Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
34 ESPAÑA DOMINGO 27 s 1 s 2008 ABC Segunda muerte en menos de quince días por una cirugía de la obesidad en Barcelona La víctima, una mujer de 48 años, se sometió a una intervención para hacerle un by pass gástrico que se complicó J. GUIL BARCELONA. En apenas dos semanas, la cirugía encaminada a reducir la obesidad se ha cobrado dos víctimas en Barcelona. Una mujer de 48 años murió en la noche del pasado viernes en la clínica Sagrada Familia de la capital catalana tras someterse el lunes a una operación, un by pass gástrico. La paciente no llegó a despertar tras la intervención, y quedó en estado de muerte cerebral. El pasado 11 de enero Laura R. M. de 19 años, murió en la Clínica CIMA después de que le implantasen una banda gástrica vía endoscópica. Su caso ya está siendo investigado por un juzgado. En el caso de la mujer de 48 años, casada y con dos hijas, su familia prevé denunciar por negligencia al cirujano que la operó, Antoni Alastrué, pues cree que la paciente no recibió la atención adecuada en las horas posteriores a la intervención y que se demoró su ingre- so en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) de la clínica hasta que fue demasiado tarde. Asimismo, la asociación El Defensor del Paciente solicitó ayer a la Fiscalía Superior de Cataluña y a la Consejería de Salud de la Generalitat que investiguen el caso. La réplica de la propia Consejería de Salud fue anunciar que abrirá un expediente informativo, una actuación habitual en estos casos y que no presupone una mala praxis por parte del cirujano. A todo ello, la Clínica Sagrada Familia emitió ayer un escueto comunicado en el que afirma que la muerte de esta paciente no se debió a negligencia alguna por parte del centro y recordó que este tipo de intervenciones son de alto riesgo y que tienen un índice de mortalidad de entre el 2 y el 3 por ciento. Finalmente, en declaraciones publicadas ayer por el diario La Vanguardia el director médico de la clínica, Josep Lleberia, sostuvo que se actuó correctamente ante una complicación postoperatoria, sostiene él, inusual. Según informó el citado rotativo, de fuentes de la familia de la fallecida, en este caso, el cirujano que operó a la mujer- -con amplia experiencia- -decidió practicar a la paciente un by pass gástrico- -que consiste en cerrar gran parte del estómago y cambiar el empalme del intestino- pese a que no padecía obesidad mórbida. No obstante, la fallecida estaba muy afectada por su peso. Siempre según la versión de la familia, la fallecida salió del quirófano con un nivel sanguíneo muy bajo y, en lugar de trasladarla a la UCI, la llevaron a una habitación y les dijeron que todo había ido bien. La mujer empezó a vomitar sangre unas tres horas después de la operación y, al día siguiente, sufrió un paro cardíaco del que pudo ser reanimada tras 45 minutos de asistencia. Finalmente, tuvo que ser operada de nuevo para contener la hemorragia y, según los médicos, pese a que la intervención fue bien, ya había sufrido daños cerebrales irreparables durante el paro cardíaco. La mujer ya no recuperó la conciencia y desde hacía un par de días no tenía actividad cerebral, aunque fue en la noche del pasado viernes cuando su corazón dejó de latir. La clínica niega una negligencia El Defensor del Paciente pide que la Fiscalía Superior de Cataluña y Salud investiguen el caso