Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
42 INTERNACIONAL DOMINGO 27 s 1 s 2008 ABC Moscú abre la espita en los Balcanes Al abrigo de la errática política exterior europea en la zona, Putin acaba de dar dos golpes maestros para asegurarse el control del suministro energético de Europa: Bulgaria y Serbia POR FRANCISCO DE ANDRÉS MADRID. Mientras las cancillerías europeas se afanan por encontrar una fórmula mágica que asegure la creación del nuevo mini Estado europeo de Kosovo sin enfurecer a Rusia ni ningunear a Naciones Unidas, Moscú ha avanzado dos peones de su estrategia en el flanco sur del continente con sendos acuerdos energéticos con Bulgaria y Serbia. El pacto alcanzado la semana pasada por Putin en Sofía, y el acuerdo firmado este viernes en Moscú con las autoridades serbias, incorporan a esas dos naciones europeas- -la primera ya comunitaria, para más inri- -al megaproyecto ruso de crear una gran red de distribución de su gas por el sur del continente, el llamado South Stream que compite abiertamente con el proyecto comunitario Nabucco todavía en mantillas. La incorporación búlgara al trazado de gasoducto ruso (que cuenta con una participación de la empresa italiana Eni) no fue firmada durante la visita de Vladímir Putin a Sofía, para no deteriorar las relaciones con Bruselas del flamante país comunitario, pero se da por cerrada. Por otro lado, el pasado martes el Gobierno serbio se incorporó al proyecto South Stream con la venta de una mayoría de acciones del monopolio estatatal NIS a Gazprom, ariete de la diplomacia más agresiva de Rusia. A estas alturas, nadie duda de la unión de intereses políticos y económicos en la cúpula del gigante energético ruso. El presidente de la empresa, Dimitri Medvedev, es no sólo el viceprimer ministro ruso sino ante todo el hombre designado por Putin para sucederle en el Kremlin tras las próximas elecciones presidenciales. La participación búlgara en el proyecto ruso es un duro golpe a la viabilidad del plan Nabucco Con él, la Unión Europea pretende reducir su actual dependencia energética respecto a Rusia con la construcción de un gasoducto de 3.300 kilómetros que iría desde Irán y Azerbaiyán hacia el sur de Europa, a través de Turquía y Bulgaria. Pero el plan no despega por falta de acuerdo sobre el trazado de la tubería y por la disputa política sobre la oportunidad de importar gas iraní. Así que Sofía se ha apuntado al pájaro en mano ofrecido por Moscú, con el argumento de que Bulgaria depende en más del 90 por ciento de su conALEMANIA UCRANIA REP. CHECA AUSTRIA ESL. CROACIA BOSNIA ESLOV. HUNGRÍA RUMANÍA MOL. MAR NEGRO RUSIA SERBIA BULGARIA TURQUÍA ITALIA ALBANIA MAC. GRECIA MAR MEDITERRÁMEO Países potencialmente implicados en el proyecto South Stream sumo del gas ruso. Para desesperación de las autoridades comunitarias, que ven no sólo peligrar el proyecto Nabucco sino toda la estrategia dirigida a aliviar su dependen- Principales redes de gasoductos y oleoductos Ucrania, 2006 La red rusa del gas compite abiertamente con el Nabucco de la UE, lo que no evita que los búlgaros se sumen al proyecto del Kremlin El plan europeo de un gasoducto por Turquía y Bulgaria no despega por falta de acuerdo en el trazado y por Irán cia de Rusia, que hoy suministra más del 25 por ciento del gas que consume la UE y hasta un tercio del petróleo que importan algunos países europeos. La crisis de enero de 2006 entre Moscú y el Gobierno antirruso de Ucrania, que provocó la reducción durante varios días de parte del suministro de gas ruso a varios países de la Unión, puso de relieve el peligro de la subordinación energética europea a los dictados del Kremlin. Con el gasoducto South Stream Rusia pretende no sólo ampliar su control del suministro a Europa, sino además reducir el riesgo que plantean a sus redes energéticas del norte gobiernos hostiles como Ucrania o Polonia. El proyecto energético meridional tiene además una clara plusvalía política, en plena crisis por el ABC Proyecto ruso de gasoducto South Stream Proyecto europeo de gasoducto Nabucco alumbramiento del nuevo Estado kosovar. Para este objetivo, la diplomacia rusa está haciendo valer no sólo razones económicas, sino también otras de carácter histórico, cultural y religioso, en particular con naciones de mayoría ortodoxa como Serbia, Grecia o Bulgaria. El argumento que esgrimen Atenas y Sofía- -se trata, dicen, de acuerdos bilaterales que no dañan sus compromisos comunitarios- -apenas sirve para ocultar la indigencia y falta de pegada de la política exterior europea. Con el cierre de los acuerdos de South Stream con Bulgaria y Serbia, el Kremlin avanza en su estrategia de convertirse en patrón del suministro de un recurso energético clave, tanto en términos económicos como políticos, cuando se agrandan las diferencias entre Moscú y la UE en cuestiones tan sensibles como Kosovo o la relación con los regímenes de Irán y Corea del Norte. España se encuentra a salvo de un eventual chantaje energético del Kremlin, ya que el grueso de sus importaciones de gas proceden de Argelia. Rusia se encuentra demasiado lejos, y además el 60 por ciento del carburante que consume el mercado español es gas natural licuado, un tipo de combustible que no exporta Moscú. La mala noticia es la subordinación energética respecto a un país sometido a la amenaza islamista del GIA y, desde hace poco, de Al Qaida del Magreb. España, al margen Más de medio centenar de muertos en un día de duros enfrentamientos en Kenia AFP NAKURU (KENIA) Unas cincuenta personas murieron en poco más de un día en la provincia del Valle de Rift, en el oeste de Kenia, escenario de violentos enfrentamientos étnico- políticos en un contexto de violación sistemática de los derechos humanos, en palabras de Kofi Annan. En Nakuru, la capital de la provincia, 34 personas murieron el viernes por la noche; otros 15 cadáveres fueron descubiertos ayer sábado en el vecino distrito de Molo. Desde el jueves por la noche 64 personas han muerto en la provincia, según datos de la policía. Más de 800 personas murieron en los enfrentamientos político- étnicos que estallaron en Kenia tras la reelección el 27 de diciembre del presidente Mwai Kibaki, a quien el líder de la oposición Raila Odinga acusa de haberle robado la victoria. Pese al toque de queda impuesto en Nakuru, las casas arden y la violencia estalló de nuevo explicó ayer a la AFP el sábado por la tarde un portavoz de la Cruz Roja, Anthony Mwangi. ABC. es Un joven con una flecha incrustada en su cabeza, ayer en un hospital de Nakururu REUTERS Galería de fotos del violento conflicto étnico en Kenia en abc. es internacional