Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
92 VIERNES deESTRENO VIERNES 1 s 2 s 2008 ABC CARTA AL DIRECTOR Toni García QUERIDO MATT... eguramente debería dirigir esta carta a J. J. Abrams, pero como aquí sólo hablamos con directores, me temo que mi adorado J. J. (genio y figura, lo digo desde ya) va a tener que esperar a que se estrene su remake de Star Trek que ya desde el primer trailer huele a victoria. Vayamos al grano, Matt. Este fin de semana se estrena (ya era hora) esa película llamada Monstruoso (a mí me gustaba mucho más el título original, Cloverfield pero ya nadie me hace caso) De entrada, decirte que debutar con esa película es como debutar en el mundo del baloncesto en la NBA metiéndole 50 puntos a los San Antonio Spurs... Se habla por ahí de unos 25 millones de dólares de presupuesto, más otros irrisorios diez para el marketing y la publicidad. O sea, 35 millones de dólares para montar una película que ya ha generado 60 millones, sólo en EE. UU. en dos semanas, y que va a arrasar en el resto del mundo. Cloverfield es, seguramente, la mejor campaña viral jamás orquestada: empezando por su maravilloso trailer y siguiendo por la ingeniosa campaña de (des) información que ha rodeado la película, incluyendo pistas falsas, filtracio- S Matt Reeves debuta en la dirección cinematográfica con Monstruoso después de haber trabajado como guionista, productor y director en diversas series televisivas, entre ellas Felicity nes sobre el diseño del monstruo que no tenían nada que ver con la criatura, y una utilización de internet que ha generado miles y miles de páginas dedicadas a analizar cada fotógrama de la peli de forma harto paranoica. Visto lo visto, Matt, debo decirte que la película es increíble, brutal, tensa y- -lo mejor de todo- -aterradora. No he visto ánimo godzillero ni autoreferencial, no he visto pausa ni piedad con los protagonistas y lo que sí he notado es el inicio de un género que probablemente cambiará el cine como Tiburón hizo en los años 70. ¿Exa- Reeves habla con una actriz durante el rodaje de Monstruoso ABC gerado? No lo creo... Una peli de monstruos, rodada enteramente cámara en mano y con unos efectos especiales cuyo aspecto justifica cada céntimo de dólar que se ha gastado en los mismos, una criatura cuyo diseño resulta atípica e inesperada (y que a más de uno le va a generar extrañas asociaciones mentales) un metraje ajustado donde cada plano cuenta y un diseño de producción que se coloca fácilmente como uno de los mejores de la historia. ¿Cómo caray lo habéis hecho, Matt? Entiendo que Lost os ha colocado a Drew Goddard, a J. J. y a ti en la misma habitación y que con tamaño talento era cuestión de tiempo que acabáseis generando un proyecto como éste... Pero creía que tardaríais un rato más. En fin, Matt, dejando de lado las reflexiones que surgen del sentido común ¿Cómo es que la batería de la cámara dura tanto? o ¿Por qué el tío no deja nunca de grabar, ni siquiera cuando le atacan, en lugar de arrojar la cámara y correr? creo que estamos delante de uno de los filmes más brillantes (en diseño, concepción y ejecución) del 2008, y mucho me temo que dentro de 25 años seguiremos hablando de ella como de un clásico de la ciencia ficción: ni más ni menos que la mejor monster- movie de la historia. NOVEDADES EN DVD POR J. I. GARCÍA GARZÓN Myway España 2007 Género- -Drama Director- -J. A. Salgot Actores- -Ariel Casas, Silvia Marsó, Joan Dalmau, Jordi Sánchez, Susana Fawaz La última nota La partitura de esta película incluye adagios de suspense sostenido y briosos andantes de soterrada pasión vengativa. No en vano, su director, Denis Dercourt, fue solista de viola y profesor en el Conservatorio de Estrasburgo. Así, La última nota como una composición musical, alterna diferentes tempi y movimientos para narrar una historia de venganza sobre las teclas de un piano. El pentagrama argumental presenta a una joven intérprete a la que una prestigiosa pianista veda el acceso al conservatorio; diez años después, sus vidas volverán a cruzarse y la joven verá la oportunidad de saldar viejas cuentas. Muy interesante. Cameo (18 euros) Disturbia El espejo en el que se mira este entretenido thriller es La ventana indiscreta de don Alfred Hitchcock, nada menos. Una versión actualizada en la que la inmovilidad escayolada de James Stewart ha sido sustitida por el arresto domiciliario de Shia LeBoeouf, un joven conflictivo que y tras mucho escrutar sus vecinos desde su forzado encierro, cree que uno de ellos es un asesino en serie. El director D. J. Caruso, que realiza un par de guiños al maestro, hace volar la trama por derroteros propios y, en clave de intriga adolescente y tecnológica, consigue mantener la tensión tras un estupendo arranque. Paramount (en alquiler) Russ Meyer En el Olimpo de la serie B, el nombre de Russ Meyer (1922- 2004) está inscrito en letras de hojalata sobredorada con relieve. Como los cinéfilos verderones saben, Meyer proyectó las obsesiones megamamarias de buena parte de la población masculina en películas cuya trama pueblan neumáticas damas de armas tomar. Manga edita una selección de sus más significativos títulos: Faster, Pussycat! Kill! Kill! Motor Psycho Vixen! Cherry, Harry Raquel Supervixens Megavixens Up! y Más allá del valle de las ultravixens Ubérrima propuesta de gran interés sociológico (por supuesto) Manga (9,99 euros cada título) Gran Dalmau F. MARÍN BELLÓN Frank Sinatra cantaba A mi manera y José Antonio Salgot rueda a la suya. A las películas del director barcelonés hay que acercarse con respeto aunque sólo sea porque en 1980 dirigió Mater amatísima grandísima obra sobre el autismo. En Myway Salgot habla de la soledad y de la descomposición de la familia mientras nos distrae con una historia de intriga en la que no faltan narcotraficantes y otras gentes sin escrúpulos. Su forma de narrar, enemiga de lo lineal, la forma siempre interesante que tiene de yuxtaponer imágenes y sus elipsis a contracorriente, nada obvias, hacen de la lectura de su película un ejercicio a menudo fascinante. La mala noticia es que todos sus esfuerzos para huir de los tópicos en la puesta en escena y en la estructura se desvanecen por la facilidad con la que incurre en ellos el dibujo de personajes. Queda, claro, el portentoso trabajo de Joan Dalmau como el padre con principio (y hasta final) de alzhéimer. El resto de actores, lastrados por un doblaje ortopédico al castellano, apenas tienen recorrido para despegarse del arquetipo. Y cuando lo tienen, como el argentino Ariel Casas, la historia de su exilio familiar pesa como una excusa más o menos vil para justificar su elección y su acento. Jordi Sánchez, en cambio, consigue que su matón novato y gallego se lo coma a pedradas de verosimilitud en la segunda mitad de la cinta, cuando la historia remonta el vuelo. El trocito que le dan a Silvia Marsó está recalentado y las cosas que le obligan a hacer a Susana Fawaz casi nunca se justifican, aunque peor es el papelón del policía, afortunadamente breve. Ni siquiera el episodio con los mendigos, que se acerca a la emoción con detalles de calidad, logra pasar el filtro por lo general injusto de la credibilidad.