Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 31- -1- -2008 Cuatro ensayos clínicos prueban en España terapias celulares contra la diabetes 87 En busca de la memoria perdida Un neurocirujano español halla nuevos mecanismos del aprendizaje y la memoria sin buscarlos, al tratar de controlar con estímulos eléctricos en el cerebro el apetito de un paciente obeso mórbido POR ANTONIO VILLARREAL MADRID. Una fascinante casualidad ha permitido descubrir a un equipo de científicos del Toronto Western Hospital, en Canadá, nuevas claves acerca del funcionamiento de la memoria en el cerebro humano, lo que podría ayudar en el futuro en el tratamiento de enfermedades como el parkinson. Y lo más llamativo del caso es que, como ocurre a veces en la Ciencia, el hallazgo, publicado en el último número de Annals of Neurology fue fruto de la casualidad. El departamento de Neurocirugía del hospital, dirigido por el español Andrés Lozano, sometió a un hombre de 50 años y 190 kilos de peso a un tratamiento de estimulación cerebral por medio de electrodos para tratar su obesidad mórbida, acuciados por la necesidad, ya que el paciente tenía diabetes tipo 2 y trastornos del sueño. Ante su negativa a someterse a cirugía gástrica, los médicos se decidieron por el método de estimulación profunda del cerebro técnica hasta entonces sólo probada en animales y con la que esperaban reducir su apetito. Sin embargo, el tratamiento provocó un efecto sorprendente. El apetito no se redujo, pero el hombre comenzó a recordar con todo lujo de detalles sucesos que le ocurrieron tres décadas antes, y así narró, como en un más que real déjà vu una jornada en el parque rodeado de amigos de su juventud. Cuando los médicos aumentaron los estímulos, el hombre respondió rescatando recuerdos cada vez más nítidos, sensaciones tan reales como la imagen de su novia en aquella época, situada en una escena descrita a todo color, con detalles cada vez más sorprendentes como por ejemplo la ropa que vestía la gente a su alrededor. Con un poco de suerte- -manifestó el doctor Lozano- -hemos encontrado un circuito en el cerebro que puede ser modulado por electroestimulación, y que puede ser beneficioso para pacientes con desórdenes de memoria Los electrodos, implantados en una zona del hipotálamo hasta ahora vinculada sólo con la sensación de hambre, siguieron arrojando resultados sorprendentes, ya que después de tres semanas de estimulación, los científicos pudieron ver cómo la capacidad de aprendizaje del hombre también había aumentado de forma considerable. Los estímulos que conllevaron un aumento en la memoria ocurrieron en el forniz, una estructura cerebral que transmite señales al sistema límbico. Tan accidental descubrimiento podría tener no obstante importantes aplicaciones para la neurocirugía, y ya se está comprobando en pacientes afectados por la enfermedad de Parkinson o por trastornos emocionales. Más información sobre la investigación: http: www 3.i nterscience. wiley. co m journal 76507645 home Un déjà vu más que real