Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
78 CULTURAyESPECTÁCULOS www. abc. es culturayespectaculos JUEVES 31- -1- -2008 ABC Me gustaría que este museo fuera el MoMA del siglo XXI... y es factible Manuel Borja- Villel s Director del Museo Reina Sofía Se ha ganado al mundo del arte en Madrid, que ayer acudió en pleno a darle la bienvenida. Había ganas de cambio. Viene dispuesto a trabajar duro, pero es muy optimista. La colección del museo, dice, es mejor de lo que se cree; trabajar aquí, un privilegio NATIVIDAD PULIDO MADRID. La expectación mediática con la que ayer fue recibido Manuel Borja- Villel en el Reina Sofía es directamente proporcional a la apatía que había generado el museo en los últimos tiempos. El sector artístico en pleno acudió a darle la bienvenida: directores de museos, galeristas, pintores... ¡Cuánta gente vive de los artistas! exclamaba un Gustavo Torner en estado puro. Ataviado con pajarita y escoltado por el ministro de Cultura y la presidenta del Patronato del CARS, acudía Borja- Villel a su puesta de largo ante la prensa, de la que salió victorioso. Se llevó de calle a la concurrencia: No sé si soy el mejor director para este museo, pero sí sé que éste es el mejor museo para un director A eso se llama ganar por K. O. al enemigo antes de empezar el combate. ticado bastante, pero eso quiere decir que le importa a la gente. Tras una trayectoria de crisis todo el mundo tiene ganas de que las cosas vayan bien. Está todo por hacer. Poder trabajar aquí es un privilegio. Lejos de ser crítico con la colección del museo, dice que es mejor de lo que se cree y advierte en ella muchas posibilidades: La colección de los años 30 es excelente y la española de los años 50, muy buena No sé si soy el mejor director para este museo, pero sí sé que éste es el mejor museo para un director La Tate ya no es tan buena. Pero son muy listos. No se va a ampliar por colección, sino por visitantes. Su colección está ya muy estirada. La de aquí no es mucho peor Lo lógico es que este museo tuviera las mejores obras de Juan Muñoz. Y bien compradas, porque es dinero público No quiero trabajar poniendo parches. Te puede salir una rueda cuadrada -Ha entrado con buen pie, aclamado casi como el salvador del museo. ¿Se ve usted así? -No. Sería darme demasiada importancia y eso de salvador tiene mucho de mesiánico. Llega con optimismo. Tanto que afirma rotundo que el Reina Sofía puede estar al mismo nivel que la Tate, el MoMA o el Pompidou. Me gustaría que este museo fuera el MoMA del siglo XXI... y es factible -Desde luego, hay partes que son mejorables, como los años 60 y 70, pero con los presupuestos que tiene esta casa es relativamente fácil superar estas lagunas. Hay que sacar la colección de este mundo historicista para volverla a la historia, sacarla de esta estructura canónica de géneros (pintura, escultura... Si lo hacemos, conseguiremos una historia mucho más original, seria, excelente y además más popular. -Es necesario que se articule, pero le pasa a todos los museos. El MoMA, cuando llega a los años 70, se pierde. Todo lo ordenado que es en la primera parte de su colección se vuelve un caos. Falta entender el mundo contemporáneo. Un buen historiador tiene que serlo en la distancia corta y en la larga. ¿Qué considera mejorable en la colección? ¿Y el arte contemporáneo? -Lo cual no implica necesariamente que le guste... en un renuncio. Por eso, cuando se le pregunta por lo que menos le gusta del museo, contesta casi sin pensar: No voy a decir que no me gusta Nouvel ¿Realmente lo cree así? Confiese, ¿no ha exagerado un poco? -No, soy realista. Si no fuera optimista no estaría sentado aquí. Las dos grandes colecciones son las del MoMA y el Pompidou, aunque son museos cerrados. Estamos muy lejos de ellas. Pero la Tate ya no es tan buena. Lo que pasa es que son muy listos. No se va a ampliar por colección, sino por visitantes. Su colección está ya muy estirada. La de aquí no es mucho peor. Al Reina Sofía se le ha cri- -El Reina Sofía ha llegado tarde a comprar obra de artistas españoles contemporáneos fundamentales, como Barceló o Juan Muñoz. ¿Piensa arreglar ese desaguisado? -Lo lógico es que este museo tuviera las mejores obras de Juan Muñoz. Y bien compradas, porque además es dinero público. Comprar un picasso caro es muy fácil. Su mente es ágil, rápida. A Borja- Villel no es fácil pillarle -No. Nunca he tenido la suerte de intervenir en nigún edificio del que he sido director y mira que me gusta intervenir en los espacios. Lo que sí tiene de bueno este museo es tres modalidades de espacios distintos. El de Sabatini es muy duro, pero para el itinerario, para el paseo es ideal. El edificio de Nouvel tiene muchas posibilidades. Veo esa gran plaza como un ágora pública, un lugar donde ocurran cosas. Pero ahora no pasa nada. El museo tiene tres auditorios y no hay un departamento de programas públicos. Yo quiero que se hagan performances, teatro, cine, conferencias, debates... Si queremos que los públicos pien- sen, tiene que ocurrir aquí. En cuanto a los Palacios del Retiro, trato de que vaya rápida su reapertura. Cuando llegué no podía creer que hayan estado paralizadas las obras. Para Borja- Villel, la Historia del Arte no tiene que pasar necesariamente por Londres, París y Nueva York: Se está haciendo arte muy interesante en Madrid o Sao Paulo En cuanto a las exposiciones, deja entrever que cambiará el modelo: Se harán sobre todo exposiciones de tesis Añade que en una época de banalización y crisis educativa, el Reina Sofía tiene que liderar la excelencia y el conocimiento Se lamenta de que muchas ciudades sean parques temáticos, con museos convertidos en centros comerciales y, cuando esto sucede, hay que darle la vuelta como a un guante -Uno de sus objetivos al frente del CARS es dar voz a los que no la tienen ¿Quiénes son? -Una de mis obsesiones es el multiculturalismo. La identidad ligada al territorio no tiene sentido. Creo en una identidad movible, donde no hay centro- periferia, sino un trabajo en red. La relación con Latinoamérica es fundamental. Pero no estoy de acuerdo con lo que está haciendo mi amigo Vicente Todolí en la Tate o lo que seos se están convirtiendo en parques temáticos. Y yo quiero que este museo sea una ciudad, donde pueda convivir una colección histórica con gente joven que haga cosas contemporáneas. Yo no creo en guetos. Mi casi padre Tàpies hace pinturas objetuales, casi esculturas, que podrían tocarse. Si no hay lectores, no hay libro. A mí me interesa que la gente venga. Las instituciones tienen todas una tendencia a cerrarse. ¿A qué lo atribuye? -Es una tendencia. Los mu-