Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
36 INTERNACIONAL www. abc. es internacional DOMINGO 27- -1- -2008 ABC Barack Obama frena la inercia de Hillary con una clara victoria en Carolina del Sur Una profunda polarización racial termina por imponerse en la primera cita electoral sureña de los demócratas PEDRO RODRÍGUEZ. CORRESPONSAL WASHINGTON. Tras una semana de dura campaña, repleta de ataques cada vez más personales, el senador afro- americano Barack Obama se impuso anoche con una abultada ventaja sobre la ex primera dama Hillary Clinton en las primarias demócratas de Carolina del Sur. Un triunfo que de acuerdo a las encuestas realizadas la salida de los colegios electorales está cimentado en el preponderante voto afro- americano, que representaba casi la mitad de los participantes en las primarias demócratas de Carolina Sur y que en bloque se ha pronunciado a favor del senador por Illinois. Con este triunfo, la campaña presidencial de Obama aspira a detener la inercia lograda por Hillary en New Hampshire y Nevada para competir en igualdad de condiciones de cara al Súper- Martes convocado para el próximo 5 de febrero. Fecha en la que una veintena de Estados de la Unión, en el equivalente a unas primarias a nivel nacional, elegirán a casi la mitad de los delegados para determinar las nominaciones presidenciales de republicanos y demócratas. Ante el tono virulento alcanzado en este pulso electoral, Hillary Clinton ha optado por aliviar un poco la controversia generada por el activismo irascible demostrado por su marido. La senadora por Nueva York ha explicado la conducta de Bill Clinton como resultado de su apasionada personalidad, indicando que él mismo ha reconocido que quizá se haya sobrepasado un poco Al comienzo del recuento, la ex primera dama no tenía claro si había quedado segunda o tercera en la cita de Carolina del Sur. Este decepcionante resultado para Hillary confirma también el intenso esfuerzo realizado en Carolina del Sur por John Edwards, el tercer candidato en disputa por la nominación demócrata que todavía no ha ganado ninguna primaria. El ex senador contaba a su favor haber su condición de sureño y haber ganado hace cuatro años frente a John Kerry en Ca- La pasión de Bill El responsable de un peculiar centro de votación del caucus de Carolina del Sur, a la espera de participantes, en la localidad de Latta REUTERS ELECCIONES USA 2008 Ramón Pérez- Maura LOS REPUBLICANOS QUIEREN A HILLARY ás allá del resultado de las primarias de ayer en Carolina del Sur, la tendencia para Hillary Clinton es buena. El respaldo editorial que recibió su candidatura del New M York Times el pasado viernes podrá ser todo lo previsible que se quiera, pero refleja también cuál es la posición más extendida en el aparato del Partido Demócrata. Quienes tienen el control de los partidos políticos siempre quieren tener como jefe a alguien con quien se identifiquen con facilidad. Porque los grandes cambios pueden empezar por sustituir a uno mismo. Barack Obama es un soplo de aire fresco dentro de la política norteamericana. Tan fresco que su experiencia se limita a menos de un mandato en el Senado. Y es cierto que ese tipo de candidaturas suelen tener mucho gancho, pero lo tienen mucho más entre los vo- tantes no adscritos a ningún partido que entre la militancia. Y finalmente es ésta la que elige al candidato a la Presidencia. Quizá resulte sorprendente, pero también para los republicanos Hillary puede resultar el enemigo más fácil de confrontar. Casi contra lo único que no puede combatir el plantel de candidatos republicanos que todavía está en la carrera es contra el cartel de cambio y novedad que encarna Obama. En cambio Hillary... Lo más revelador de las primarias de Carolina del Sur ha sido la campaña de Clinton. De Bill Clinton. He ahí una paradoja. Estamos aburridos de ver a los candidatos norteame- ricanos acompañados siempre de su consorte: aspirantes a presidente, senador o gobernador aparecen en todos los actos con su marido o mujer. Pero ni Bush padre, cuya mujer era la primera dama más popular de todos los tiempos, se atrevió nunca a que ella hiciera campaña por separado de él de forma sistemática. Dado que esto es lo que estamos viendo, supongo que es legítimo preguntarse- -con perdón de las feministas- -si Hillary Clinton estaría aquí sin haber sido la mujer de Los republicanos creen que ahí tienen un filón que explotar sólo equiparable a otro dato: Hillary es, con mucho, el candidato con mayor índice de rechazo.