Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
66 MADRID DOMINGO 27 s 1 s 2008 ABC Nervios de acero en situaciones extremas Los 562 bomberos conductores de la Comunidad de Madrid ponen a prueba su técnica y su destreza al mando del volante s Todos tienen que pasar un curso específico, anual, que cuenta con un presupuesto de 40.000 euros POR MARÍA ISABEL SERRANO FOTOS DE SAN BERNARDO MADRID. Ni esto es una película de acción ni ninguno de nosotros somos Carlos Sainz Santiago Ayala, bombero especialista de la Comunidad de Madrid, se ha enfundado unos guantes para resguardarse del intenso frío que hace esta mañana. Una mañana muy especial que transcurre en la pista de pruebas de vehículos del Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial (INTA) con base en Torrejón de Ardoz. Allí, sus hombres, su equipo de bomberos, realizan el Curso de Conducción de Emergencias. Nada fácil eso de mover una mole de miles de toneladas de peso con sus cuatro mil litros de agua dentro de la panza Ellos lo tienen claro. Hay que aprender a controlar el camión a base de aplomo y técnica. Los bomberos nunca salen a pasear. Conducimos en condiciones extremas pero lo importante, nuestro lema, es que lo importante es llegar asegura Elías Barragán, uno de los instructores del curso. Pisa, acelera. Sigue, sigue así... ¡Ahora frena! grita Elías Barragán a Vicente de la Vega, un bombero conductor del parque de Villaviciosa de Odón, que va a los mandos del camión cisterna. ¡Madre mía! Es verdad. He notado cómo culeaba Y eso que íbamos a treinta por hora dice Vicente, que está pasando el ejercicio de conducción en la pista de basalto. En ese lugar, la pista de basalto, casi todos sudan lo suyo. Hay unos chorritos de agua permanentes que la mantienen mojada y deslizante, muy deslizante. Guiar aquí cualquier coche es como realizar el triple salto mortal en un circo. Se requieren nervios de acero y un dominio de la máquina total. Todos los alumnos de este Curso de Conducción en Emergencias va pasando los filtros. La plantilla de bomberos de la Comunidad de Madrid es, aproximadamente, de 1.400. De ellos, 562 son conductores y tienen que adiestrarse periódicamente para no perder la práctica de un tipo de conducción tan especial como la que realizan los bomberos. El objetivo principal de este Curso de Conducción en Emergencias es, simple y llanamente, conducir con seguridad en una situación extrema. Hay que evitar, contra viento y marea, perder el control del vehículo. Los entrenamientos y el aprendizaje lo pasan, uno por uno, todos los bomberos conductores de la plantilla de la Comunidad de Madrid. El curso, que cuenta con clases teóricas y prácticas, tiene un presupuesto de 40.000 euros y se imparte bajo la coordinación de la Dirección General de Protección Ciudadana. Toda maniobra necesita precisión y ajuste indica el instructor Santiago Ayala. Hay que tener en cuenta que no es lo mismo conducir cualquier tipo de vehículo de los bomberos y 3 de enero que un 3 de agosto. En invierno las características del tiempo y el estado de las carreteras son muy peliagudos. Se necesita mucha concentración para no perder el control. Las vías pueden estar mojadas, heladas o con nieve. En verano, el asfalto está tan caliente que, a ciertas horas del día, también hay que pensar en una conducción muy medida y ajustada porque los neumáticos también notan el calor y la presión asegura Ayala mientras va diciendo a sus hombres que pongan en fila los camiones porque toca la prueba de curvas. Los alumnos de este curso están encantados con la pista que les ha tocado para realizar las maniobras. Pertenece al INTA, en sus instalaciones de Torrejón de Ardoz. Los controles para acceder a esta base son exhaustivos. Incluso para los bomberos que van a practicar. Hay que hacer un largo recorrido entre viales para llegar una una gran explanada. En ella, los bomberos conductores de la Comunidad de Madrid ya están subidos en sus vehículos. En algunos puntos estratégicos de la pista se ha echado aceite y arena. Hay que superar estos obstáculos, como siempre, sin perder el control del camión. Prueba conseguida. El parque de bomberos dispone, hoy, de unos 350 vehículos. Los hay de muchos tipos. Los más habituales son las autobombas (forestal ligera y pesada; nodriza pesada, rural ligera y pesada así como urbana ligera y pasada) Además, las Precisión y ajuste Tipos de vehículos ¡Noto como culea! Ni esto que hacemos es una película de acción ni ninguno de nosotros somos Carlos Sainz Los bomberos de la Comunidad practican en trazado de curvas, suelos deslizantes y vadeo de ríos autoescalas automáticas, furgón de apeos, furgón de salvamentos, furgón de escalada y pespeleología y el de reserva de aire. Tienen cinco vehículos del tipo nuclear bacteriológico y químico, puestos de evaluación y control y varios tipos de remolque (varios usos, formación- Oposición específica Desde el incendio hasta los actos de terrorismo A lo largo de su carrera profesional, los bomberos han de pasan una serie de cursos para mejorar su trabajo y su especialidad. En los casos, por ejemplo, de simulacros de extinción de incendios se practica en incendios en vivienda unifamiliar, en vivienda en edificio de pisos, en naves industriales, en túneles o, también, en incendios de combustibles líquidos y gases. Los bomberos especialistas, para ascender, disponen de un curso para conocer las normas de Tráfico. Así, se instruyen tanto en las normas de circulación básicas como en el reglamento de transporte de viajeros, transpor- te escolar y de menores, transporte de personas en automóviles ligeros, mecánica o, incluso, arrendamiento de vehículos con conductor. En el área de ciencias y técnicas aplicadas hay prácticas en interpretación de planos, instalaciones en la edificación, electricidad, patología en la edificación; apeos, apuntalamientos y entibaciones; técnicas de desescombro y salvamento, técnicas de estabilización a víctimas; de búsqueda de personas en ausencia de visibilidad; gases; técnicas de intervención con hidrocarburos; comunicaciones, transporte vertical, educación física y, también, seguridad en helicópteros. Especiales también son los cursos para intervenir en incendios forestales, intervenciones con riesgo químico, prevención en riesgos laborales así como intervención en actos de terrorismo. protección respiratoria, generador eléctrico y nodriza pesado) Por último, las unidades de inspección y vigilancia, las de intendencia y suministro, las de jefatura, transporte canino, transporte de personal, transporte pesado y vehículos de iluminación, mando y comunicaciones así como los del tipo taller de reparaciones. Para ser bombero conductor hay que pasar una oposición específica. Se precisan estudios de Bachillerato pero, según cuentan, los hay con estudios universitarios. Lo primero es un test psicológico para medir las aptitudes del candidato. Como cualquier bombero, tienen que pasar una serie de pruebas físicas bastante duras (saltos, dominadas, resistencia, pesas y, a continuación, las puramente relativas a la conducción. Los bomberos conductores, además de mostrar una actitud especial, practican cuestiones como la postura de conducción (posición de manos y manejos del volante) trazado de curvas Velocidad, tiempo y espacio