Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Jueves 31 de Enero de 2008 Editado por Diario ABC, S. L. Juan Ignacio Luca de Tena 7. 28027 Madrid. Teléfono: 913399000. Publicidad: 902334556. Suscripciones: 901334554. Atención al cliente: 902334555 Diario ABC, S. L. Madrid 2007. Prohibida la reproducción total o parcial sin el permiso previo y expreso de la sociedad editora. Número 33.648. Depósito Legal: M- 13- 58. Apartado de Correos 43, Madrid Precios de ABC en el extranjero. Alemania: 2,05 Bélgica: 2,00 Estados Unidos: 2,50 USD. Francia: 2,05 Irlanda: 2,10 Italia: 1,75 Holanda: 2,00 Portugal: 1,35 Reino Unido: 1,20 LE. Suiza: 3.40 CHF. Marruecos. 16 Dh. Irene Lozano ECHEN EL RESTO PERO NO ASÍ E ¡Pero si soy yo! se dijo Xavier Camps al ver una de las fotos de la Guerra Civil recuperada del archivo oculto de Capa EFE Recuerdos en blanco y negro Un octogenario barcelonés se reconoce, sesenta y nueve años después, en una de las fotografías inéditas que Robert Capa realizó en la capital catalana durante la guerra civil española D. MORÁN l cofre del tesoro de Robert Capa, ilustre fotógrafo que se ha precipitado desde el más allá para regalar cerca de 3.000 imágenes inéditas escondidas durante décadas en México, se ha transformado en un valiosísimo baúl de los recuerdos para todos aquellos que, una imagen vale más que mil palabras, se han reconocido en algunas de las instantáneas tomadas hace casi setenta años y publicadas por la prensa en los últimos días. No aparecen entre las nuevas imágenes pistas que ayuden a resolver el misterio de Muerte del miliciano pero sí un puñado de negativos de la guerra civil española que, más allá del evidente valor histórico, han masajeado la memoria de quienes, quizá sin saberlo, se colocaron frente al objetivo de Capa. Es el caso de Xavier Camps, un barcelonés de 84 años que se topó por sorpresa con una imagen de sí mismo, 69 años más joven, encaramado a lo alto de la cabina de un avión alemán derribado en el frente y expuesto en una de las calles principales del barrio de Gràcia. Cuando vi la imagen pensé: ¡Pero si soy yo, que estaba encima de un avión que derribaron! Me acuerdo de la foto porque estoy prácticamente igual a como era entonces recordó ayer Camps en declaraciones a la agencia Efe. La imagen, inmortalizada por un Capa que se las ingenió para no hacerse notar, ha servido para activar los recuerdos de aquel invierno de 1939 en el que, apenas dos semanas antes de la caída de Barcelona y sin distracciones con las que amortiguar la gravedad de la guerra, la aparición de un bombardero en la ciudad se convirtió en un acontecimiento publicitado a los cuatro vientos y secundado por infinidad de curiosos. No extraña, pues, que la instantánea de Capa consiga capturar la ansiedad de un joven Camps que, de cuchillas en lo alto de la berlina, espera su turno para deslizarse en el interior del avión y comprobar si realmente había ametralladoras, balas o bombas Acompañado por siete u ochos amigos a los que, asegura, sigue viendo actualmente, Camps posó para la historia y se convirtió en modelo accidental de una de las muchas imágenes inéditas preservadas en el Centro Internacional de Fotografía de Nueva York que apareció en la portada de El Periódico de Cataluña No me di cuenta de que hicieron una foto, pero en cuanto la vi en el diario la recordé, en parte por los carteles de guerra que había junto al avión explicó Camps, a quien se ha podido ver en los últimos días recorriendo con orgullo los informativos televisivos y repitiendo una y otra vez que, efectivamente, ese quinceañero repeinado de la foto es él. E n elecciones los políticos se lo juegan todo. Se comprende, pues, que durantela campaña echen el resto, y sólocabepedirlesquenonosloarrojen encima. Como diría el presidentedemi comunidad de vecinos con su tolerancia en pantuflas: Yo te entiendo, pero entiéndeme tú a mí Es un jubilado sabio, que comenzó hace años la modernización de la finca con el cobro de los recibos por banco. Desde entonces, todos los años le reelegimos a la búlgara. Y no ha dejado de hacernos felices con nuestro dinero: nueva instalación eléctrica, fachada remozada... Ahora, como hay superávit, vamos a instalar ascensor, que él defiende por el bien de los débiles del portal: dos parejas de ancianos, una madre con dos bebés y el tullido. También quieretomar medidas contra las minorías morosas, porque disfrutan de lo que no pagan y esto es una injusticia, como clamó en la última junta con voz tronante. El presidente de mi comunidad tiene imaginación; ve cómo viviremos dentro de unos años graciasa su dedicación: conmás comodidadesmaterialesy menos parásitos. Éltiene un proyecto político. Sabe qué hacer con el dinero y no engaña con señuelos, porque luego nos tiene que aguantar la mirada en las reuniones. Por eso me contraría que Zapatero, que está pasando verdaderos apuros para explicarnos las ventajas de regalarnos 400 euros, se haya comparado con un desinteresado presidente de comunidad. Habrá querido decir que se parece a un administrador de fincas, el gestor que recauda y devuelve. Porque en los portales de España se hace hoy más política que en esta campaña, en la que los partidos se mueven de acuerdo al glorioso lema de los publicistas que citaba Beigbeder en 13,99 euros: No toméis a la gente por tonta, pero nunca olvidéis que lo es Comprendo que el margen de que disponen para echar el resto es estrecho pero, por favor, no salpiquen. Los fines de semana a lo La revista más leída, cada domingo con al. com abc. xlseman