Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 31 s 1 s 2008 OPINIÓN 5 UNA RAYA EN EL AGUA PROMESAS Y COMPROMISOS ON notable propiedad terminólogica, extraña en quien ha hecho de la ambigüedad un marco de actuación política, Rodríguez Zapatero ha efectuado una pertinente distinción entre promesa y compromiso aclaración muy necesaria en tiempos de ajetreada y ruidosa subasta electoral. Así, a propósito de la polémica de los ya célebres y confusos 400 euros, nos hemos enterado de que en la escala moral del presidente no es lo mismo comprometer que prometer, porque una cosa por lo visto obliga y la otra no. La rebajilla fiscal es, según la declaración zapateIGNACIO ril, un verdadero comproCAMACHO miso, o sea, una propuesta de garantizado cumplimiento acreditado con el aval de su voluntad y su palabra, prenda que al parecer no cubre, o alcanza sólo de modo evanescente y borroso, al resto de su oferta programática, rebajada a la condición de simple y vago enunciado promisorio. Con tan inesperada precisión semántica, el líder socialista ha mostrado una letra pequeña del contrato electoral que nos obliga a estar atentos a los matices de su discurso para saber hasta dónde hay que confiar en la alegre zarabanda de su marketing de campaña. Hay, en efecto, una gradación léxica objetiva entre un concepto y otro. Promesa es, según la Academia, la expresión de la voluntad de dar a alguien o hacer por él algo mientras que el compromiso supone una obligación contraída una palabra dada Traducido a la jerga política, los compromisos atan al que los formula y las promesas sólo vinculan a quienes se las creen, como solía proclamar Mitterrand, viejo zorro. Chaves, por ejemplo, es un virtuoso de esta doctrina diferencial: sus promesas carecen de efecto alguno, al punto de que no sólo las incumple con la mayor naturalidad, sino que de tan puramente incumplidas, vírgenes, las vuelve a incorporar a su siguiente campaña. El virrey andaluz es un mago hierático que hace política de papel, creando un Estado del Bienestar fantasma- -internet gratis, habitaciones hospitalarias individuales o vacaciones para las amas de casa- y llega un momento en que a base de repetir su fenomenología virtual parece que hasta se la cree él mismo. Su único compromiso real es con el poder; ése sí que lo desarrolla con una fidelidad absoluta. En el caso de ZP ocurre, paradójicamente, que resulta comprometido fiarse de lo que promete, porque el valor oculto de los prefijos es en el lenguaje presidencial tan importante como el de ciertos lapsus. Ahora nos viene a certificar que las promesas son apenas, en efecto, simpática bisutería electorera, escaparate de saldo, quincallería de ocasión, y que sólo algunas de ellas, muy escogidas, podrán pasar a la categoría de compromisos, es decir, al fatigoso estado de cumplimiento efectivo. Tenía razón el sabio Lakoff: al programa del PSOE le sobran páginas, tantas como propuestas piensan dejar en el limbo. Aunque, bien mirado, sería incluso mejor que se olvidasen también de algunas que en verdad pretenden llevar a cabo. Porque, a juzgar por la experiencia de este mandato, lo más inquietante de su agenda es lo que ni siquiera figura escrito en ella. C EXTERIOR ¡RESISTA, SEÑOR TRICHET! STADOS Unidos será el primer modelo de sociedad mientras guarde dentro de sí lo mejor y lo peor del mundo. Vean En el Valle de Elah, de Paul Haggis, guionista de Hollywood, (Mystic River, Crash) amigo de republicanos, autor de esta película sobre la guerra de Irak. No somos economistas, pero olemos la chamusquina. Sabemos lo que pasa, como algunos (pocos) millones de pequeños inversores. Lo escribíamos hace seis meses, desde Cerrazo, Cantabria, al estallar la primera burbuja. La situación es hoy más grave de lo que parece, y parece muy grave. El término subprime no engaña, son créditos de baja calidad. El director del Fondo Monetario, Dominique Strauss- Kahn, abandonaba el sábado último su discurso en defensa de la ortodoxia fiscal para reconocer los estragos de la crisis hipotecaria. El daño es tan severo, dijo, que una política monetaria de intereses bajos no bastará para salir del lío (turmoil) en que estamos La Reserva Federal, primer banco emisor del mundo, recortaba el martes 22 los tipos de interés en 75 puntos básicos; ayer un nuevo recorte de 50 puntos dejaría los tipos DARÍO en el 3 por cien. El Banco Central EuroVALCÁRCEL peo, segundo emisor mundial, mantiene el precio del dinero en el 4 por cien. En esa línea está también el Banco de Japón, tercera potencia. El presidente del BCE, Jean- Claude Trichet, se mantiene firme en su guerra a la inflación. Resulta, sin embargo, que Estados Unidos, en medio del turmoil, mantiene en su interior grandes focos de investigación, desarrollo y productividad que le aproximan a sus modelos, Suecia, Finlandia, Noruega, Japón. Es la economía verdadera, creativa, tangible, frente a la economía especulativa, la de las pompas de jabón. Trichet defiende el respeto a los presupuestos, la capacidad recaudatoria de los Estados, los incentivos al ahorro ciudadano... Hace un año justamente ahora, hablaba en Davos: el rápido crecimiento de productos financieros y derivados hace cada vez más difícil, decía, evaluar su riesgo real: Los inversores de- E ben prepararse para nuevas evaluaciones de los precios de algunos activos, hoy sometidos a condiciones demasiado inestables La creatividad de nuevos y muy sofisticados instrumentos financieros ha llegado a ser tal que no sabemos dónde está el riesgo La advertencia del presidente era clara. Algunos bancos se habían lanzado a la ganancia rápida y oscura, aunque supieran que el riesgo sería a la larga insostenible. Coge tu dinero y corre. Sólo la vigilancia del Estado puede controlar a la lujuria económica. En América, la SEC la decapita, pero el demonio vuelve. Tres hechos: primero, Alan Greenspan, antiguo mago de la Reserva Federal, ha revelado su verdadera cara, la del gobernador poco inclinado a cabalgar el tigre de la economía. Con Greenspan al timón, la Fed navegaba entre el laxismo y la bonanza. Con mar gruesa es más difícil manejar el gobernalle. Trichet es de otra clase, un francés de la ENA. Segundo, la humillación sufrida por Estados Unidos (Citigroup y Merril Lynch, socorridas por los fondos soberanos de Kuwait y Singapur) es un golpe para el honor de América. Citi ha pedido 19.000 millones de dólares en la crisis hipotecaria. Merril Lynch más de 24.000. Societé Générale, 6.500. Los principales fondos soberanos (China, Noruega, Kuwait, Qatar, Emiratos, Rusia, Singapur) serán grandes actores en 2008. Por último, nada se corregirá si no se limpia la inmensa montaña de caca levantada por algunos bancos o cajas, privados de todo escrúpulo (mientan lo que quieran, mientan en las hipotecas, digan que tienen un empleo fijo, mientan, nosotros lo arreglamos; luego empaquetamos todo, vendemos lotes de millones de pequeños créditos en los mercados financieros del mundo. Toma tu dinero y corre) Sólo hay una respuesta, incompleta pero eficaz: regulación. Si unimos las rebajas de impuestos a los más ricos, el presupuesto de Irak y el abandono de grandes rúbricas sociales, comprendemos el legado de estos años de Bush. Buena parte de la fuerza de Barack Obama procede del sentimiento de frustración nacional dejado por el actual presidente. Vean En el Valle de Elah, obra maestra.