Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 30 s 1 s 2008 La política exterior ESPAÑA 23 El presidente de Yemen conmutará la pena de muerte a un preso español Los Reyes, invitados por Kabila a visitar el Congo 25 años después de su primer viaje L. A. C. M. ENVIADA ESPECIAL MADRID ADDIS ABEBA. El presidente del Yemen, Alí Abdulah Saleh, que se encuentra de visita oficial en España, comunicó ayer a Su Majestad el Rey y al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, que conmutará la pena de muerte dictada en su país contra el ciudadano español de origen sirio Nabil Manakli. La decisión abre la vía para que Manakli, condenado hace diez años por planificar atentados terroristas en Yemen, pueda ser extraditado a España, donde el juez Baltasar Garzón pidió interrogarle en relación con la Operación Dátil por haber recibido presuntamente dinero desde nuestro país. Ayer, Don Juan Carlos agradeció a Saleh sus esfuerzos para someter a la justicia a los autores del atentado perpetrado en Yemen, en el que murieron ocho turistas españoles. Por otra parte, en Kinshasa, el presidente de la República Democrática del Congo, Joseph Kabila, trasladó al ministro de Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, una invitación formal para que los Reyes visiten ese país, donde ya estuvieron hace 25 años. Moratinos viajó también ayer a Etipopía, donde habló ante el Consejo Ejecutivo de la Unidad Africana y ofreció 30 millones de euros para proyectos en favor de la paz y la estabilidad política en el continente. Cuba acepta al fin una nueva reunión sobre derechos humanos Españoles y cubanos celebrarán su segundo encuentro el 11 de febrero en Madrid y hablarán de presos políticos LUIS AYLLÓN MADRID. La segunda reunión del mecanismo de diálogo sobre Derechos Humanos entre España y Cuba, que debía haber tenido lugar el pasado mes de noviembre en Madrid, se celebrará finalmente el próximo día 11 de febrero, según supo ABC de fuentes solventes. Después de este retraso de tres meses, las delegaciones de los dos países analizarán las cuestiones tratadas en la primera de las reuniones, en mayo del pasado año, en La Habana. Aquella reunión puso en marcha el mecanismo acordado en abril durante la polémica visita a la isla del ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos. El retraso de este nuevo encuentro se debió, según las fuentes consultadas, a problemas de agenda de los cubanos, derivadas de las reuniones en el nuevo Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas en el que el régimen castrista tiene mucho interés. La nueva ronda pretende tener un carácter técnico, aunque es difícil que en una cuestión tan delicada no intervengan los criterios políticos. Las delegaciones estarán, en principio, encabezadas por las mismas personas que en la reunión de La Habana. Por parte cubana, Abelardo Moreno, vicecanciller de Relaciones Exteriores, y por parte española, Rafael Dezcallar, director general de Política Exterior del Ministerio de Exteriores, un bueno conocedor de la realidad de Cuba, donde estuvo destinado. La creación de este mecanismo de diálogo fue el principal resultado de la visita de Moratinos a Cuba, y aunque en ese momento, su colega cubano, Felipe Pérez Roque, llegó a afirmar, delante del ministro español, que en la isla no hay presos políticos, lo cierto es que todo indica que la situación de los disidentes encarcelados fue abordada en la reunión de mayo y lo será en la del próximo día 11. El Gobierno español considera, en cualquier caso, que la discreción es mucho más eficaz que la presión pública sobre los cubanos y argumenta siempre que, con la nueva política, se ha logrado la liberación de varios detenidos. Aun así, al parecer, España, además de pedir la liberación de todos esos presos, que pueden estar en torno a los 250, presentó una lista en la que figuran los nombres de personas concretas. No es sin embargo el único asunto del que se hablará. Pese a que Moratinos no se reunió con los disidentes en La Habana, el Gobierno insiste a las autoridades cubanas para que les conceda mayor espacio político de actuación, sin ningún tipo de presión. Presos políticos