Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6 OPINIÓN LUNES 28 s 1 s 2008 ABC DE LA COMPRA DE VOTOS A 400 EUROS A LAS CÁBALAS SOBRE BONO Y GALLARDÓN Rodríguez Zapatero pide a ETA que no cometa un nuevo atentado cuando ilegalicen ANV y PCTV, lo que podría tener arreglo listas, lo que tampoco conviene descartar. El ambiguo lenguaje de la Sibila de Delfos sirve para la economía y para la política, en estos tiempos de delicadas mudanzas electorales, y no es sólo un artilugio del Gobierno, sino también de la oposición, como lo acabamos de ver en unas declaraciones de Mariano Rajoy a El Mundo en las que se inclina ante el director de la conspiración del 11- M, reconoce con cuatro años de retraso el error de la guerra de Irak y de la presencia de Aznar en la foto de las Azores y, lejos de toda euforia, presenta, como gran éxito de su liderazgo al frente del PP, la afirmación de que tiene una posibilidad real de ganar las elecciones. Y como prueba presenta una encuesta preelectoral en la que el PP le saca 0,2 puntos al PSOE, eso es lo que hay dice Rajoy. Y la verdad es que no hay demasiado, y mucho menos para gobernar con los nacionalistas, ni para estar contento, después de todo lo que ha llovido en cuatro años de gobierno catastrófico de Zapatero. Y sobre la crisis con Gallardón no dice la verdad, una vez que la excusa de Pizarro le llegó del cielo- -o de FAES- -horas antes de la expulsión del alcalde de la lista. Crisis que le pasará factura al PP (algunos dicen que en beneficio de Rosa Díez) y en la que Gallardón no parece tener más salida que cumplir su anuncio de abandono de la política (es decir, del PP y de la alcaldía; la política nunca la dejará) una vez que reflexione tras las elecciones generales. Ahora bien, si la encuesta del PP LA CRÓNICA DEL LUNES Pablo Sebastián A carrera electoral atraviesa el valle de las ofertas, donde los candidatos derraman, sobre los distintos colectivos de ciudadanos, el cuerno dorado de la abundancia, justificando que, en estos tiempos de incertidumbre o crisis económica, lo mejor es aumentar el gasto público, bajar los impuestos y el precio del dinero para que el consumo y el crecimiento no pierdan ímpetu y todo quede en desaceleración nada, pues, de austeridad. Y así vemos cómo, unos y otros, ofrecen guarderías para los niños, más trabajo para las mujeres, becas y alquileres de viviendas para los jóvenes, subida de las pensiones para los jubilados y del salario mínimo para los trabajadores, descuentos fiscales a granel, también y, por fin y sin rodeos, la compra directa de los votos a ¡400 euros la papeleta! que es lo que se desprende del invento de Zapatero, al que el vicepresidente Solbes sólo ha querido echar un ojo (lleva un parche en el otro) para no acumular más disgustos de que los que le dan las hipotecasbasura, los tipos de interés, las aseguradoras de bonos, los fondos, los bancos, el paro, la Bolsa y el IPC. Todos esos platos de porcelana china, Compañía de Indias, que bailan al unísono sobre las varillas de bambú del mandarín del Gobierno aunque con distinta velocidad. Lo que anuncia irremediables rupturas en tan preciada vajilla, de la que ya se verá lo que queda de ella a lo largo de la legislatura si continua la famosa desaceleración y el equilibrista no logra mantener los platos en movimiento continuo. Un vocablo, desaceleración que sirve para camuflar la crisis o recesión, de igual manera que la volatilidad intenta explicar lo inexplicable de la Bolsa. Y que lo de las expectativas le sirve al presidente para decir que, por el momento, no habrá negociación con ETA, al tiempo que insinúa que dichas expectativas pueden cambiar y reabrir los contactos con la banda, después de las elecciones. Un mensaje encriptado con el que Zapatero pide a ETA que no cometa un nuevo atentado cuando ilegalicen ANV y PCTV, lo que podría tener arreglo si Nafarroa Bai, Aralar, o PNV y EA acaban haciendo un hueco a Batasuna en sus L Si Mariano Rajoy o Rodríguez Zapatero tienen posibilidades de gobernar con los nacionalistas, a Bono y a Gallardón sólo les queda la fuga hacia el centro, juntos o por separado que insiste en el empate con el PSOE se aproxima al resultado electoral en el reparto de escaños, entonces se verá si tanto Gallardón como su amigo José Bono tienen algo que decir y hacer en las duras y complicadas negociaciones que seguirán para la formación del Gobierno. Porque ambos figuran en la zona moderada y españolista del centro político y pueden jugar un papel, si se abriera el debate sobre la gran coalición entre el PSOE y el PP, como la mejor salida para la estabilidad política. Y, en consecuencia, para hacer frente a la crisis económica y a los incesantes desafíos de los nacionalistas, que, tras el paso de Zapatero por la Moncloa, han añadido al precio económico que normalmente han puesto a los pactos de gobernabilidad (en 1993 con González, y en 1996 con Aznar) un plus de soberanía. Ahora bien, si Rajoy o Zapatero tienen posibilidades de gobernar con los nacionalistas, a Bono y a Gallardón sólo les queda la fuga hacia el centro, juntos o por separado. Porque, si gana el PSOE, los nacionalistas vetarán a Bono como presidente del Congreso de los Diputados, y se quedaría para vestir santos, como se quedó Artur Mas sin la presidencia de la Generalitat que, también, le prometió Zapatero. Y tanto Bono como Gallardón saben que, en caso de derrota de Zapatero o Rajoy, ninguno tendrá la oportunidad de ser el líder de su partido, porque tienen en contra a los aparatos y medios aguerridos de comunicación. Y porque antes de que eso pasara cabe incluso imaginar hasta el regreso de González y Aznar. -No creí que la oposición lo haría tan mal. Resulta que después de cuatro años, está empatada a votos con este desastre de Gobierno.