Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
92 GENTE MIÉRCOLES 30 s 1 s 2008 ABC Carla Bruni regala a Sarkozy una fiesta sorpresa La cantante invitó a 50 personas para celebrar el 53 cumpleaños del presidente JUAN PEDRO QUIÑONER 0 CORRESPONSAL PARÍS. Las relaciones amorosas de Carla Bruni y Nicolas Sarkozy se han convertido en una pesadilla para los servicios de seguridad franceses ya que el jefe del Estado se desplaza con una nube de escoltas y tiradores de elite instalados en lugares estratégicos destinados a vigilar, con mira telescópica, los encuentros más íntimos e imprevistos. Hace días, el embajador de una potencia europea descubrió desde su despacho personal, vigilado por servicios anti terroristas propios, que su sillón de trabajo estaba controlado por un tirador de elite, desde donde también controlaba las entradas y salidas de un famoso restaurante libanés donde la pareja Sarkozy- Bruni había decidido tomar un aperitivo lejos del protocolo La noche del lunes, los servicios de seguridad del presidente tuvieron que afrontar otra situación imprevista. Carla Bruni había decidido ofrecer a Sarkozy una fiesta de cumpleaños, por sorpresa, con motivo del aniversario de sus cincuenta y tres años. Detalle íntimo y harto complejo: entre el medio centenar de invitados a la fiesta, privada, en su residencia particular, se encontraba la elite íntima y política de la sarkozya Con una habilidad política desconocida, hasta ayer, Carla Bruni ya ha intimado con el círculo de las mujeres más próximas y bellas del gobierno, comenzando por Rachida Dati y Rama Yade, que encarnan, ellas solas, la nueva Francia multicultural y multirracial que Sarkozy integra en su gobierno. A su lado, influyentes personajes, no siempre en la sombra, como Franck Louvrier, el más antiguo de los responsables de la comunicación de Sarkozy, desde los ya lejanos años de la alcaldía de Neuilly; o como Martin Bouygues, el gran patrón del grupo de construcción que lleva su hombre, primer accionista de TF 1, el primer canal de tv independiente. En orden disperso, estrellas de la música, la publicidad, la diplomacia y el arte de vivir local: Johnny Hallyday, Jacques Séguéla (que fue el publicitario de marca de François Mitterrand, para convertirse hoy en el gurú publicitario de Sarkozy) y un largo etcétera de personalidades mucho más próximas de la política de lo que pudiera parecer. Sin olvidar las notas de una cierta aristocracia del dinero y las artes de la comunicación, reunidas por sorpresa para ofrecer a Nicolas Sarkozy una fiesta íntima, precipitando incontables problemas de logística a los servicios de seguridad. Presencias significativas. La madre de Sarkoy y la madre de Carla Bruni se paseaban, a sus años, con una copa de champagne, en la mano, entre los grupitos de invitados que competían en amabilidades, impartiendo maternales bendiciones de buenos deseos entre unos y otros. La fiesta concluyó con brindis rituales poco antes de la medianoche. Los tiradores de elite apostados en las inmediaciones no conocieron hasta el último minuto la decisión de Sarkozy: ¿quedarse en casa de Carla o dormir en el Elíseo. Es un secreto a voces que Sarkozy da públicas muestras de cansancio físico, tocado con el aura de la felicidad matinal, tras un tercer café solo, de rigor. La pareja, durante su visita a las pirámides de Giza en El Cairo REUTERS La nueva Francia de Sarkozy El guardarropa del ex presidente François Mitterrand, a subasta PARÍS. Parte del guardarropa del ex presidente francés François Mitterrand, además de regalos que recibió de dignatarios extranjeros fueron sacados ayer a subasta para recaudar fondos por su viuda, Danielle Mitterrand, en beneficio de la asociación France- Libertés, que ella preside. Un total de 368 lotes, que incluían casi 600 objetos, con precios de salida de entre 20 y 4.000 euros, comenzaron a subastarse en una conocida casa de ventas de París, que durante una semana expuso la totalidad de las cosas que pueden comprarse. Uno de los sombreros del ex presidente francés, un modelo de fieltro marrón de marca Arnys, fue objeto de una larga puja, que terminó con su adjudicación a un precio casi cien veces superior a la estimación inicial. La toga de abogado de Mitterrand (que falleció en 1996) realizada por Cerruti y bordeada de armiño, fue adquirida por 8. 000 euros por el abogado Karim Achoui. quien fue noticia el año pasado en Francia, al resultar herido en un tiroteo, en junio, y acusado de complicidad en una quiebra, en septiembre. Por su parte, el actor y director Alain Chabat compró una chapka (gorro ruso de piel) explicando que Mitterrand es una historia, una época Algunos de los objetos subastados ayer en París AFP