Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
72 MADRID DOMINGO 27 s 1 s 2008 ABC UNA Y MEDIA Jesús Higueras CONVERTÍOS; SED CAPACES DE CAMBIAR uando Juan es detenido, comienza realmente Jesús su trabajo pastoral. Él comienza en el norte del país, en el lago de Galilea, y es allí donde hace su primer anuncio: Convertíos es decir, sed capaces de cambiar Precisamente el Señor viene como luz que ilumina las sombras de la muerte, como luz que hace desaparecer las tinieblas que muchas veces invaden nuestro corazón. Ante eso, cuando el Señor anuncia que el Reino de los cielos está cerca, lo que viene a decir es que Dios no es alguien distante ni lejano, sino que ha querido poner los pies en medio de nosotros para compartir camino, para sanar heridas, para disipar sombras y ayudarnos a superar muertes. Por eso Jesús, igual que en el Evangelio de este domingo escuchamos que llama a algunos para que le sigan, Él lo sigue haciendo hoy en día. No solamente a algunos, sino a todos aquellos que escuchan su voz les dice: Levántate y sígueme Es bella la respuesta de los apóstoles, se utiliza de un modo especial el adverbio inmediatamente es decir, los apóstoles no se lo pensaron dos veces, descubrieron en Cristo un proyecto de vida, una ilusión y pusieron a Cristo por delante de todas las cosas. Hoy también nosotros podemos escuchar esta llamada del Señor: Te invito a cambiar. Yo voy a ser el protagonista de tu cambio Basta con que entiendas que el Reino de Dios está tan cerca de ti, que está dentro de ti y si tú lo deseas, podrás superar tus sombras, tus tinieblas, podrás sacar lo mejor de ti y eliminar lo peor de ti, si estás dispuesto y si el deseo de tu corazón es sincero. Una vez más le pedimos al Espíritu Santo que nos conceda hacer actual el Evangelio de Jesucristo, que nos haga sentir como los apóstoles de la primera hora, para ser capaces de dejar las redes y seguir al Señor donde quiera que Él nos llame y por donde quiera que Él nos lleve. C La Cañada Real vivió ayer una jornada festiva en la que un pasacalles recorrió el poblado ante la mirada de 400 personas REUTERS Batucada en la Cañada Real Españoles, gitanos, rumanos y marroquíes formaron parte de un pasacalles que recorrió ayer la vía pecuaria para demostrar que es posible la convivencia entre culturas. Una paella y cuscús pusieron el broche final a la fiesta L. TOSCANO MADRID. Unas 400 personas recorrieron ayer la Cañada Real al ritmo de la música de una batucada con el objetivo de mejorar la convivencia entre los distintos colectivos que residen en la vía pecuaria. El espectáculo, en el que participaron músicos de diferentes nacionalidades, comenzó muy temprano, a las diez de la mañana, partiendo del sector V del asentamiento. El desfile pasó también por el sector IV El Ga, llinero, la calle Francisco Álvarez y la Mezquita, para finalizar en la parroquia de Santo Domino de la Calzada, muy cerca del vertedero de Valdemingómez. En la parroquia, los vecinos celebraron una mesa redonda en la que trataron los problemas que padece el barrio. Al espectáculo, en el que no solo hubo música, sino también zancudos, malabaristas y actuaciones circenses, asistieron muchos de los habitantes de la Cañada, así como representantes de varios colectivos sociales y de inmigrantes que apoyan la situación de los residentes de la vía pecuaria. Así, en la fiesta multicultural bailaron juntos españoles, marroquíes, gitanos y rumanos en una jornada de convivencia en la que no hubo que lamentar incidentes. La batucada dio paso a una comida común en la que se pudieron degustar dos de los platos más típicos de la cultura española y la marroquí, respectivamente. En primer lugar se repartieron platos de una gran paella elaborada por los feligreses de la polémica parroquia roja de Entrevías, San Carlos Borromeo. Como complemento, miembros de una asociación de mujeres marroquíes residentes en el sector IV de la vía pecuaria cocinaron cuscús y dulces típicos del norte de África que compartieron con todos los que se unieron a la fiesta. Cristina, una de las vecinas responsables de la organización del evento, comentó ayer a Efe la gran acogida que suscitó la iniciativa entre las distintas organizaciones que les apoyan. Según explicó esta vecina, el éxito de la batucada fue tal que el autobús que habían contratado para ayudar a cruzar la carretera existente entre los dos sectores de la zona tuvo que hacer varios viajes a lo largo del día. Para Cristina, la fiesta logró generar lazos de solidaridad y de convivencia entre los habitantes del emplazamiento. Además, durante el desfile, los vecinos aprovecharon para reivindicar larga vida y futuro para la Cañada Real y pedir a los distintos organismos competentes que regularicen su situación. En esta vía pecuaria que se extiende a lo largo de los municipios de Madrid, Rivas- Vaciamadrid, Getafe, Coslada y San Fernando de Henares, viven unas 40.000 personas sobre un suelo en el que no está permitido edificar y en el que se levantan desde chalés de lujo con piscina, hasta chabolas sin ningún tipo de servicio mínimo. Una cara distinta La situación que se vivió ayer en la Cañada Real distó mucho de las tristemente célebres imágenes en las que la zona era escenario de una batalla campal entre la Policía y los residentes a causa de una vivienda sobre la que se había dictado orden de derribo. En parte, los colectivos que organizaron la fiesta de ayer pretendían mostrar esa cara distinta que tiene la vía pecuaria y que la mayoría de los ciudadanos no conocen. Intentamos que no solo se saque el tema de la droga. Aquí hay mucha gente normal que ha venido a vivir por circunstancias, pero somos personas normales, con un trabajo y familia. No somos gente de malvivir, ni delincuentes explicó ayer Antonio Rodríguez, miembro de la asociación de vecinos El Fanal, ubicada en la Cañada. Los vecinos querían demostrar que en la zona no solo hay delincuentes, sino también trabajadores normales Participaron músicos multiculturales, malabaristas y zancudos Foro Social Mundial El acto de ayer se enmarcó dentro de las actividades que está llevando a cabo el Foro Social Mundial que comenzó el pasado viernes en Madrid. Ayer, se celebró también un taller que llevó por título Cañada Real, ¿ciudadanos de tercera? en el que los implicados aportaron su punto de vista sobre la problemática de la zona.