Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 3- -2- -2008 La polémica de la ampliación del aborto ESPAÑA 25 tado español que no permitían ir más lejos El Gobierno socialista consiguió su objetivo y la despenalización del aborto salió de las Cámaras tal cual había sido la propuesta inicial. En el último pleno hubo algún que otro desmarque. Algunos diputados del Grupo Socialista votaron en conciencia. Hubo compañeros que no asistieron a la votación- -recuerda López Riaño- En cierto modo, los partidos dieron libertad CiU también se sumó. Pero sólo dos días después de que el Senado aprobase definitivamente la reforma (30 de noviembre) Ruiz- Gallardón, junto a 54 diputados, interpuso un recurso de inconstitucionalidad. La despenalización del aborto se paralizó en espera de una respuesta del Tribunal Constitucional (TC) que tardó dos años en pronunciarse. En su famosa sentencia de abril de 1985 el TC declaró disconforme con la Constitución la reforma que se había emprendido. Con el fallo en mano, el Gobierno reformuló el proyecto que entró en vigor en julio de aquel mismo año como lo conocemos hoy día. Los expertos, también divididos sobre la necesidad de reforma de la ley La ley de plazos y el derecho a la vida se encuentra en el epicentro de la polémica 1. ¿Es necesaria una reforma de la actual ley del aborto? 2. ¿Tiene cabida una ley de plazos en nuestro ordenamiento jurídico? que, al mismo tiempo, evitaría la amenaza a la que continuamente están sometidos los médicos que emiten los dictámenes psiquiátricos. Miguel Bajo Catedrático de Derecho Penal de la Universidad Autónoma de Madrid 1. La vida humana en formación está protegida por nuestra legislación penal de modo que su destrucción o, dicho de otro modo, la interrupción del proceso de gestación, se castiga con penas de prisión que son siempre inferiores a las del delito de homicidio. Estas dos realidades jurídicas, es decir, el castigo de la muerte del feto y que este castigo sea menos severo que la muerte de un nacido, es algo que se hunde en lo profundo de la memoria histórica y siempre fue aceptado desde cualquier ideología. La pregunta sobre la necesidad de una reforma va referida, sin embargo, a las exenciones de responsabilidad penal aparecidas en 1983, las llamadas indicaciones. El alcance actual es razonable, aunque puede perfeccionarse, lo cual no quiere decir que su reforma sea imprescindible, sino simplemente que es mejorable. Es mejorable porque hay que evitar la sensación de que hay vidas de menor valor que otras como así parece indicar la exención de responsabilidad cuando se prevean graves taras físicas o psíquicas en el feto. 2. Una Ley que permitiera el aborto antes de las primeras 12 semanas resolvería muchos problemas de carácter práctico, a parte de ser respetuosa con la voluntad de la mujer que sienta invadidos sus derechos por un embarazo no deseado. Sin embargo, hay quien piensa que podría ser inconstitucional por desproteger de modo absoluto la esperanza de vida humana en ese período, al contrario que el sistema actual que sólo resuelve un conflicto entre los intereses que representan la vida humana en formación de un lado y la libertad, dignidad e integridad de la madre del otro. En todo caso, hay que asumir que una sociedad que no es solidaria con el conflicto profundamente penoso que algunas madres sufren (por ser demasiado jóvenes, por excesivo número de hijos, por razón de salud, por haber sido forzadas, por riesgo de nacimiento de hijos deformes) no puede sumar a su falta de solidaridad un tratamiento punitivo con la mujer embarazada. Debemos asumir un papel solidario y fomentar la maternidad responsable y voluntaria, no pensar sólo en castigos y represalias. M. J. P- B. MADRID. Las irregularidades que investiga la Justcia en clínicas abortistas de Madrid y Barcelona despertaron la alarma. A partir de ahí el debate para reformar o no la actual regulación del aborto ha calado hondo, más aún en plena campaña electoral, hasta el punto que incluso ha abierto más la brecha