Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 30 s 1 s 2008 MADRID 53 AL DÍA Manuel de la Fuente CÉNTIMOS ientras se acercan las elecciones a toda marcha (por la boca de las promesas electorales muere el pez del candidato) resulta divertido, entre bastantes comillas, claro, observar cómo los precios de los artículos (casi siempre determinados, no digamos ya los indeterminados) han subido y nadie sabe cómo ha sido. Sabido es que los euros tienen truco, más truco que la voz del Rockefeller de ¡Toma, Moreno! Y que con eso de los céntimos nos pagan siempre con la misma moneda, que todo sube y parece que no nos damos ni cuenta pero vaya que si nos damos. Castizamente, se aplica uno el desayuno, mediana con churros, tampoco es mucho el alarde alimenticio, y en un fin de semana se pasa del 1,80 del sábado al 1, 90 euros del lunes. Total, diez céntimos, diecisiete pesetas, que así de céntimo en céntimo no parece nada, pero es un aumento del diez por ciento. No es poco, verdad, conciudadanos. La masajista del barrio pasa de los 24 euros a los 26, de nuevo nos encontramos casi con una subida del ciez por ciento. En el híper es más difícil hacer la cuenta, porque la lista de la compra es larga, pero donde antes del verano dejábamos doscientos euros, ahora dejamos doscientos veinte, ahí está de nuevo, el temido diez por ciento. Igual sucede, por supuesto, con alquileres y con la mayoría de los gastos cotidianos. ¿Esto es una crisis económica, un poco de inflación, o una percepción de que la vida se está poniendo más achuchada? Hace siglos que Madrid dejó de ser una ciudad barata, y hoy en día es una capital tan cara (o más) que las más boyantes del planeta. A estas subidas por lo bajini que hacen un daño tan subterráneo como letal en nuestras economías, se le suman las estocadas que cada equis tiempo nos meten hasta la bola las gandes compañías proveedoras de agua, luz, gas, servicios sanitarios, y hasta los botes de mahou de la china de enfrente, que con el nuevo año han subido cinco céntimos. Resumiendo, que tenemos el bolsillo como la luna, no por alto, sino en cuarto menguante. Mientras, los peces, perdón, los candidatos, se empeñan en morir por la boca. Desde luego, agallas no les faltan. Aunque ya se sabe, el que quiera peces... M Los operarios del suburbano colocaron una plancha de aglomerado de madera sobre la zona afectada por el accidente Fomento agujerea el Metro Una máquina perforadora de las obras del túnel de la risa provocó ayer un agujero en el techo de un pasillo de la línea 1 del suburbano, a su paso por Sol s Cayeron tierra y cascotes y hubo que precintar la zona afectada, aunque el servicio continuó POR CARLOS HIDALGO FOTO DANIEL G. LÓPEZ MADRID. Una máquina perforadora que se encuentra trabajando en las obras que realiza el Ministerio de Fomento en la Puerta del Sol provocó ayer un agujero junto al techo de uno de los pasillos de la estación de Metro de Sol. El accidente provocó la caída de cascotes y tierra sobre el suelo del pasillo. Afortunadamente, el suceso no fue a mayores. Metro cerró durante una hora el corredor afectado y no se cortó el servicio del suburbano en ningún momento. El jefe de Sector de la estación de Sol explicaba ayer lo sucedido. Habían pasado las tres y cuarto de la tarde cuando una viajera le alertaba a él y a un compañero de que habían caído unos cascotes del techo de un pasillo. Cuando los empleados de Metro se acercaron al lugar, se encontraron con un agujero en la parte superior de una de las paredes de aglomerado de madera situadas en el pasillo que une el vestíbulo de la estación con el andén 1 de la línea 1, que va a Valdecarros. Se veía la calle y cayeron cascotes y tierra. Por suerte, no era hora punta, sino valle, y no alcanzó a nadie explicaba el empleado de Metro. El primer impulso fue temer que se hubieran producido otros agujeros o que el que había se extendiera. Por eso, rápidamente, salieron a la calle y se dirigieron a la zona en obras. Al salir a la calle, se desorientaron, y ordenaron parar otra reforma. Más allá de esta anécdota, el propio jefe de la obra de Fomento se percató por sí mismo de lo que había ocurrido. Al parecer, el operario que manejaba una máquina percutora que estaba horadando el suelo se excedió El nivel al que se está trabajando en estas fechas está muy por debajo del de las aceras por las que transitan los ciudadanos, puesto que ya se lleva un tiempo excavando. De ahí que, al pasarse con la máquina, se agujereara el techo de la estación de Metro, pese a su profundidad. De cualquier manera, ABC intentó ayer por la tarde ponerse en contacto con un portavoz de Fomento, pero no consiguió recabar su versión. Según Metro, la máquina perforó la primera plancha de metal, otro muro y la propia fachada de madera, que fue la que cedió. El agujero que se veía desde el interior de la estación era de un metro de ancho por medio metro de alto. Al percatarse de lo ocurrido, Metro cerró el pasillo afectado- -que sale a la cabecera del andén- y derivó a los pasajeros que se dirigían a Valdecarros por otro, el que da a la cola del andén. Por ello, no hizo falta suspender el servicio. La propia plancha de aglomerado que cedió está colocada desde hace tiempo por las obras que ahora la han tirado, indicaron desde Metro. Al parecer, algunas fuentes consultadas por este periódico indicaron que no se trata del primer incidente ocurrido en la estación de Sol- -una de las de mayor afluencia de viajeros de toda la red del suburbano- -desde el inicio de las obras del túnel de la risa hace cuatro años. Ya en otras ocasiones, han aparecido acumulaciones de barro por los pasillos. Además, los ruidos que producen las máquinas se escuchan por toda la estación. Se veía la calle Por otro pasillo Grietas en edificios de la zona... ¿El fantasma del Carmel llega a Sol? Vecinos de varios edificios del entorno de Sol- -unos más cercanos que otros- -han denunciado la presencia de grietas en sus inmuebles. La situación, al parecer, no es nada aislada. A los desperfectos constatados en viviendas de la calle de la Aduana, 5, y Montera, 9, se han sumado otros en locales y construcciones cercanas. Las obras del túnel de la risa han provocado, por tanto, que el miedo a un Carmel a la madrileña pueda cernirse sobre el entorno de la Puerta del Sol. Uno de los afectados lo explicaba así a ABC: Las grietas las tenemos desde hace unos dos años, pero es verdad que se han intensificado últimamente. Nos imaginamos que esto se debe a las obras que está realizando Fomento Y debe de ser así, puesto que técnicos del Ministerio ya han acudido a sus casas a valorar los daños. Algunos, han dicho, los repararán; otros, no. La situación afecta también a garajes y edificios de oficinas.