Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 2- -2- -2008 CIENCIAyFUTURO www. abc. es cienciayfuturo 79 REGIONES DE RIESGO ALIMENTARIO PARA 2030 El sur de Asia es una región de alto riesgo, ya que puede experimentar para 2030 pérdidas superiores al 10 en sus cultivos tradicionales, principalmente el arroz, lo que unido a la superpoblación provocaría grandes hambrunas China Sahel África occidental Centroáfrica Suresta Asiático Asia occidental África oriental Sur de Asia Centroamérica y Caribe Región Andina El mapamundi del hambre para 2030 La Universidad de Stanford elabora una proyección de los efectos del cambio climático- -aumento de temperaturas y sequías- -sobre los cultivos de todo el mundo, y concluye que en dos décadas el sur de Asia y el de África serán regiones de alto riesgo POR ANNA GRAU SERVICIO ESPECIAL NUEVA YORK. De aquí al año 2030, el calentamiento global habrá sido de por lo menos un grado centígrado, y las sequías y otras alegrías climáticas resultantes pondrán en jaque las cosechas de las que dependen miles de millones de personas sobre todo en los países más pobres. El sur de África y el sur de Asia serán infiernos de hambre. A no ser que se empiece a hacer algo desde ahora mismo. Estas son las conclusiones de un estudio que publica esta semana la revista Science Sus autores, un grupo de investigadores de la Universidad de Stanford, en California, han dibujado un mapa del hambre que les ha salido casi todo negro y amarillo. Banderitas trágicas ondean sobre los países africanos de Angola, Botswana, Lesotho, Malawi, Mozambique, Namibia, Sudáfrica, Suazilandia, Zambia y Zimbabue. Todos ellos perderán un 30 por ciento de sus cosecha de maíz, que es la base principal, no ya de la economía, sino de la alimentación local. En Asia se teme la merma de un 5 por ciento de las cosechas de arroz, maíz y mijo sobre todo en la India, en Pakistán, en Nepal y en Sri Lanka. dramáticos o en los casos más representativos de la media- -el cambio climático afectará a la agricultura de todo el mundo, incluida la de aquí al lado- parece obvio que al final se han decantado por la primera opción. Por pegar el susto primero y matizar después. Y hay matices curiosos: por ejemplo, en algunas partes de China demasiado frías para según qué cultivos el calentamiento global puede ser, a corto plazo, una bendición. Pero lo que este análisis subraya es que en cualquier caso hay que dejar de jugar a la ruleta rusa con la agricultura. Hay que dejar de ser pasivos y empezar a tomar la iniciativa, global y racionalmente. La elección de 2030 como horizonte de referencia no es casual: corresponde al período mínimo para apreciar resultados de un cambio de política que se adoptara ahora. ¿Y quién tiene que adoptarlo? Esa es la madre del cordero, por supuesto. Algunos cambios son obvios y casi fáciles de llevar a cabo: diversificar en la medida de lo posible las cosechas, depender menos masivamente de cultivos como el maíz o el arroz (o hasta el trigo) que protagonizan una explosiva paradoja. Por un lado, constituyen el alimento principal de una mayoría de la población mundial. Por el otro, son mucho más vulnerables que otros al cambio climático. A veces no hará falta ni cambiar de planta, bastará con sembrar un poco antes o un poco después. Otras veces habrá que recurrir a medidas mucho más drásticas y, por supuesto, mucho más caras. Decisiones que sólo están al alcance de los gobiernos y de la comunidad internacional. Esta tiene que estar muy vigilante para evitar barbaridades como la que, por ejemplo, se ha hecho en Suazilandia, un Diversificar las cosechas país de riesgo donde el Gobierno ha impulsado una diversificación agrícola que muchos expertos consideran suicida: dejan de sembrar comida para cultivar biocombustibles que se venden de maravilla a Occidente, pero que quitan el pan de la boca a mucha gente. Es difícil controlar estas cosas sin una autoridad mundial efectiva. Pero sí se puede intentar encauzar en la buena dirección la ayuda pública internacional y las donaciones privadas, apuntalar una visión global más sensata que salve a algunos, si no a todos. Leyendo el estudio de Stanford a uno le asalta la sospecha (aunque el texto no lo dice abiertamente nunca) de si estos investigadores no habrán comprendido ya que esos países no tienen salvación. Y que les va a tocar hacer de mártires de las hambrunas para que todas las demás naciones aprendan la lección y se pongan las pilas a tiempo. Una visión global sensata Cuantificar el riesgo Para cuantificar el riesgo se ha evaluado no sólo la fragilidad de un cultivo concreto frente al cambio climático, sino también el protagonismo de este cultivo en la alimentación y la mayor o menor capacidad de reacción ante el problema. Aunque los autores del estudio manifiestan dudas sobre si poner el énfasis en los casos más Si no se actúa desde ahora mismo, la Humanidad vivirá una crisis alimentaria de graves consecuencias Más información sobre la investigación: http: www. eurekalert. org jrnls sci emb scipak pdf lobell. pdf ABC Menos afectado que Asia y África, el Nuevo Continente constituye también una región de riesgo por el efecto combinado de alza de temperaturas y la disminución de precipitaciones a causa del cambio climático Brasil Suráfrica El cono sur de África es la otra región de mayor riesgo alimentario y puede experimentar una catástrofe humana al perder, de aquí a dos décadas, hasta el 30 de sus cosechas habituales, sobre todo de maíz