Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
80 CULTURAyESPECTÁCULOS JUEVES 31 s 1 s 2008 ABC El hombre es el más temible de los predadores Juan Pedro Quiñonero s Periodista y escritor Tras La locura de Lázaro el escritor y corresponsal de ABC en París, Juan Pedro Quiñonero, publica la segunda parte de su trilogía de Caína, Una primavera atroz (Espuela de Plata) sinfonía épico- satírica en cuatro movimientos... POR ANTONIO ASTORGA FOTO: ERNESTO AGUDO Andante sostenuto -Caína es la ciudad donde Dante entierra a los herederos de Caín. A mí me sirve como parábola de nuestra historia contemporánea. Mis modelos son Valle- Inclán, Faulkner, y Juan Benet. A partir de ahí... intento rescatar la memoria de los olvidados y proscritos de todos los bandos. Había ganadores satisfechos y felices con la victoria de su bando. Había perdedores imperiales, confiados en el triunfo mesiánico de Moscú. Mis personajes hablan de quienes fueron perseguidos y exterminados por los lobos de todos los bandos. rruptos, furcias radiofónicas, serpientes ideólogas, distribuidores de basura, mafiosos filantrópicos... que de todo hay en la viña del Ruedo Ibérico. gamín, Feliciano Fidalgo, Lasso de la Vega, Néstor Almendros, Ramón Gómez de la Serna... se pasea por Caína. ¿El homenaje del amigo a la historia nunca escrita de los desterrados irredentos? Presto mortal ¿Caína es, pues, la España tardofranquista cainita del poder, tomado por unas cofradías y mafias filantrópicas con algunas relaciones y sucursales en París y Roma, unidas por el dinero, la corrupción, la política, el sexo y la droga dura de la falsedad ignorante? -Porque el tráfico con mercancías falsas, corrompidas, fraudulentas, se instala en el corazón de la vida pública. Decir mentiras o matar al vecino ocurre en las mejoras familias. La novedad pavorosa, en mi Caína, es que las palabras donde se funda toda moral, libertad justicia honradez se han privatizado en beneficio de mafias filantrópicas. Y esas mafias filantrópicas introducen nuevas formas de confusión cainita, excomulgando o condenando al ostracismo a quienes no pertenezcan a las empresas públicas o privadas que trafican con las palabras del patrimonio común. ¿Por qué el sectarismo, la mala fe y la ignorancia triunfan en una Caína caída de hinojos entre las cenizas de sus demonios? -El canibalismo de Caína ha tenido muchos cronistas de genio: Quevedo, Goya, Galdós, Cela. En mi Caína, la moral y la virtud han terminando convirtiéndose en marcas publicitarias. Y la compraventa de las mercancías que llevan esas etiquetas es un negocio floreciente. De ahí que florezcan mafias filantrópicas que pretenden manipular en beneficio propio esos mercados de la moral y la virtud maquilladas. ¿El canibalismo moral e ideológico se impone en esa Caína como una nueva forma de horror? Allegro suicida En Caína la agonía del dictador toca a su fin. Sus herederos se disponían a traicionarlo. ¿Caína se entrega a quienes la seducen con los conjuros hechizados de su retórica parda? -Caína se dejó engañar y violar, efectivamente, por gobernantes atacados de lincantropía, empresarios venales, héroes descarriados, políticos co- -El homenaje es evidente, hacia mis amigos y maestros. Pero también se trata de una manera de contar la historia de Caína. En mi biografía de la escritora imaginaria Celia Jiruña Carón, La locura de Lázaro había muchos personajes reales que dialogaban con personajes imaginarios. En esta segunda parte del ciclo los personajes imaginarios también se cruzan por todas partes con personajes bien reales, periodistas, escritores, artistas... -Mi Caína viene del Ruedo Ibérico valleinclanesco, de la Región de Benet, del faulkneriano condado de Yoknapatawpha, de la Colmena de Cela, incluso del Café Gijón de Umbral. A nosotros nos tocó vivir en una España donde se remataba a los terroristas enterrándolos en cal viva. Y tales comportamientos se perpetraban en nombre de la moral democrática. Ese descarrío y corrupción de la moral ocupa una parte central en mi libro. Juan Pedro Quiñonero cios publicitarios prestados, se está cometiendo algo peor que un acto de barbarie interesada: se está profanando la memoria de los constructores de catedrales, se está profanando la memoria de quienes murieron por construir y defender una ciudad libre, ante esa catedral. Mi novela recuerda otros ejemplos bien siniestros para la moral cívica, como el de quienes se enriquecían privatizando la seguridad pública. Adagio otoño Martirologio y calvario en Caína, abrasada por el terrorismo, marasmo de las lenguas, inmoralidad y corrupción que no cesa de sus gobernantes. ¿La humanidad camina sin freno al abismo del averno? -Solo pondré un ejemplo reciente. Cuando la alcaldía de una ciudad histórica paga con una estatua, en una plaza pública, ante una milenaria catedral gótica, al autor de novelas producidas en serie (Ken Follet) para agradecerle los servi- -El hombre ha sido capaz de inventar cosas tan capitales como las palabras amor, paz, justicia, libertad. Y ha sido capaz de morir por defender tales ideas. El hombre también es el más temible de todos los predadores. Primeros capítulos de los dos libros en: http: www. abc. es cultura Los musulmanes no iban detrás del arado declamando versos Juan Eslava Galán s Escritor A. A. MADRID. Doctor en Letras, Juan Eslava Galán se doctora ahora en el islam con Califas, guerreros, esclavas y eunucos. Los moros en España (Espasa Forum) donde desmonta falsas leyendas, y reflexiona sobre el carácter del islam como forma de vida, y su historia en España, tan tergiversada por los que demonizan a los moros y por los que, en el bando opuesto, los idealizan como la sociedad culta y tolerante que nunca ha sido Pero nos necesitamos unos a otros- -admite- y yo diría que a ellos hay que acogerlos con los brazos abiertos siempre que respeten nuestras leyes, que se basan en la Declaración de Derechos Humanos señala el autor. Uno de los problemas más graves del Islam, a juicio de Juan Eslava Galán, es la abominable situación de la mujer, que está en un segundo lugar en la sociedad islámica, elemento discordante que retrasa la evolución: más del cincuenta por ciento está constituido por mujeres Autor de más de 60 novelas y ensayos en 30 años de carrera, el arjonés Juan Eslava Galán, ganador del Premio Planeta en 1987 por En busca del unicornio entiende que es un absurdo histórico que algunos musulmanes reclamen Al- Andalus, que sería algo similar a que España, por ejemplo, reivindicara Túnez Una de esas falsas leyendas que desmorona en su libro es la del idealismo de que aquí hubo una sociedad culta, que todo el mundo sabía hablar e iban detrás del arado recitando versos... Eso son puras deformaciones románticas de autores que no tienen mucha idea del asunto, como Washington Irving y todos los que vinieron después. Es absolutamente falso. De hecho, había más libertades en la sociedad cristiana que en la musulmana -El espíritu de Vilató, Gaya, Ber- Juan Eslava Galán SIGEFREDO