Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
96 CULTURAyESPECTÁCULOS DOMINGO 27 s 1 s 2008 ABC TOROS Triunfo de Encabo, oreja para Sánchez Vara y detalles de Iván Vicente AJALVIR Plaza de toros de Ajalvir. Sábado, 26 de enero de 2008. Segunda corrida. Casi lleno. Toros de Juan José González, bien presentados, deslucidos, faltos de casta y con querencia a tablas. Luis Miguel Encabo, de blanco y plata. Tres pinchazos hondos y descabello (saludos) En el cuarto, estocada desprendida y atravesada (dos orejas) Sánchez Vara, estocada baja (oreja) En el quinto, dos pinchazos (silencio) Iván Vicente, tres pinchazos y estocada (silencio) En el sexto, cuatro pinchazos y descabello. Aviso (silencio) Joan Gracia, Paco Mir y Carles Sans, en la plaza Colón de Madrid, después de la entrevista No nos interesan los mensajes lo que queremos es hacer reír Tricicle s Humoristas Han dedicado su nuevo espectáculo (que llevan a cuestas desde mayo del pasado año) a David Garrick, un actor inglés del siglo XVIII especialmente dotado para la comedia, cuyos espectáculos recomendaban los médicos para evitar depresiones POR JULIO BRAVO FOTO: SIGEFREDO MADRID. Acaban de doblar la esquina de las cien representaciones de Garrick su por ahora último espectáculo, en el que recuerdan al inventor de la risoterapia; un espectáculo que desde mediados de noviembre habita en la Gran Vía madrileña, convertida así en sede de la consulta de este trío de doctores que hacen de la risa un remedio infalible. Fuera de escena, los miembros de Tricicle (Joan Gracia, Paco Mir y Carles Sans) hablan (Joan Gracia es el más parlanchín) Y responden a las preguntas con un orden tácitamente determinado. -Hemos roto esa barrera entre el actor y el espectador, que nos hace más humanos a ojos del público. Recibimos del público su opinión directa y al instante, con la espontaneidad y la frescura que eso supone. Este espectáculo ha surgido en parte de ese contacto, de frases como: Gracias, porque no me apetecía mucho venir al teatro, pero salgo encantado, y me he olvidado de mis problemas -Es nuestra premisa siempre, pero en otros trabajos había un entorno, y en este caso no lo hay. Buscábamos hacer reír de muchas maneras, y hemos abierto un abanico de técnicas, de formas de hacer reír. Y después de veintiocho años juntos, creemos que tenemos la sabiduría para mostrarnos, sin pedantería, como doctores expertos en hacer reír. -No hay, por tanto, excusa. Lo que querían es hacer reír porque sí. sonrisa, la carcajada. Y recordamos un poema de Garrick que nos permitió, por un lado, darle una línea al espectáculo; además, termina en ic que es una costumbre no estipulada que tenemos. co y vemos que todo ha ido bien. En cualquier caso, cuando más nos divertimos mejor sale la función. Y también dependemos del público, que varía según el día que sea y que es más o menos receptivo a lo que les estás ofreciendo. No siempre el público que se ríe más es el mejor, sino el más fácil. Y puedes disfrutar con un público que entiende ciertos guiños aunque no ría tanto. Buscamos la risa, pero si se ríen demasiado también va mal. ¿Cómo se les ocurrió recurrir al personaje de Garrick, un británico del siglo XVIII? -Es una casualidad, una conveniencia. El origen del espectáculo está en hacer reír, simplemente. Es lo que hemos hecho siempre, pero esta vez lo queríamos hacer descaradamente. Los humoristas a veces tienden a maquillar los espectáculos buscando mensajes, pero nosotros lo que queremos, simplemente, es provocar la -Siguen ustedes con el rito de saludar al público al final de la función. ¿Qué les ha aportado este contacto directo con los espectadores? -Nuestra obsesión durante la función es que los gags funcionen, y buscas las herramientas para que ocurra. La frescura no es siempre real; se puede tener un día, en determinados momentos. Pero con cien funciones, no siempre hay frescura. Hay fuerza, energía, concentración... Es más, cuando más divertido pareces, más preocupado estás, en realidad. Como actor, estás analizando todo el tiempo lo que ocurre. Nos divertimos más después, cuando nos encontramos con el públi- -Estar tanto tiempo juntos es una ventaja, pero puede ser un arma de doble filo. -Yo soy el calvo- -dice Paco Mir- Y yo el gordito- -añadeJoan Gracia- Intentamos decir todas las ideas que tenemos, tratamos de jugar como niños. De ahí salen ideas que discutimos, que ordenamos, que reposamos. Hasta que, ya cansados de discutir, tenemos que elegir las que nos gusten más. -A la hora de preparar los espectáculos, ¿tienen roles predeterminados? ¿El gesto requiere de una preparación física especial? -Después de veintiocho años hemos aprendido mucho y comunicar con el cuerpo, con el rostro, nos sale de manera natural. No tenemos casi ni que pensar en los gestos. Más información sobre el trío: http: www. tricicle. com ROSARIO PÉREZ AJALVIR (MADRID) Tiene hambre de toros la afición. Y prueba de ello es que ayer, en pleno invierno, prácticamente se llenó la plaza de Ajalvir para presenciar la feria más madrugadora de la temporada. Quería la gente sacar en hombros a los toreros y pidió el doble trofeo para Luis Miguel Encabo. El madrileño desorejó al cuarto por una faena entonada y se marchó por la puerta grande, ya con la anochecida encima y un frío que calaba los huesos, pese al sol que presidió la mitad del festejo. Con el serio primero, un cinqueño que asustaba, abrevió ante la justeza de fuerzas del animal. Una oreja paseó Sánchez Vara tras imponerse al deslucido segundo, falto de casta como toda la corrida de Juan José González. Persiguió el triunfo en el quinto, al que recibió con una larga cambiada. De hinojos arrancó también su valeroso trasteo. Con el toro aquerenciado en tablas, acabó metido entre los pitones y con un desplante de rodillas que despertó ovaciones. Sin recompensa se quedó Iván Vicente, aunque los detalles de mayor calidad brotaron de sus muñecas frente al manso tercero. Parsimonia y belleza a la verónica y, por encima de todo, un trío de naturales que provocó los oles más sentidos a última hora, en los terrenos que pedía el toro. Lástima que fallase a espadas, al igual que con el sexto, de bonitas hechuras y cierto genio. En la apertura del ciclo, los tres rejoneadores- -la francesa Julia Calvière, Sergio Domínguez y López Bayo- -cortaron dos orejas cada uno y salieron en volandas, con ganado de Coto de Lindes y tres cuartos largos de entrada.