Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 28 s 1 s 2008 El problema de la inmigración en España ESPAÑA 21 Guinea Bissau, la salida más al sur de los cayucos, se suma al Frontex Miguel Ángel Moratinos gana otro aliado para el control de la inmigración ilegal CRUZ MORCILLO ENVIADA ESPECIAL BISSAU. Las rutas de los cayucos se abren al oeste, se trasladan al sur, se camuflan en las islas mientras la ofensiva diplomática y policial intenta frenarlas. El archipiélago Bijagos junto a la costa de Guinea Bissau, la frontera entre las piraguas senegalesas y los barcos chatarreros de Guinea Conakry, se ha convertido en un nuevo punto negro, un enclave de la inmigración ilegal, del narcotráfico y del tráfico de armas. El ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, llevó ayer a Bissau la propuesta para que este país, no más extenso que Cataluña, se incorpore al operativo Frontex de la UE, es decir al control del mar con las patrulleras, los helicópteros y los aviones. Desde 2006 estas barreras del mar han logrado interceptar a casi 13.000 sin papeles. La segunda escala de la gira africana del jefe de la diplomacia española es, desde el punto de vista del control de la inmigración ilegal, la más productiva. Moratinos firmó con su homólogo de Bissau un acuerdo de los llamados de segunda generación idéntico a los que ya funcionan con Mali, Senegal, Cabo Verde, Guinea Conakry y Gambia. El país se compromete a aceptar la repatriación de sus nacionales que intenten entrar irregularmente en España y a cambio nuestro Gobierno participa en la formación- -hay una escuela taller prevista- -y garantiza un cupo de trabajadores en función del contingente- -el ministro de Trabajo, Jesús Caldera, llegará en febrero a Bissau para concretar los términos- ta de residencia en vigor en septiembre pasado, pero se calcula que viven otros 16.000 de forma ilegal. Sin embargo, desde el citado archipiélago y desde su costa los señores del tráfico de personas han empezado a mandar cayucos a Canarias y, unos kilómetros más abajo- -en la frontera con Conakry- -está el único punto de partida conocido de los llamados barcos negreros o chatarreros, al estilo del Marine I o el Happy Day Controlar estos puntos calientes se ha convertido en una cuestión prioritaria para el Gobierno español tras comprobar que el único freno a los cayucos más o menos efectivo es el que se ejerce en origen. Por eso la firma de ayer se considera histórica España ya tenía un acuerdo de readmisión desde 2003 con Bissau, pero sólo con carácter policial, y que casi ni llegó a estrenarse- -en los dos últimos años se ha repatriado a 275 guineanos tras arduas negociaciones- Moratinos, durante la ofrenda floral a los caídos en su visita a Guinea Bissau La voluntad de Bissau de incorporarse a Frontex- -hoy presente en Senegal, Mauritania y Cabo Verde- -supondrá en la práctica que España donará material y formación al paupérrimo país africano, en el que las asonadas militares están a la orden del día. En pocos meses, las patrulleras de la Guardia Civil podrían navegar junto a las costas guineanas. Nadie aventura si entonces las rutas del hambre y la desesperación seguirán bajando más al sur, siempre al sur. Mientras, los narcos colombianos siguen usando como caletas las costas de este país que no llega a un millón y medio de habitantes, que se desangra en golpes militares conti- EFE El país se compromete a aceptar la repatriación de sus nacionales que intenten entrar irregularmente en España Pocos cayucos El compromiso es de calado pese a que aún son minoría los guineanos que cogen el cayuco- Guinea es tan pobre que ni siquiera manda inmigrantes -puntualiza un portavoz de Exteriores, pero el país está en un enclave privilegiado y se ha convertido en lugar de tránsito y bocado apetecido por mafias de todos los sectores En España 3.692 nacionales de Guinea Bissau tenían tarje- nuos y se muere de hambre. Moratinos, recibido con honores de jefe de Estado, no disimulaba ayer su satisfacción. En los próximos días le cederá el testigo a la secretaria de Estado de Defensa, de un lado, Al Qaida rondando África, y a Caldera por otro, pero mientras se va con dos acuerdos fundamentales para la venta interior de la mano dura del Gobierno frente a la inmigración que llega en cayuco. La tercera escala africana es el corazón del continente: la República Democrática del Congo, donde se ha librado la Primera Guerra Mundial Africana y donde las fuerzas de pacificación aún se afanan por devolver el país a la normalidad. Las relaciones con la República son casi inexistentes, un plus que enfatiza Moratinos de cara a la firma de otra comisión mixta sin perder de vista el potencial económico que puede suponer para las empresas españolas. Más información sobre cooperación exterior: http: www. mae. es