Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 30 s 1 s 2008 INTERNACIONAL 33 Napolitano topa con un diálogo de sordos en la crisis italiana Concluye la ronda de consultas políticas VERÓNICA BECERRIL SERVICIO ESPECIAL ROMA. El presidente de la República de Italia, Giorgio Napolitano, anunció ayer tarde que se tomará una pausa de reflexión para decidir sobre el futuro del país, una vez concluida la ronda de consultas que inició el pasado viernes para dar una salida a la crisis abierta tras la dimisión del primer ministro, Romano Prodi. Una vez haya tomado una decisión, el jefe de Estado la comunicará explicando los motivos públicamente, según concretó, sin ocultar que la situación es complicada Tras cuatro días de reuniones con los representantes de los principales partidos políticos, con los senadores vitalicios y los presidentes de la Cámara y del Senado, Napolitano se pudo hacer una idea de las opiniones de cada uno. Ayer terminó las consultas, recibiendo a primera hora de la mañana a los representantes de Forza Italia, con Silvio Berlusconi a la cabeza, y los miembros del Partido DemocráticoOlivo, de quien el alcalde de Roma, Walter Veltroni, es el secretario general. Por la tarde terminó la ronda de encuentros con los presidentes eméritos de la República: Francesco Consiga; Oscar Luigi Scalfaro; y Carlo Azeglio Ciampi. Los encuentros que más dieron que hablar fueron los que tenían a Berlusconi y Veltroni como protagonistas, ya que en el caso de unas elecciones anticipadas serían los dos nombres entorno a los que se barajarían los principales votos. Silvio Berlusconi expresó una vez más la posición de su partido de ir inmediatamente al voto. Consideramos que la actual ley electoral puede consentir la gobernabilidad- -señaló el Cavaliere en la rueda de prensa posterior al encuentro con Napolitano- -sería inútil establecer un gobierno de tregua que lleve a cabo pocas reformas en poco tiempo, porque las reformas no se pueden hacer rápidamente Tras su comparecencia Berlusconi en tono más distendido expresó su negativa hacia la posibilidad de que un gobierno transitorio cayera en manos del actual presidente de Interior, Giuliano Amato, o del presidente del Senado, Franco Marini. Sería perder el tiempo para el país sentenció Berlusconi. El alcalde de Roma, Walter Veltroni, secretario general del Partido Democrático- Olivo AFP Berlusconi y Veltroni