Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 30- -1- -2008 La polémica por las sedaciones en el Severo Ochoa ESPAÑA 29 César Alonso de los Ríos DIPUTADO SE ESCAQUEA urán Lleida insiste: CiU no apoyará gobierno alguno del PP Ni siquiera le permite a Rajoy jugar con esa posibilidad. Por lo demástampocoéstepodría hacerlo sin escandalizar a una buena parte de su electorado. Los dos partidos están presos en sus propias dinámicas. Uno ha apostado por la nación catalana, la ruptura del mercado y del poder jurisdiccional, el expolio del poder central, el monolingüismo excluyente, la reducción del Estado a la razón monarquía... Entre el PP y CiU está el abismo del Estatuto. Los electores del PP lógica, mente desconfiados, hartos de la distancia entre las proclamas de unidad nacional y las cesiones en larealidadadministrativa, jurídica, económica, simbólica y cultural... quieren saber si los dirigentes del PP estántanlocos comopara pensar en CiU como compañera de viaje. Y se lo preguntan entonces a los candidatos al Congreso y éstos se escaquean. ¿Qué podríadecir queselopermitieraDurán Lleida? Han quedado atrás las experiencias de González, de Aznar. Todo eso ha sido superado. Se toca ya con los dedos la España confederal. Con los apoyos parlamentarios a González y Aznar, los nacionalistas hicieron el camino. Gracias aellos Pujol hizo su ascensión y Maragall coronó el proceso institucional. El final de la construcción nacional es obra ya de charnegos y marginalescomo MontillayDurán Lleida. Cuando Rajoy (con Piqué todavía) aceptólapropuestadeZapatero sobre el cambio de modelo de Estado echó todo a rodar. Víctima de su autoestima galleguista fue cayendo en todas las trampas. Como le sucedió con la política antiterrorista. Zapatero le engañó mil veces. Una trampa tras trampa. Hasta aquella bochornosa del final del Estado de la Nación en quepudoenterarsedelas negociaciones de Patxi López y Otegi. El PP podría haber recogido ahora una buena cosecha electoral si hubiera mantenido una política de contestación radical a las propuesta de Zapatero. Desde la que le aconsejaba el Pacto del Tinell hasta hoy. Desde la ruptura del Pacto por las Libertades hasta hoy. Si hubiera sido así, quizá los diputados del PP no tendrían ahora que estar escaqueándose cuando se les pregunta por el posible y necesario socio de Gobierno. Estarían tocando la mayoría absoluta. CUANDO EL D Montes, en su primera comparecencia, el lunes, tras conocer el auto judicial por el que se archiva totalmente el caso de las sedaciones EFE De la mala praxis al vacío Los médicos involucrados han logrado que la Justicia retire, en el auto de archivo de diligencias, la expresión mala praxis de la que se les acusaba en cuatro casos G. Z. MADRID. Cuando a mediados de junio el juez titular del número 7 de Leganés sobreseyó el caso de las sedaciones del Servero Ochoa, a las dos partes en conflicto se les abrieron los ojos. A los acusados, con Luis Montes a la cabeza, porque se archivaba sin encontrar responsabilidades por las que ser juzgados. A los gestores de la Comunidad de Madrid, particularmente, al consejero Manuel Lamela, porque el juez había dado con la fórmula perfecta: existía mala praxis médica, es decir, mala práctica en el ejercicio de la profesión, aunque creía imposible saber si los pacientes murieron por la sedación o la enfermedad de base que les había llevado al hospital. La decisión, hecha pública un mes después de las elecciones municipales y autonómicas, no gustó del todo a los médicos involucrados. Estaban satisfechos, pero querían la devolución de su prestigio, por lo que recurrieron. Y la Audiencia les ha acabado por dar la razón, al menos parcialmente. Ya no existe mala praxis tres jueces entienden que en el auto de sobreseimiento (del del número 7 de Leganés) no se debe incorporar, aunque sea a través de la fundamentación jurídica, afirmaciones que podrían haber sido desvirtuadas en la fase de plenario Pero lo que no consiguen los médicos es que la Audiencia les diga que hubo buena o correcta praxis es decir, consiguen el vacío, la no inculpación sobre nada, que ni haya ni buena ni mala práctica. Y todo ello, porque tampoco habría sido procedente continuar con el procedimiento para acreditar una posible mala praxis o un correcto tratamiento de los pacientes, cuando no es posible acreditar el resultado lesivo, ya que la posible mala praxis dejaría de tener una relevancia penal asegura el auto de la Audiencia. También es relevante en el auto de la Audiencia el hecho de que recoja, casi en su integridad, las alegaciones de Luis Montes y su compañero Miguel Ángel López Varas cuando discutían el método y el desarrollo de las investigaciones emprendidas por dos comisiones: la de expertos que nombró, directamente, la Consejería de Sanidad, y la que decidió el Colegio de Médicos por encargo judicial. Estos informes fueron básicos para que en el primer auto, ahora ratificado pero obligado a retirar la expresión mala praxis médica se detectasen hasta cuatro casos con irregularidades aunque sin responsabilidades penales. No habría sido procedente continuar con el procedimiento para acreditar una posible mala praxis o un correcto tratamiento asegura el juez en el auto