Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 2 s 2 s 2008 Precampaña electoral s La batalla judicial ESPAÑA 17 El TC cree que la libertad de presentar listas no es absoluta y que la ley no beneficia a ningún sexo Los magistrados concluyen que la Ley de Igualdad es imprescindible al rechazar el recurso del PP a las listas paritarias N. VILLANUEVA MADRID. Es evidente que la dimensión igualitaria es imprescindible en el contexto de una legislación que persigue la superación de una realidad social caracterizada por la menor presencia de la mujer en la vida pública Éste es sólo uno de los argumentos que esgrime el Tribunal Constitucional para rechazar el recurso de inconstitucionalidad presentado por el Grupo Parlamentado Popular contra las listas electorales paritarias previstas en la Ley de Igualdad y la cuestión de inconstitucionalidad (acumulada) que planteó un juzgado de Tenerife contra la anulación de una lista del PP formada íntegramente por mujeres en la localidad de Garachico. Aunque el fallo ya se dio a conocer el pasado miércoles, no fue hasta ayer cuando se notificó la sentencia, que ha contado con el voto particular del magistrado Jorge Rodríguez Zapata. El Pleno sostiene, entre otras cuestiones, que la Ley de Igualdad no establece una medida de discriminación inversa o compensatoria sino una fórmula de equilibrio entre sexos, que tampoco es estrictamente paritaria, en cuanto que no impone una total igualdad entre hombres y mujeres Su efecto es, por tanto, bidireccional por cuanto la proporción prevista en el artículo 44 de la ley (cuarenta por ciento en cada tramo de cinco puestos) se asegura igualmente a uno y otro sexo dad en dos grupos porcentualmente equilibrados Otro de los puntos que lleva al TC a avalar la constitucionalidad de las listas paritarias es el artículo 9.2 de la Constitución Española, por cuanto supone la obligación de los poderes públicos de facilitar la participación de los ciudadanos, removiendo todos los obstáculos que la impidan o dificulten, y promover las condiciones que garanticen la igualdad. En este punto cabe añadir que la igualdad sustantiva no sólo facilita la participación efectiva de todos en los asuntos públicos, sino que es un elemento definidor de la noción de ciudadanía recuerda el Tribunal Constitucional. Además, el Pleno asegura que esta nueva limitación del equilibrio por razón de sexo no es la única que afecta a las candidaturas, por lo que no se puede decir que carezca de fundamento constitucional. En este sentido subraya que la libertad de presentación de candidaturas por los partidos (que, por lo demás, en ésta como en sus demás actividades están sometidos a la Constitución y a la ley, como expresa el art. 6 CE) no es, ni puede ser absoluta Ya el legislador, en atención a otros valores y bienes constitucionales protegidos, ha limitado esa libertad imponiéndoles determinadas condiciones para la confección de las candidaturas (referidas a Limitaciones en las listas Rajoy, frente a la puerta de los leones, junto a las mujeres de la lista del PP de Garachico ÁNGEL DE ANTONIO Zapata alerta de que ahora el perjudicado es el hombre El magistrado Jorge Rodríguez Zapata considera constitucionalmente válido que los partidos puedan acoger en sus estatutos cláusulas que aseguren la participación de la mujer en las listas electorales. No obstante, en su voto particular señala que en el modelo constitucional español, la imposición por ley de la paridad o de cuotas electorales vulnera el principio de unidad de la representación política y la libertad ideológica y de autoorganila elegibilidad de los candidatos, a la residencia en algunos supuestos, o incluso a que tales candidaturas hayan de serlo mediante listas cerradas y bloqueadas) En el recurso y la cuestión de inconstitucionalidad, tanto el Grupo Popular como el órgano judicial habían alegado que las listas partitarias comportan el sacrificio de determinados principios y derechos constitucionales En particular, del principio de igualdad (arts. 14 y 23 de la Constitución Española) del derecho de participación en los asuntos públicos (art. 23 y 68.5 CE) y del derecho de asociación en partidos políticos (arts. 6 y 22 CE) y la libertad ideológica de los mismos ca- zación de los partidos políticos A su juicio, con la aplicación de este precepto se está lesionando el derecho de sufragio pasivo de los candidatos propuestos que queden excluidos de participar en el proceso electoral. Pese a que la sentencia destaca el carácter equilibrado y bidireccional de la ley, esa lectura se ve contradicha por la propia ley, que olvida ese equilibrio- -en principio neutral- -cuando habilita a las Comunidades para que, en la elección de miembros de sus Asambleas puedan establecer medidas que favorezcan una mayor presencia de mujeres Se fomenta así una retrodiscriminación dice. no se está impidiendo que existan formaciones políticas que defiendan activamente la primacía de las personas de un determinado sexo, o que propugnen postulados que pudieramos denominar machistas o feministas Lo que se exige, apunta, es que cuando se pretenda defender esas tesis accediendo a los cargos públicos electivos se haga partiendo de candidaturas en las que se integran personas de uno y otro sexo Criterio universal Las previsiones que establece dicho precepto no suponen un tratamiento peyorativo de ninguno de los sexos señalan los magistrados, ya que, en puridad, ni siquiera plasman un tratamiento diferenciado en razón del sexo de los candidatos, habida cuenta de que las proporciones se establecen por igual para los candidatos de uno y otro sexo No se trata, pues- -continúa- de una medida basada en los criterios de mayoría minoría (como sucedería si se tomase en cuenta como elementos de diferenciación, por ejemplo, la raza o la edad) sino atendiendo a un criterio (el sexo) que de manera universal divide a toda socie- Los magistrados estiman que la norma no está basada en criterios de mayoríaminoría (como la raza o la edad) porque el sexo divide a la sociedad en dos grupos equilibrados Creen que el requisito de incluir hombres y mujeres no implica que un partido defienda la democracia paritaria paces para articular la voluntad política de los ciudadanos arts. 16 y 20.1 a) CE Tampoco en este último punto el Pleno aprecia motivos de inconstitucionalidad. El requisito de que las formaciones políticas que pretendan participar en los procesos electorales hayan de incluir necesariamente a candidatos de uno y otro sexo en las proporciones recogidas en la disposición adicional segunda (de la Ley de Igualdad) no implica la exigencia de que esas mismas formaciones políticas participen de los valores sobre los que se sustenta la llamada democracia paritaria señala. En este sentido, el Tribunal Constitucional recuerda que ABC. es Sentencia del Tribunal Constitucional que avala las listas paritarias en y voto particular en abc. es españa