Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
26 ESPAÑA El debate del aborto en España MARTES 29 s 1 s 2008 ABC Morín, victimista, se plantea el cierre de sus clínicas por dificultades económicas J. GUIL BARCELONA. El ginecólogo Carlos Morín, que el pasado jueves quedó en libertad con cargos en relación a la supuestar trama de abortos ilegales, no prevé reabrir las tres clínicas que posee en Barcelona- -Ginemex, TCB y Barnamedic- sin actividad desde el pasado diciembre, e incluso se plantea cerrarlas definitivamente por las dificultades económicas que atraviesan desde que están siendo investigadas. Así lo anunció ayer su abogado, Francesc Campà, quien además señaló que la veintena de empleados de estas clínicas que aún estaban en ejercicio- -algunos otros se encuentran entre los detenidos por este caso- -han solicitado a la Generalitat un Expediente de Regulación de Empleo (ERE) por insolvencia patrimonial ya que los centros no tienen fondos, y los trabajadores no han cobrado las últimas nóminas. Campà relató que durante sus registros en las clínicas, la Guardia Civil se incautó de unos 100.000 euros en metálico con los que, según el abogado, estaba previsto pagar los sueldos de noviembre y el IRPF y el IVA a finales de año. Por todo ello, el letrado, que señaló que las sedes de las clínicas no son propiedad de Morín, vaticinó que lo más probable es que estos centros o bien cierren o sean traspasados. Asimismo, Campà explicó que Morín- -que no puede ejercer ni acercarse a sus clínicas por orden judicial hasta que acabe su proceso- y su esposa, también encausada, atraviesan una situación económica precaria, y no descartó que a sus 64 años opte por jubilarse. No es un magnate afirmó el abogado, quien aseguró que el matrimonio sólo tiene unos 3.000 euros en cuentas bancarias, que ha vendido un coche y que venderán objetos de valor personales. Todo ello, no obstante, no les impidió, según reveló Campà, celebrar con Moet Chandon su libertad el pasado jueves. El abogado de Morín censuró ayer el auto de prisión provisional para el ginecólogo, su esposa y una colaboradora que dictó la juez instructora del caso y que fue revocado por la Audiencia de Barcelona. Según Campà, la decisión de la juez, cuya tramitación del caso también puso en entredicho, roza la inconstitucionalidad y no descartó presentar una queja. Amilia nació con 22 semanas gestación en Estados Unidos y acabó siendo un bebé viable y sano ABC El PP jamás aprobará que un feto de 28 semanas sea un residuo sanitario Las comunidades del PP dicen que nunca han visto ese anteproyecto de ley y Sanidad mantiene que lo aprobaron por unanimidad el 14 de marzo de 2007 ABC MADRID. Los distintos consejeros de Sanidad de las comunidades gobernadas por el PP niegan haber aprobado nunca ningún anteproyecto de ley que permita retirar a los fetos de menos de 29 semanas el tratamiento de resto humano en contra de lo que defiende Sanidad, que asegura que fue aprobado por unanimidad. Los populares aseguraron que jamás aprobaron o aprobarán que un feto sea considerado un simple residuo sanitario Fue el 14 de marzo de 2007. Todavía estaba al frente del Ministerio de Sanidad y Consumo Elena Salgado. El punto de atención entonces eran las elecciones autonómicas y el debate en la calle se ceñía al proyecto de la Ley del Alcohol. En ese contexto pasó casi de puntillas en el Consejo Interterritorial el proyecto de Real Decreto por el que se regulaban las condiciones técnico- sanitarias básicas sobre sanidad mortuoria. Casi un año después, todas las miradas están puestas en las elecciones generales de marzo y la cuestión más caliente, o una de ellas, es la del aborto. Cambio de panorama y de protagonistas, nuevo ministro y nuevos consejeros. Aquel anteproyecto que pasó desapercibido se torna en polémico. En su artículo 2 define restos humanos de entidad suficiente como partes del cuerpo humano procedentes de abortos de más de 28 semanas. Es decir, los restos humanos de abortos a partir de unas 12 semanas, que con la ley de 1974 debían ser tratados como cadáveres, introducidos en cajas de restos, recogidos por una empresa de servicios funerarios, para ser luego incinerados y llevados a una fosa común, pasan ahora a ser un residuo sanitario y con un vertedero por destino. El consejero de Sanidad de Castilla y León, Francisco Javier Álvarez Guisasola, negó, según informa Montserrat Serrador, que hubiera dado su apoyo al anteproyecto. Álvarez Guisasola, pediatra de profesión, se mostró sorprendido por el hecho de que el Ministerio asegure que las Comunidades del PP hayan dado su conformidad ya que, según apuntó, a él nadie le ha consultado y tampoco se ha planteado A Juan José Güemes, responsable de Sanidad de la Comunidad de Madrid, tampoco le consta haber tratado la cuestión en ningún Consejo Interterritorial, ni haberla aprobado Su homóloga en Murcia, María de los Ángeles Palacios, en declaraciones a Manuel Buitrago, aseguró que oficialmente no tenemos constancia de este anteproyecto ni de haber dado nunca nuestro apoyo al mismo. En cualquier caso, jamás lo apoyaríamos Desde Valencia, Rocío Carrión recoge que en la Consejería dirigida por Manuel Cervera no ha entrado de forma oficial ninguna propuesta al respecto. No tenemos ningún documento que así lo acredite En términos más coloquiales, algunos reconocían que puede ser que los del Ministerio nos la hayan colado y en efecto le hayamos dado el visto bueno al anteproyecto entre un gran paquete de otras medidas y decisiones En cualquier caso, todos los consejeros del PP consultados se opusieron a la posibilidad de cambiar la ley en ese sentido. Se preguntaban y se respondían al tiempo: ¿A quién favorece? Sólo a las clínicas abortivas Efectivamente, resultará mucho más barato tratar a los fetos como residuos sanitarios que como restos humanos y, además, beneficiará su imagen puesto que a ninguna clínica le apetece que aparezcan por allí los servicios funerarios para llevarse los restos de los abortos. Hace unos días, ABC desveló cómo se realizaban esos traslados durante la madrugada. Además, apuntan que el proyecto no tiene en cuenta situaciones muy delicadas. Por ejemplo: ¿Qué va a pasar con unos padres que pierdan en un hospital por enfermedad o cualquier otro problema a su bebé de seis meses y medio sin haber nacido? Es un aborto no provocado ni deseado. ¿Quién les va a decir que su hijo no nato es un residuo sanitario, que no lo puede enterrar y que hay que tirarlo a la basura? Podría jubilarse Algunos consejeros reconocen que tal vez Sanidad nos lo haya colado entre un gran paquete de medidas