Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
86 DEPORTES LUNES 28 s 1 s 2008 ABC G 14 inmolarse para sobrevivir ¿Victoria o derrota? ¿Éxito o fracaso? La realidad es que el G 14, el club de los ricos desaparece después de conseguir parte de sus objetivos y dar paso a una macroasociación de clubes reconocida por la FIFA y la UEFA POR ENRIQUE ORTEGO MADRID. El 15 de febrero, el denominado G 14 asociación formada por 18 de los clubes europeos más ricos y laureados, pasará a mejor vida. Así se decidió recientemente en una reunión de nueve de ellos en representación del resto con los presidentes, secretarios generales y responsables jurídicos de la FIFA y de la UEFA. A cambio de su disolución, Joseph Blatter y Michel Platini, en nombre de los dos organismos que presiden, aceptaron parte de las reivindicaciones que estos clubes habían venido planteando reiteradamente, además de propiciar la creación de la Asociación de clubes Europeos (ECA) que viene a ocupar el lugar del G 14 y del Fórum europeo creado en su día por la UEFA para contrarrestar el potencial del grupo de presión. La pregunta que se hace el mundo del fútbol ocho años después es si el G 14 ha metido un gol a sus dos grandes enemigos, FIFA y UEFA, con estos acuerdos recientes o si por el contrario se ha rendido ante la habilidad negociadora, sobre todo, del presidente europeo, Platini, que finalmente ha podido engatusar a alguno de esos grandes clubes para convertirles en aliados. Lo que es un hecho incuestionable es que el Real Madrid y el Barcelona fueron dos de los grandes precursores de la idea de formar una asociación que defendiera los intereses de los clubes más importantes de Europa ante la tiranía de los organismos internacionales, y que ellos han sido ahora los que más han abogado por llegar a un acuerdo que si bien no se puede considerar como un gran éxito cuantitativo sí lo catalogan ambas entidades como un triunfo cualitativo Tal ha sido el cambio de actitud de los dos clubes españoles que algunos de sus compañeros de viaje consideran que han cambiado radicalmente Florentino Pérez, en su época de presidente del Real Madrid, fue uno de los máximos impulsores del G 14 sus planteamientos y que, sobre todo, Joan Laporta ha sido el mejor socio de Platini para conseguir esa paz social. Oficialmente el G 14 considera que no se ha hecho un juicio justo sobre el papel que ha representado en el mundo del fútbol. Primero se le calificó como el club de los ricos y en todo momento tanto la FIFA como la UEFA no sólo no le reconocieron oficialmente, sino que fue masacrado públicamente. Blatter llegó a denominarlo como la segunda peor plaga del fútbol después del racismo y desde la UEFA la beligerancia fue absoluta tanto por parte de Johansson, su anterior presidente, como el actual, Platini, que siempre le consideró como un grupo elitista y de presión que va contra el bien común de este deporte Incluso creó el Foro Europeo de clubes, formado por un centenar de entidades, para defender ante la Comunidad Económica Europea la nula necesidad del G 14 al tener la propia UEFA otra Asociación de clubes más representativa por la mayor equidad económica y social de sus componentes. Para argumentar su triunfo cualitativo el G 14 defiende que ha conseguido dos reconocimientos importantísimos para sus originarias reivindicaciones. El primero se podría contemplar dentro del capítulo puramente económico y comenzó con la presión ejercida desde su puesta en escena y que repercutió directamente hace ya años en el nuevo reparto de ingresos de la Champions y en el establecimiento ahora de un sistema de compensación por la cesión de jugadores a las selecciones. ABC El G 14 se considera vencedor El 15 de febrero se disolverá después de pactar con la FIFA y la UEFA un nuevo campo de negociación Del club de los ricos al club de los 103 Los primeros pasos del G 14 datan de 1996 con los movimientos de algunos de los clubes europeos más representativos en defensa, preferentemente, de sus intereses económicos. Milán, Bayern, Real Madrid y Barcelona fueron los más activos en un principio y encontraron el respaldo del Juventus, Inter y después de los clubes ingleses. Lorenzo Sanz y Joan Gaspart fueron sus primeros responsables, En septiembre de 2006 se formalizó jurídicamente. Catorce fueron los clubes pioneros en representación de siete países: España (Real Madrid y Barcelona) Italia (Juventus, Milán e Inter) Inglaterra (Liverpool y Manchester United) Alemania (Bayern y Dortmund) Francia (Marsella y PSG) Holanda (Ajax y PSV) y Portugal (Oporto) En agosto de 2002 se sumaron Valencia, Arsenal, Leverkusen y Lyon. A partir de ahora la ECA estará formada por 103 clubes pertenecientes a las 53 federaciones de la UEFA. La directiva hasta final de temporada, que habrá elecciones, estará formada por los clubes fundadores, con Rummenigge como presidente y Laporta de vicepresidente. El segundo éxito que reivindica es social. Considera que de ser un grupo clandestino de presión no reconocido con el que la FIFA y la UEFA nunca negociaron, pasa a sobrevivir en un ámbito de negociación abierto con el reconocimiento a la ECA como interlocutor único y defensor de los derechos de los clubes. También están convencidos sus miembros de que, aunque la presencia de sus dos representantes en el Comité Ejecutivo de la UEFA será meramente consultiva, con voz pero sin voto, no se tomará ninguna decisión por parte de los dos organismos futbolísticos que vaya en contra de sus intereses, sobre todo en lo concerniente a los calendarios y a las fórmulas de competición de todas los campeonatos organizados por FIFA, UEFA y sus federaciones dependientes. Los dos primeros representantes serán Karl Heinz Rummenigge (Bayern) y Joan Laporta (Barcelona) como presidente y vicepresidente de la ECA. El G 14 intenta revalorizar la nueva asociación por ser un organismo independiente de la FIFA y de la UEFA que viene a sustituir al G 14 y al Foro europeo antes citado y que debe seguir luchando por conseguir defender al máximo los