entre Gobierno e Iglesia. Si el PSOE gana las elecciones iniciará una profunda reflexión pero antes de que acabe la legislatura aprobará una norma que regulará las garantías en las que se practican los abortos, no sólo para las mujeres sino también para los profesionales de las clínicas. La discusión dará para largo. Algunos expertos opinan para ABC. 2. No tengo la menor duda. El Enrique Gimbernat Catedrático de Derecho Penal to puede adoptar una de estas dos modalidades: la solución de las indicaciones y la del plazo. En la primera sólo se autoriza el aborto en determinadas situaciones límite (peligro para la vida de la madre o malformación del feto, por ejemplo) En la segunda, el aborto es libre en los primeros meses del embarazo (generalmente hasta las doce primeras semanas) y se admite un aborto posterior a ese plazo únicamente en casos extremos, como cuando peligra la vida de la madre, en cuyo caso se puede abortar incluso en el momento del parto. En España, en 1983, nuestro Código Penal adoptó la solución de las indicaciones, pero la circunstancia de que en el 97 de los casos de abortos legales que se practican en España éstos se realicen acogiéndose a la indicación del grave peligro para la salud psíquica de la madre pone de manifiesto que ese pretexto mayoritariamente tiene un contenido meramente formal y que, de hecho- -aunque no de Derecho- -en nuestro país la que rige es la solución del plazo. El legislador español debe dejarse de hipocresías, decidirse a llamar a las cosas por su nombre e introducir en el Código Penal la solución del plazo, con lo 1. La despenalización del abor- sistema de plazos es la solución mayoritaria en Estados de Derecho como el español y, por ejemplo, el Tribunal Constitucional alemán ha estimado que esa regulación es conforme con el artículo 2.2 de la Ley Fundamental de Bonn, que se corresponde literalmente con el artículo 15.1 de nuestra Constitución. Juan José Rodríguez Sendín Secretario general de la Organización Médica Colegial (OMC) 1. Desde la Organización Médica Colegial no entramos en lo que es necesario o no legislar en esta materia; en lo que sí insistimos es en la necesidad de cumplir la Ley y garantizar que los médicos hacen una práctica correcta, y con la formación adecuada para ejercerla, dentro del marco de la Ley. Insistimos en la necesidad de que los médicos que presenten objeción de conciencia sobre éste u otros temas puedan hacerlo oportunamente. 2. Hemos detectado que el tercer supuesto es insuficiente y puede inducir problemas de interpretación y que la ley de plazos puede ser una solución más justa y no interpretable. En cualquier caso, entendemos que se debe cumplir la Ley y que los médicos tienen que responder a la misma garantizando que se atiende adecuadamente las necesidades de salud. Juan Luis Lorda Teólogo de la Universidad de Navarra una ley de despenalización del aborto en algunos supuestos. Es decir, que el aborto es un delito que, en algunos casos, no se persigue. Y realmente es un delito, porque supone matar una vida humana, que es un gran bien. El debate sobre el aborto en España ha sido hipócrita. Se introdujo la ley para evitar el número de abortos clandestinos. Dijeron que eran más de trescientos mil. Era mentira. Después, determinados sectores políticos han apoyado una constante burla de la ley. De forma que hoy en España, en lugar de ser un delito despenalizado, parece un derecho de la madre y lo paga la seguridad social. Un aborto es como quitarse un grano. Es una pena que las fuerzas políticas transmitan a la sociedad esta imagen, no ofrezcan otras soluciones y no protejan la vida del no nacido. Un aborto es siempre una gran tragedia y es profundamente antinatural. 1. Lo que existe en España es ARCHIVO 2. Una ley de plazos supondría un paso más en este camino de quitar valor a la vida y de falta de protección por parte del Estado. Significa sancionar lo que ha sucedido. Que el aborto deja de ser delito para convertirse en un derecho. El derecho a matar a los hijos. Es antinatural.