Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
86 CIENCIAyFUTURO www. abc. es cienciayfuturo MARTES 29- -1- -2008 ABC Se traga como una pastilla, con un sorbo de agua Eric Seibel, el ingeniero jefe del equipo que ha desarrollado la mini- cámara, ha sido también el primer voluntario en someterse a una endoscopia con ella. Se traga como cualquier cápsula de medicamento, con un sorbo de agua... La sensación luego al mover el cable es parecida a un cosquilleo, un poco extraño hasta que te acostumbras La principal utilidad que ve su diseñador es el abaratamiento de los costes de las pruebas diagnósticas. Pone el ejemplo de los cánceres esofágicos, de rápida progresión, muy fáciles de detectar por endoscopia y que pueden ser curados si se tratan en sus fases tempranas, pero que sólo ofrecen índices de supervivencia del 15 en fases avanzadas, que es cuando suelen detectarse en la actualidad. Tras los primeros síntomas, hasta tener evidencias, no suele realizarse una endoscopia por su elevado coste. Luego, suele ser demasiado tarde. La mini- cámara diseñada en la Universidad de Washington va alojada en una cápsula del mismo tamaño que las empleadas en farmacia ABC Una cápsula dirigible con mini- cámara revoluciona las endoscopias La Universidad de Washington desarrolla un sistema guiado por cable capaz de acceder a todo el tracto digestivo sin anestesia ni sedación para el paciente S. BASCO MADRID. Un equipo de investigadores de la Universidad de Washington ha desarrollado un sistema dotado de una mini- cámara de alta resolución que está llamado a revolucionar la diagnosis endoscópica, uno de los campos de la medicina que más ha avanzado en los últimos años. Técnicos del departamento de Ingeniería Biomédica, bajo la dirección del ingeniero mecánico Eric Seibel, han ideado una diminuta cámara instalada en una cápsula de 18 milímetros de longitud por apenas 6 de diámetro- -menor que muchos de los comprimidos o cápsulas en que se presentan los medicamentos- conectada a un delgadísimo cable de sólo 1,4 milímetros de diámetro. La cámara en cuestión está dotada de un ojo de pez electrónico capaz de captar imágenes en un ángulo de 180 grados. Dispone de un cable de fibra óptica cuya misión es iluminar el recorrido endoscópico que realiza la cámara- -su entorno- -con haces de luz láser azul, rojo y verde, de manera que cubren todos los colores del espectro, y otros seis cables de fibra óptica destinados a recoger y transmitir las imágenes. Los haces láser se suceden a un ritmo de 5.000 destellos por segundo, y la cámara trabaja a una velocidad de 15 imágenes por segundo con una resolución superior a las cien micras. El software del que está dotado el sistema transforma las imágenes, reproducidas en la pantalla de un ordenador, de manera que aparecen en dos dimensiones y a todo color, siendo susceptibles de varios aumentos sin perder apenas resolución. Trabajo en equipo La investigación ha sido impulsada por el Instituto Nacional del Cáncer, el Centro Tecnológico de Washington, la empresa óptica Pentax Corporation y la Fundación Whitaker. Sus autores principales, junto con Eric Seiber, han sido los doctores Michael Kimmey y Jason Dominitz (gastroenterólogos) los ingenieros mecánicos Richard Johnston, David Melville y Cameron Lee; el ingeniero informático Steve Seitz, y el experto en computación Robert Carroll, de Berkeley. Bajo coste Todo el sistema ideado por Seibel es de muy bajo coste, comparado con las cámaras endoscópicas actuales, aunque sus creadores esperan poder rebajarlo aún más. Éstas presentan un tamaño medio similar al doble de la uña de un adulto, es decir, unos 30 x 45 milímetros, y van conectadas al exterior por medio de tubos flexibles de diámetro considerable. La minicámara desarrollada por la Universidad de Washington, además, no precisa de aneste- tamaño resulte fácil de manejar y de tragar. Sus creadores aseguran que pueden diseñar modelos todavía más pequeños, pero su coste sería bastante más elevado y la relación precio utilidad no parece ventajosa. Su uso es extremadamente sencillo, según su diseñador, y presenta una ventaja inestimable respecto de las cámaras instaladas en cápsulas sin cable, que además de ser más grandes no pueden ser dirigidas por el interior del cuerpo. Simplemente siguen el tracto digestivo, impulsadas por los movimientos peristálticos, hasta ser eliminadas del organismo de forma natural. La mini- cámara de Seibel, en cambio, puede ser dirigida a voluntad por los técnicos que realicen la endoscopia. El sistema no sólo puede ser utilizado para la diagnosis, sino que también es apto para suministrar medicamentos al paciente en el lugar preciso, evitando así efectos adversos en el resto del organismo. El equipo que lo ha diseñado no descarta otros posibles usos en el futuro. De lo que no albergan duda alguna, es de que su mini- cáma- Suministrar medicación sia, ni siquiera de sedación, ya que su reducido tamaño y la facilidad de su manejo no suponen mayores inconvenientes para el paciente. El modelo ha sido diseñado de forma que su