Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 27- -1- -2008 El debate del abortosEl testimonio de una menor obligada a abortar ESPAÑA 33 LOS DOLOROSOS SUCESOS DE BARCELONA Es lo más grave que ha sucedido en la profesión médica en Cataluña: infanticidios en serie perpetrados por colegiados desde hace años De hecho, son muy pocos los psiquiatras que, con la que está cayendo, firman tranquilos un certificado de peligrosidad de un embarazo. Los centros organizaron hace un par de semanas una huelga de cinco días que, de hecho, no fue otra cosa que un cierre patronal encubierto. Ojalá se produzca una moratoria de facto. He percibido estas semanas verdadera preocupación por parte de personas de cualquier pensamiento, algunos a años luz del mío. Una gran mayoría muestra los rasgos mínimos de humanidad y dice basta, hagamos algo para proteger a los débiles Esto me ha hecho recuperar la fe y la esperanza en esta nuestra sociedad occidental hiperalimentada y apática. Junto a medidas policiales y judiciales, necesarias siempre en un Estado de Derecho ya que los seres humanos podemos embrutecernos hasta el límite de lo soportable, nuestra sociedad debe dar más de una respuesta y propuesta a las madres gestantes con problemas. Redes de ayuda, humanización de la Medicina y quizá algunas medidas de estricto control público de la maldita ley que despenaliza la que llaman interrupción del embarazo. Cuando yo era un estudiante de Medicina de los primeros cursos, estaba en marcha una de las operaciones más mendaces de concienciación de la opinión pública. Esto es, que había muchas mujeres muertas por abortos clandestinos. Su legalización- -bajo estrictas condiciones, nos decían- -haría que se practicasen sólo los necesarios. Y éstos serían unos cientos... Pues bien, ahora hay 100.000 declarados por año y la tendencia es a su aumento. Y es posible que se trate de un número a la baja puesto que los centros, para no dar pistas sobre sus ingresos, declaran hasta ahora los que quieren. Deberíamos aprender de aquellos países en los que se respeta la vida naciente y no hay serios problemas de orden público por ello. Ya hemos probado el camino del aborto. Quizá ahora es tiempo de una moratoria, de alguna autocrítica, de la asunción de responsabilidades como seres maduros de una democracia de años. Somos humanos y tenemos inteligencia. Podemos resolver el problema de una manera humana. Ahora. Dr. José María Simón Castellví Presidente de la Federación Internacional de Asociaciones Médicas Católicas pizpireta Paula, su pequeña de cuatro años, su pasión, un hijo lo es todo. No me he separado de ella ni un minuto desde que nació. Cuando estás sin rumbo en la vida, y de eso yo sé un rato, tu bebé te da un objetivo Me he decidido a contar mi experiencia- -reconoce- porque creo que si buscas ayuda la encuentras, pero sobre todo porque falta información. Te dan muy poca información y si la dieran, muchas mujeres no abortarían, porque no es algo ni sencillo ni indoloro. Es el peor de los asesinatos. El sufrimiento es terrible. Tu hijo, tu propio ser, no se ha muerto porque se haya puesto enfermo o haya tenido un accidente, sino porque tu decides acabar con él. Pesa sobre tu conciencia toda la vida. Así de crudo Beatriz Mariscal, psicóloga especialista en tratar a mujeres que han pasado por ese trance, señala que debería hablarse de síndrome post aborto, pese a que no esté recogido en los manuales de diagnóstico. Casi todas las mujeres pasan por unas fases muy similares. Se Se sentía tan vacía después del aborto que decidió quedarse embarazada enseguida y esta vez sí dar a luz Proceso de duelo repiten en casi todas. Sufren un estrés agudo, depresiones muy profundas. Casi siempre las mujeres precisan de tratamiento psicológico y psiquiátrico, con medicación. Básicamente padecen un proceso de duelo, acentuado por un fuerte sentimiento de culpabilidad, porque han sido ellas las que han acabado con su hijo Una mujer que aborta va a pasar, según explica la especialista, antes o después, según sus características, por todas o por algunas de estas cinco fases: 1 el shock inicial, cuando se enteran de lo que han hecho; 2 la negación; 3 la ira (se muestran irritable, se bombardean con frases como por qué me pasa a mi esto 4 la depresión (se sienten culpables, las domina la apatía) y 5 la acepta- ción y entonces quieren ayudar a otras mujeres en su misma situación, o contar públicamente lo que les ha pasado. Hay que tener mucho cuidado, porque es frecuente que quieran dar ese paso antes de lo recomendado y hay que frenarlas El camino para llegar hasta el último estadio es largo. Nunca menos de un año de terapia- -matiza Mariscal- aunque en realidad les dura toda la vida. Hay que realizar revisiones cuando vuelven a quedarse embarazadas y son madres porque pueden proyectar en sus hijos los sentimientos de culpabilidad, con un exceso de protección hacia ellos Beatriz señala, además, que en sus pacientes encuentra rasgos muy parecidos: Son mujeres con falta de valores, inmaduras, que sufren cierta inestabilidad, que actúan bajo la influencia muy fuerte de padres, novios o parejas y que se ven sometidas a una intensa presión social, económica o laboral Más información sobre ayudas para las mujeres que no quiere abortar en: http: www. vozvictimas. org o puedo dejar de hablar de los dolorosos sucesos de Barcelona. Se trata de la ciudad en la que he vivido y trabajado la mayor parte de mi vida. Una urbe abierta, cosmopolita, trabajadora, acogedora, aunque también secularizada y a veces fría y sucia como tantas grandes ciudades. Ahora la comparto con Roma debido a las ocupaciones de la presidencia internacional de los médicos católicos. Es lo más grave que ha sucedido en la profesión médica jamás en Cataluña: infanticidios en serie perpetrados por colegiados desde hace años con una anestesia total por parte de quienes deberían haber velado por la dignidad de la profesión médica y por la protección de los Derechos Humanos. Ni la Generalidad de Cataluña ni el Colegio de Médicos de Barcelona han movido un dedo a pesar de todas las evidencias que provenían de diarios, televisiones públicas y privadas de toda Europa, de las denuncias presentadas ante diversas instancias, etc. etc. Fracaso total. Omisión culpable. Omertà absoluta. Ha tenido que ser una conjunción de acciones de grupos diversos y una decidida voluntad política por parte del Gobierno para que se investigase y se detuviese la sangría. Fiscalía, Guardia Civil y juzgado se han aprestado a intervenir. Esto ha hecho que se salven directamente algunos niños. Me dicen muchos de mis colegas que hoy por hoy ha disminuido mucho el flujo de las llamadas pacientes hacia los centros de práctica abortiva. N Me dicen muchos de mis colegas que hoy por hoy ha disminuido mucho el flujo de las llamadas pacientes hacia los centros de práctica abortiva