Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
100 TVyCOMUNICACIÓN www. abc. es comunicacion JUEVES 31- -1- -2008 ABC PARRILLADA MIXTA Jesús Lillo CONTENEDORES C omo emblema del género conocido como telebasura, el Tomate desaparece mañana entre los aplausos de quienes en los últimos años no han dejado de denunciar sus excesos y, quizá, del mundo judicial, que cargaba con las querellas derivadas de su agitada actividad delincuente. Para el gran público, en cambio, la retirada del Tomate va a pasar inadvertida: sólo ese 18 por ciento de la audiencia que aún seguía pendiente de su agonía lo echará de menos. En una escala evolutiva detenida por primera vez, nadie ha sido capaz de superar al Tomate el programa desaparece por su incapacidad para contar nuevas historias y llenar de carne rosa el molde que ahora le sirve de mortaja. Seriales como Yo soy Bea o Amar en tiempos revueltos y concursos como Fama vienen a cuestionar la sospecha, fundada, de que una bolsa de telebasura sólo podía ser desplazada por otra con mayor grado de putrefacción, suma y sigue. Ahora resulta que no: quitan el Tomate y quedan, dispersas por la pantalla, formas acomplejadas e híbridas de cultivar un género del que intentan de desmarcarse a través de tonos, plásticas, ritmos y personajes ajenos al programa que lo redefinió. Sirva de punto de fuga, por no ir más lejos, lo de Ana Obregón en La noria modelo de un desarrollo tan sostenible como la dinámica de un contenedor amarillo, de los de reciclar botes vacíos y otras cosas que, en limpio, aseadas y rebañadas, ya no valen para nada. Carmen Alcayde y Jorge Javier Vázquez, presentadores de Aquí hay tomate ABC Aquí hay tomate morir matando Desde que se anunció su retirada, el programa rotuló la cuenta atrás y empezó a rentabilizar su propia muerte POR ROSA BELMONTE MADRID. Como Aquí hay tomate ha sido el mejor programa de ficción de los últimos años, no es de extrañar que el enfermo terminal agote sus horas adornándose con filigranas autoparódicas. Y aproveche para engordar su mito o su (mala) fama. Que si la Pantoja ha pagado tres millones para eliminarnos, que si no le gustamos a la Casa Real. Ambas afirmaciones precedidas por un los medios han especulado tiro la piedra y escondo la manaza. Que no lo decimos nosotros, que lo dicen otros. En su línea. No vamos a dejar títere con cabeza han dicho. Ay, ay, ay, ay. Ellos mismos anuncian la manifestación convocada para mañana a las 15.30 horas a las puertas de Telecinco. La ciudadanía quiere protestar contra el inopinado fin del seminal espacio. La ciudadanía o quien ande detrás de dos previsibles iniciativas en la red: queremosmastomate. blogspot. es y masaquihaytomate. blogspot. com. Con la experiencia que tenemos de publicidad o marketing viral en los últimos meses (todosconpantoja. com y todosconjulian. com, éste obra de los archienemigos de Sé lo que hicisteis el programa de La Sexta, que se va a quedar sin su principal suministrador de mercancía golosa) con la experiencia de esa publicidad viral, digo, una nunca sabe qué es mentira y qué es verdad en el negocio de la televisión e internet. Y qué casualidad que el mismo día se anuncie el fin del Tomate y nazca la nueva página web de Telecinco. En el ejercicio autoparódico y metatomatero con el que están echando el resto, uno de los vídeos de ayer presentaba a los famosos acompañando al programa en el sentimiento. ¿Y qué famosos sacan para lamentar la sensible pérdida? Pues exceptuando a Paloma San Basilio (ídolo de Jorge Javier Vázquez, por otro lado) el bloque estaba compuesto por famosos de serie superzeta: Los Chunguitos, Las Supremas de Móstoles, Jenny Llada, Los del Río, Juanito El Golosina A los que hay que añadir a Terelu Campos por teléfono, que ha coincidido en su análisis del cierre por fin del negocio con Isabel Pantoja (según contó Luis Rollán, uno de sus mensajeros áulicos, en El programa de Ana Rosa Ninguna de las dos se alegra de la desgracia o el mal ajeno. La Pantoja como gancho, como cebo, como percha, como McGuffin, como pito del sereno. Esa es otra pieza del engranaje tomatero en sus estertores. También según Luis Rollán, la cantante se ha tomado a chufla que hasta el último día vayan a estar tomando su nombre en vano. Y, claro, el Tomate se traslada a la puerta de su casa, toca su timbre y fundamentalmente sus narices. Al Tomate le quedan dos telediarios, el de hoy y el de mañana. Especiales. Como esos que han inaugurado las presentes temporadas de Mujeres desesperadas y Cinco hermanos Sin más material nuevo que el que da vueltas autocomplacientes a su mismidad. Con los servicios de clipping de la cadena sin dar abasto (no habrán hecho más fotocopias en su vida) No se habla de otra cosa, que diría el clásico. Esta noche en Canal el penúltimo episodio de Los Soprano Mañana, también en loor (o en olor) de multitud. el último de Aquí hay tomate que muere matando. Antes partíos que doblaos. Y a la vista de la expectación y el resultado de la liquidación por cierre, toma que toma, cualquiera sabe si ahora van, reculan y deciden no echar la persiana al chiringuito. Casualidad en la web Los mismos perros con distintos collares Se acabó Salsa rosa y llegó Dolce vita Como cuando los telediarios renuevan el decorado o cuando El Programa de Ana Rosa decide cambiar la vieja mesa por una Noguchi (al menos las patas, porque el cristal es redondo) Los programas sucesivos de las noches de los sábados en Telecinco no se parecían tanto como los actuales Tú sí que vales y Tienes talento (quizá la única diferencia era el telón que Dolce vita se sacó de la manga) pero tampoco se iba a quejar nadie porque sus perpetradores eran los mismos. Se acabó Dolce vita y llegó La noria Las diferencias eran mayores. Los productores y las caras ya no eran las del espacio precedente o su antecesor (o sí, porque a Pepe Calabuig lo habíamos dejado en Salsa rosa Con el finiquito de Aquí hay tomate lo inmediato es que Supervivientes y Yo soy Bea avancen un puesto y tiren otra vez. Telecinco ha asegurado que está investigando un formato que sustituya al agotado éxito de su sobremesa pero que todavía no lo tiene claro. Que están pensando en nuevos retos para el talento de Carmen Alcayde y Jorge Javier Vázquez. Cuando terminen de pensar quizá nos encontremos con que han leído a Lampedusa y han montado todo este tinglado para volver a lo de siempre. Desde luego, no van a hacer ni Apostrophes ni Bouillon de culture