Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 3- -2- -2008 11 DE LA IZQUIERDA INGENUA AL ESCEPTICISMO Los islamistas y los ingenuos denuncia los riesgos de no admitir que el islamismo es una versión del totalitarismo Karen Jespersen, ex ministra danesa de integración y del Interior y Ralf Pittelkow, que fue asesor del primer ministro socialdemócrata Poul Nyrup Rasmussen y desde hace años columnista en el Jyllands- Posten, han hecho una audaz reflexión sobre los problemas de la convivencia con la comunidad de inmigrantes musulmanes en la Europa democrática. Los Islamistas y los ingenuos que próximamente va a estar en las librerías españolas, ha hecho ya un recorrido en casi toda Europa, como un acta de acusación contra los partidarios de lo políticamente correcto y aquellos que con buenas intenciones pero con malos resultados prefieren mirar hacia otro lado mientras se extienden las ideas totalitarias del islamismo radical. Viven juntos desde 1971 y han hecho juntos un recorrido político que les ha llevado a abandonar al Partido Socialdemócrata y los mitos de la izquierda biempensante. Su casa en el barrio de Dragor, en las afueras de Copenhague, a la vista del impresionante puente que cruza hasta Suecia, es un excelente lugar para la reflexión. lizaciones sería entonces un gesto de apaciguamiento, ¿no? tud de la mayoría de países fue negativa. Fue muy desagradable ver cómo la UE, en vez de aliviar la presión sobre un país pequeño, contribuía a aumentarla y cómo se presentaba a Dinamarca como la causa de los problemas. Cuando se toman medidas de apaciguamiento, como hizo Javier Solana entonces, los radicales se sienten alentados en sus objetivos, sienten que pueden seguir aumentando sus exigencias. Empezaron diciendo que querían una simple disculpa, pero se dieron cuenta de que podrían conseguir otras cosas más importantes, incluso cambiar la legislación europea sobre la libertad de expresión. A eso nos lleva lo políticamente correcto. -El proyecto de la Alianza de Civi- -R. P. Cuando decides entrar en un diálogo es porque tienes una noción realista de lo que se puede conseguir dialogando. Mi opinión sobre este proyecto es que se trata de algo esencialmente muy ingenuo, que no puede profundizar en los asuntos realmente importantes. Se puede dudar de si sus impulsores son realmente conscientes de qué tipo de valores defienden las personas con las que quieren dialogar. ¿Resolvería algo la entrada de- -R. P: En el caso de los dibujos se puso de manifiesto efectivamente cómo Turquía se ofreció a ser esa especie de puente. Pero cuando llegó el momento se puso completamente del lado de los demás países musulmanes que criticaban a Dinamarca. ¿Qué clase de puente es ese? Creo que hay que decir que no es realista y que es mejor que dejemos de seguir alimentando las expectativas de ingreso. ¿Por qué no vemos en Estados Turquía en la UE? Ralf Pittelkow y Karen Jespersen, en Copenhague, durante la entrevista con ABC me opongo estrictamente al islamismo, porque se trata de un grupo de musulmanes que trata de imponer un sistema de valores totalitario y opresivo contra valores de las sociedades democráticas. Lo ideal sería una alianza con los musulmanes que quieren compartir esos valores básicos, como el de la igualdad entre hombres y mujeres. Si, por el contrario, aceptamos las reclamaciones de los radicales, entonces estamos abandonando a los moderados y les damos cada vez más poder a los que los oprimen. En Europa tenemos sociedades que funcionan bien gracias a que prevalecen ciertos valores, como la libertad de expresión o la libertad religiosa, la igualdad, etcétera. No se trata de una cuestión abstracta que un país tiene o puede no tener, como el clima, sino que sin esos valores nuestras sociedades serían peores. Por eso, lo primero es la defensa de nuestros propios valores, porque, si nos rendimos, estaremos destruyendo nuestras sociedades. Naturalmente, si nosotros luchamos contra valores reaccionarios, nos acusarán de intolerantes, pero ante eso debemos decir que no, que estamos luchando por los valores que han mejorado nuestras sociedades. No es una lucha entre religiones, es una lucha entre valores. -Para nosotros es fácil entender cual en Europa tanta gente ha estado durante tanto tiempo sin descubrir el tipo de amenaza a la que tenemos que hacer frente. Tendemos a creer que los ciudadanos de los países musulmanes piensan como nosotros y que si hay un problema con la integración es culpa nuestra. Pero sus valores sociales son muy diferentes a los nuestros, y en este campo debemos ser realistas, no ingenuos. Si hay algo que daña terriblemente el proceso de integración, es que los emigrantes musulmanes piensen que nosotros no creemos en nada, que no tenemos valores morales, porque eso les reafirma en los suyos. Así que, mostrando un claro respeto, sin ningún tipo de agresividad, pero con firmeza, es necesario que les digamos que sí hay valores importantes en nuestra sociedad y que estamos dispuestos a luchar por ellos. ¿Cuál ha de ser el papel de Euro- -K. J. Creemos que la Unión Europea es el lugar adecuado para hablar de estos valores. Es muy importante que la UE participe activamente en la defensa clara de la libertad de expresión y de los demás valores que consideramos europeos. Si queremos conseguir una convivencia armónica con los emigrantes musulmanes de inclinación radical, la UE debe actuar de forma coherente. ¿Creen que fue así durante la- -R. P. No solamente no defendieron la libertad de expresión, sino que atacaron a los que la defendíamos. Excepto casos como Holanda, la acti- pa en este debate? qué significa una dictadura. Pero no lo es tanto ver la amenaza totalitaria del islamismo extremista que denuncian en su libro, cuando la mayoría de nosotros sólo ve una religión. -R. P. Esa es la causa por la crisis de los dibujos de Mahoma? -K. J. El número de inmigrantes musulmanes es relativamente más pequeño, han sido escogidos por su educación y saben que no se van a encontrar bajo la protección del estado de bienestar que hay en Europa. Los que llegan a Europa han tenido acceso a poca o ninguna educación, y en muchos casos piensan que una vez que se han conectado al sistema de ayudas sociales, pueden pasar de lo demás. -R. P. Los norteamericanos son muy buenos enseñando los valores del patriotismo, la gente se siente orgullosa de ser americana. Pero si miras lo que cada uno espera de su sociedad, hay grandes diferencias. Los daneses no quieren que haya ciudadanos a los que perciban como extranjeros, quieren una sociedad cohesionada. Unidos crisis de integración?