Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 1- -2- -2008 El poeta alemán Goethe se exhibe como un gran dibujante en el Círculo de Bellas Artes 81 Desnudo recostado de Modigliani (Metropolitan Museum de Nueva York) Su faceta escultórica está muy presente con espléndidas piezas basadas en el arte negro, que él admiraba Los retratos y desnudos femeninos son los más codiciados por los coleccionistas: hay excelentes ejemplos res de Modigliani (siempre parecen estatuas) es una herencia clásica de este artista que a su vez es tan moderno. No en vano se formó en academias de Florencia y Venecia. Admiraba el Renacimiento italiano, a Bellini, a Botticelli... La tuberculosis que padecía frustró su carrera como escultor: el polvo de la piedra irritaba sus maltrechos pulmones. En 1914 vuelve a la pintura. En sólo seis años (murió en 1920) hizo lo mejor de su carrera. Especialmente se centró en los retratos y los desnudos, sus grandes géneros. Tanto unos como otros están impregnados de un encanto melancólico. Y de ambos hay excelentes ejemplos en el Thyssen. Entre los retratos masculinos, los de Juan Gris (préstamo del Metropolitan) Diego Rivera, Max Jacob... y un Autorretrato Pero la mayor parte de su producción fueron retratos femeninos: se exhiben dos espléndidos de Anna Zborowska, la mujer de su marchante polaco Léopold Zborowski (uno de la Tate y otro del MoMA) y en marzo llegará un retrato de Jeanne Hébuterne, una joven pintora, musa y amante del artista, con quien tuvo una hija. Procede de un museo israelí, pero no ha podido llegar aún porque se halla en una exposición. Cierra esta primera parte de la muestra una sala dedicada a los desnudos, las obras más codiciadas de Modigliani: hay cuatro firmados por él, procedentes de Stuttgart, Roma y Nueva York. Dice el comisario que estos desnudos femeninos poseen la firmeza, la elasticidad y la frescura de la naturaleza eternamente renovada, pero en sus rostros habita la nostalgia, la consciencia de lo temporal. La pintura de Modigliani nos ofrece la iconografía más completa de las almas robadas del Montmartre vanguardista y bohemio del primer cuarto del XX. Almas que son todas él mismo Porque, en su opinión, Mo- 1914: regreso a la pintura Retrato de una mujer polaca (Philadelphia Museum of Art) digliani pintaba cuerpos y almas: Le interesaba sobre todo el paisaje humano El típico alargamiento de sus figuras lo atribuye Calvo Serraller a una estilización que recogió no sólo del manierismo, sino de la tradición rítmica que llega hasta Matisse ABC Visitar la muestra de la Fundación Caja Madrid (Plaza de San Martín, 1) es viajar a Montparnasse, a las noches en La Coupole... Modigliani se trasladó allí en 1909. Si en Montmartre había entablado amistad con Picasso, Derain, Apollinaire, Jacob, Vlaminck o Van Dongen, en Montparnasse se codeó con Brancusi, Kisling, Foujita, Soutine o Utrillo (su compañero de sonadas juergas nocturnas y borracheras) Pero también aparecen en su vida los marchantes Paul Guillaume y Léopold Zborowski, la musa del barrio, Kiki de Montparnasse, y las dos mujeres de su vida: Beatrice Hastings y Jeanne Hébuterne. La primera, una escritora surafricana, mayor que él y de armas tomar; la segunda, una jovencísima pintora de 19 años (se exhibe un autorretrato, cedido por el Petit Palais de Ginebra) sumisa, completamente enamorada... Todo el círculo de Modigliani desfila por una galería fotográfica en una de las salas, cedida por el Archivo Modigliani. Hay otras salas dedicadas a los dibujos (precioso, uno de Cocteau hecho con tinta azul) y los paisajes. Al igual que en el Thyssen, se presenta aquí una estupenda galería de retratos y desnudos de Modigliani, que se confrontan con obras de sus amigos. Cuando se traslada a Niza en 1918, a causa de la entrada del ejército alemán en París, se queda sin modelos. Posa para él gente anónima que vemos en cuadros excelentes como Joven campesino (de la Tate) o Muchacho con gorra Los desnudos que cuelgan en la planta de arriba ya no son recostados, sino erguidos. Destacan dos retratos de muchacha, de una serie que hizo tomando como modelo a la Fornarina de Rafael. Más información sobre la exposición: http: www. museothyssen. org www. fundacioncajamadrid. es El arte africano hacía furor por entonces en artistas como Picasso (muy evidente en Las señoritas de Aviñón Matisse o Brancusi, otro de los genios tras cuyos pasos siempre anduvo Modigliani. En esta sección se exhiben máscaras Fang junto a unas Bañistas de Cézanne y obras de Picasso, Munch, Derain... Uno de los préstamos más difíciles de conseguir ha sido una de las versiones de El beso de Brancusi, celebérrima escultura en piedra, préstamo de un museo rumano. Tres preciosas cariátides de Modigliani (obras sobre papel) nos llevan directamente a dos impresionantes esculturas de este artista. Son dos cabezas. Maravillosa y exquisita, la que ha cedido la Tate. Una joya. El hieratismo de las muje- Un joven italiano en el club de los mitos eternos Guapo a rabiar, moderno como pocos en su época, un talento increíble... Lo tenía todo para triunfar, pero el destino, envidioso él, quiso que entrara a formar parte de un selecto pero maldito club de mitos que murieron cuando más brillaban. Jóvenes eternamente. Así le ocurrió a Marilyn Monroe, a Kurt Cobain, a James Dean o, más recientemente, a Heath Ledger. Amedeo Modigliani (Livorno 1884- París 1920) sólo vivió 36 años. Tiempo suficiente para realizar una brillante carrera, para vivir y amar intensamente. Y eso que la suerte no le dio la cara. Padeció serios apuros económicos (acudía diariamente con su block azul a Le Dôme y a Chez Rosalie para hacer dibujos por cinco francos que le permitieran sobrevivir) Y siempre estuvo enfermo. Con 11 años sufrió un ataque de pleuresía; con 15, una infección pulmonar. Tuberculoso, murió el 24 de enero de 1920. Dos días después, Jeanne Hébuterne, embarazada de nueve meses, se arrojó por la ventana. Amedeo Modigliani