Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 28- -1- -2008 ABC, testigo directo de la fabricación de proyectiles en Gaza INTERNACIONAL 33 nes fluye la guerra desde la cuna, glorifican las armas, su memoria se limita a cuentos de resistencia, y entran en el escondite con la reverencia silenciosa de quien pasa a un santuario. Pero esto es la cocina del infierno. A la izquierda, las carcasas de los cohetes, con tres kilos de TNT en la punta y el tronco vacío, fabricadas ya por otra célula que los chicos de Abu Shuhaib tienen que llenar de combustible sólido y ensamblar. Es la fase más peligrosa, la última sólo para milicianos intrépidos, presume el jefe. Que para eso ha estado en Irán. A la derecha, los cohetes ya listos, que alguien -no hay más palabras- -recogerá pronto de un zulo secreto y disparará a Israel. Nueve kilómetros de alcance seguros, suficiente para pegar en Sderot. Nada de fumar, nada de fotos donde se nos vea la cara Empieza el aquelarre, que han venido a trabajar. Son unos niños con cara de niños. Ninguno pasa de los veintidós años, pero ya uno, con un rosario islámico en la muñeca, coloca el peso sobre una silla para que su camarada, el de la máscara enrollada sobre la frente, cribe bien fino 4,5 kilos de nitrato de potasio destinado al primer cohete de la tarde. Un cuarto artesano, que aparece por aquí, separa mientras tanto con una cuchara oxidada medio kilo de glucosa. Podrían hacerlo con los ojos cerrados, aunque aquí sí hay luz porque no falta la electricidad. Desde que formaron la célula a mediados de 2005, calculan, han cargado miles algunos días hasta un centenar. A razón de seis horas por jornada. Los nitratos son de Israel, y la glucosa se jacta sin disimulo Abu Shuhaib. Las letras en hebreo escritas en los sacos demuestran que no miente. Casi todo procede de Israel, mira para qué sirve su boicot... y por los túneles- -los que unen Gaza con Egipto por debajo de la frontera ahora derribada- -conseguimos cualquier cosa: las veinticuatro horas del día, los siete días de la semana, y a través de los barcos de Europa del Este que llegan a la costa Abu Shuhaib relata con una bola de TNT entre las manos que ha sacado de una bolsa rota: Viene de Sudán, por Egipto Mientras, el de la máscara ya prepara el detonador y el del peso, ya enciende el infiernillo sobre el que, durante los próximos veinte minutos, batirá sin descanso la mezcla de nitratos, de glucosa, de un chorro líquido y un puñado de polvos- química, que no podemos desvelar que luego llenará las tripas del kassam para dispararlo contra la ocu- Objetivo, Sderot El nitrato de potasio, que se mezcla con la glucosa, procede de Israel y entra en la franja de Gaza como fertilizante, en sacos como los que se aprecian a la izquierda. En la imagen, momento en que el nitrato es pesado a fin de calcular el porcentaje adecuado para su mezcla Egipto acepta el plan de Abbás para que la ANP controle el paso de Rafah PAULA ROSAS CORRESPONSAL EL CAIRO. Podría ser el principio del fin del caos que se vive en la frontera entre Egipto y Gaza. O el inicio del desastre. Según anunció ayer el ministro de Exteriores de la Autoridad Nacional Palestina (ANP) Egipto aceptó ayer un plan del presidente palestino, Mahmud Abbás, para que Al Fatah controle el paso de Rafah. El acuerdo excluye a Hamás, que actualmente domina la franja de Gaza. El ministro, Riad al Maliki, se reunió ayer con diplomáticos egipcios en El Cairo, tras lo que aseguró que Egipto ha accedido a retornar al acuerdo firmado en 2005 por el que se otorga el control del paso fronterizo a las fuerzas de seguridad de Al Fatah. Hamás, que habría quedado fuera del pacto, aseguró ayer, sin embargo, tener garantías del Gobierno egipcio de que tal acuerdo no existe. Según señaló un portavoz del Movimiento de Resistencia Islámica a la agencia Reuters, Egipto está dispuesto a negociar un nuevo convenio que incluye a Hamás y Al Fatah para controlar el paso fronterizo. Desde que el pasado miércoles Hamás dinamitara los muros que separan Egipto de Gaza, la frontera permanece abierta. Nitrato israelí El explosivo utilizado es trinitrotolueno, TNT, que procede de Sudán y entra en Gaza a través de Egipto. En la imagen, una bola de TNT antes de su colocación en la cabeza del kassam pación. En nombre de Alá. La cocción es el momento crítico durante el que, si se pasan de llama, todo puede explotar. Fuera se escuchan bombazos, tan cerca que el aire se queda quieto en los pulmones. También tiros. Nadie se inmuta. Nosotros elegimos esto, sabemos que nos pueden matar en cualquier momento, pero es el precio de nuestra libertad ¿Qué si fabricamos este cohete pensando en matar? si es un soldado judío, estaremos felices, si es un civil, no, pero Israel tiene F- 16 que pueden apuntar con precisión, y apuntan a nuestros niños y mujeres... al fin y al cabo, nosotros no tenemos esa tecnología para distinguir objetivos. Nuestros kassam son lo que ves, primitivos Si la mezcla revienta. Si Israel les abate. Si pierden dos dedos. Si se quedan paralíticos... Ahí estará la Yihad Islámica para pagar hospitales, sepelios, alimentar familias. Pero si todo falla, recuerda Abu Shuhaib, cuarenta vírgenes les esperan en el paraíso prometido por Alá. No tenemos la tecnología israelí para distinguir objetivos. Nuestros proyectiles son primitivos ABC. es Más fotos del taller de los cohetes kassam en Gaza en abc. es internacional