se volviera al camino trillado tan pronto hubiese pasado la emergencia. Pero se trata de una conjetura. La incertidumbre se ve abonada por el hecho de que nadie se toma en serio las explicaciones técnicas que ha adelantado el Gobierno. Se tiende a pensar en otras cosas: verbigracia, la coincidencia intrigante de que sean también 400 euros lo que los españoles vayan de pagar de más por las hipotecas tras la subida de los tipos. Es muy probable que, a la postre, se introduzca una reforma fiscal por decreto, con carácter retroactivo, y sin un con- cepto claro de su utilidad en el medio largo plazo. Los expertos en cirugía plástica, tendrían luego que adaptar la ley a lo que ha sido una improvisación, surgida durante un calentón electoral. La largueza del presidente costaría 5.000 millones de euros al fisco, medio punto del PIB Se ha vuelto a dejar en evidencia al titular de Economía, según es costumbre 3) Mentiras. La vicepresidenta De la Vega aseguró que la liberación de los 400 euros es una medida hiperprogresiva Esto no es cierto. En rigor, las reducciones del IRPF son progresivas cuando aumentan para las bases imponibles bajas. Es lo que ocurre con los rendimientos de trabajo. El descuento prometido por Zapatero, sin embargo, es lineal: 400 machacantes para todo el mundo. Otra cosa, es que el efecto sea progresivo. Lo es: 400 machacantes representarán una porción mayor de los impuestos, cuanto menor el importe de estos. El que se expresó sin trampa ni cartón, fue el ministro de Justicia: A mí, cuando me devolvieron dinero, no me paré a pensar si era electoralista o no Mariano Fernández Bermejo se estaba refiriendo, directamente, a la compra del voto. Hay que agradecerle la franqueza. En política, los imprudentes son como las termitas: corroen las reglas y aceleran la ruina del edificio. Zapatero es una termita reina.