Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
22 ESPAÑA MARTES 29 s 1 s 2008 ABC Antonio García Barbeito EL ÚLTIMO INTENTO sa salida de los 400 euros suena un poco a aquella canción que en los setenta cantaban Las Grecas: Te estoy amando locamente, pero no sé cómo te lo voy a decir con la única diferencia que Zapatero, si es amor, sí sabe cómo decírnoslo, porque él sabe cómo manejar los dineros para que le resulten rentables. Podría cambiarle un poco la letra a la canción, y cantar: Te estoy necesitando locamente porque es más necesidad que amor. Y la misma copla de Zapatero la tararea Rajoy, que aquí el que no corre, vuela, y si se trata de hacerse con el poder, lo que haga falta. Han entrado en una especie de puja que puede acabar en cachondeo o en algo peor. Hace varias semanas escribíamos aquí del error del padre que, para quitarse de momento el problema del hijo, le afloja dinero de la cartera y cree solucionado el asunto. Craso error. Si los males de los españoles se solucionaran con cuatrocientos euros en junio, bendita sea esa mano generosa que ha sacado Zapatero, pero, tal como está la situación económica, ¿de qué bolsillo salen esos cuatrocientos euros? ¿Del bolsillo del Gobierno? Luego los hemos aportado nosotros. ¿Del contribuyente? Pues son nuestros. Parecida pregunta procede para Rajoy: ¿Dónde están esos dos millones doscientos mil puestos de trabajo, si la cifra del paro se ha disparado por culpa, sobre todo, de la crisis en el sector de la construcción? Ganas dan- -siempre que nos lo tomemos a broma- -decirles lo que un paisano solía decirles a los loteros que ofrecían muchos millones en los décimos que vendían: Si tan seguro está usted de que este número toca el sábado, déme veinte mil duros a cuenta y le compro dos décimos Euros a puñados de cuatrocientos y puestos de trabajo a millones, ahora, no después. ¿Dónde han tenido el talento unos y otros para que en los últimos años no haya habido tanta generosidad, tanta solución milagrosa y tan largas miras? Lo cierto es que nos están necesitando locamente y no saben cómo decírnoslo para conseguir el poder. Y son como el seductor que, no sabiendo qué ofrecerle ya a la pretendida para que ésta le diga que sí, no sólo le ofrece la Luna sino aun astros que no existen. E El matrimonio Jiménez Becerril con dos de sus hijos, en una imagen difundida por la familia con motivo del X aniversario del asesinato ABC Diez años sin Alberto y Ascen La familia Jiménez Becerril ha convocado mañana en Sevilla un acto de homenaje a Alberto y Ascen, asesinados por ETA hace ahora diez años, en el que quiere dar voz también a otras víctimas y en el que participarán Ortega Lara y Regina Otaola BLANCA TORQUEMADA MADRID. Flores frescas sobre el rastro, imborrable, de la sangre derramada en la calle de Don Remondo de Sevilla. Mañana se cumplen diez años del asesinato del concejal del Partido Popular Alberto Jiménez Becerril y de su esposa, Ascensión García. Un atentado de la banda terrorista ETA con todos los ingredientes de vileza, abyección y cobardía marca de la casa disparos a bocajarro contra inocentes desarmados y elección circunstancial de las víctimas para abonar macabros designios de socialización del sufrimiento Dos vidas segadas y tres huérfanos de corta edad de una sola tacada. Conmoción y llanto que no se han agotado y que no pueden ser inútiles, ni estériles, una década después. Por eso, la familia Jiménez Becerril ha querido convocar a toda la sociedad a un acto cívico abierto, mañana a partir de las siete y media de la tarde, en el Hotel Meliá Sevilla. A diferencia de lo que se ha hecho en aniversarios anteriores, en los que este homenaje lo organizaba formalmente el Partido Popular de Andalucía para honrar al compañero asesinado, en esta ocasión se prescindirá de siglas. Somos sus familiares- -explica Francisco, hermano de Alberto- -quienes hemos formalizado las invitaciones. El PP nos ha brindado todo su apoyo, pero no ha tenido ningún inconveniente en retirarse de primera línea Con el deseo de dar voz en esta cita a otras víctimas del terrorismo, Teresa Jiménez Becerril comenta que nos gustaría que tomaran la palabra todas las que asistirán. Estamos en el mismo barco y, juntos, nos sentimos más fuertes Así, adelanta que se espera la presencia de José Antonio Ortega Lara, Mari Mar Blanco, Consuelo Ordóñez, María Jesús González, Cristina Cuesta, Francisco José Alcaraz y Ángel Altuna. También la del presidente del Foro de Ermua, Iñaki Ezkerra, y de dirigentes del Partido Popular como Jaime Mayor Oreja, Regina Otaola o Carlos Iturgáiz. Y, por supuesto, de Javier Arenas, quien, en su calidad de presidente del PP de Andalucía ha respaldado siempre de forma incondicional a los Jiménez Becerril. En el lugar del asesinato Además de este acto, se celebrará por la mañana la tradicional ofrenda floral ante la tumba de Alberto y Ascen y por la tarde, misa en la Catedral. Una jornada, pues, muy intensa en recuerdo de los asesinados que no terminará hasta la madrugada porque Teresa Jiménez Becerril ha previsto, en esta ocasión especialmente señalada del décimo aniversario, desplazarse hasta el lugar mismo del asesinato por la noche, más o menos a la hora en que los mataron para poder intercambiar impresiones con los viandantes y vecinos de Sevilla que quieran acercarse a escribir sus mensajes o dedicatorias, o a dejar una flor. También estaré allí para contar lo que pasó a quien lo desconozca, pues hay chavales de 14 ó 15 años que ni siquiera saben lo que ocurrió en su ciudad Mientras la familia se vuel- La familia lamenta la escasa implicación de la Fundación Jiménez Becerril, controlada por el PSOE ca en unos días singularmente emotivos, se trasluce una cierta marejada en la trastienda, motivada por la escasa participación en estas iniciativas de la Fundación Alberto Jiménez Becerril, controlada por un Patronato de corte institucional en el que llevan la voz cantante el Ayuntamiento y la Diputación de Sevilla, en manos del Partido Socialista. Francisco Jiménez Becerril, que es el representante de la familia en esa entidad y actualmente su vicepresidente (más a título testimonial que con peso real) relata cómo mi hermana Teresa pidió por carta a la Fundación el pasado mes de octubre que, con motivo de este décimo aniversario, colaborase con la familia en la organización de un acto conmemorativo en Madrid y otro en el País Vasco. Dijeron que la propuesta se tendría en cuenta, pero a la hora de la verdad no se han implicado En las reuniones del patronato- -abunda Francisco- -se han rechazado en más de una ocasión mi petición de que los premios que se entregan cada año dejen de llamarse Ascensión por la paz y pasen a denominarse Por la libertad y contra el terrorismo Algunos, y no sólo determinados políticos, también ciertos representantes de colectivos profesionales o del ámbito universitario, pusieron el grito en el cielo