Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 27- -1- -2008 11 MODELO FAMILIAR Sin la familia tradicional, en España hubiera sido imposible la consolidación democrática con las tasas de paro que se sufrieron en los 80 y parte de los 90 ECONOMÍA Debe discutirse sobre el fondo y el futuro sin pánico. Entre la pachorra infinita y el terror, las personas razonables se sitúan en una alerta preocupada CAMBIO GENERACIONAL Si la clase política actual tiene entre 50 y 70 años, salvo excepciones, y se cree al comienzo de un horizonte grandioso, ¿por qué va a pensar el resto de la generación a la que pertenece que está al final de la etapa? INMIGRACIÓN Pérez- Díaz alerta de lo calamitoso que resultaría que se rompiera el puente entre abuelos y nietos, una doble línea de amor e inteligencia tos jurídicos que cada sociedad crea conveniente. Lo fundamental no va por la vía de aplicar ciertas reglas de procedimiento para que los contratos sean de una u otra forma; lo esencial sigue ocurriendo, hoy por hoy, empírica y normativamente, en torno a la experiencia de la familia tradicional, con algunas variantes. Tiene muy buena salud, por el momento. La intensidad de los afectos y la importancia de los intereses que traban estas estructuras familiares son enormes. Y es lo que permite absorber muchos choques externos. Sin ella, en España hubiera sido imposible la propia consolidación democrática, si se piensa en las tasas de paro de los años 80 y buena parte de los 90, muchos años en torno al 20 Quien resolvió esos gravísimos problemas fue el pueblo llano, porque había una estructura familiar que aguantó. Un patrón que se repite en épocas de crisis. También hoy el sistema de bienestar se sustenta en apoyos familiares. Una buena parte de la vida económica pasa por empresas que tienen componentes familiares importantísimos. Su llegada no garantiza nuestro sistema de pensiones. Los nuevos cotizantes acabarán siendo receptores. Es un problema de equilibrio a largo plazo tras pensiones? -No. La llegada de inmigrantes aumenta los cotizantes, pero, en el largo plazo, éstos acabarán siendo receptores del sistema; por eso los problemas del equilibrio del sistema hay que verlos en el largo plazo. -Otro número conmovedor: el 20 de los españoles entre 50 y 70 años sigue pagando hipoteca. -Hay que tener en cuenta que el 90 tiene casa propia. Los españoles somos un pueblo de obsesos inmobiliarios que queremos a toda costa tener propiedad, lo que no pasa tanto en otros países. Y por eso se pagan las hipotecas; el hecho puede ser preocupante o no, según como evolucione la situación. ¿Es de los que ve en la inmigración la tabla de salvación de nues- -Aquí no se pueden tomar posiciones en términos de blanco o negro. Los expertos dicen desde hace muchos años que va a haber una crisis del sistema de bienestar, que la gente se va jubilando antes, y luego va a tener 20 ó 30 ó 40 años en que va a ser receptora de un servicio que financiará la Seguridad Social. Serán cotizantes con- -Hay otros datos que hielan la sangre: el 37 de los encuestados se queda sin habla cuando se le pregunta, ante una duda razonable, si cree que podrá cobrar su pensión del Estado. vertidos en receptores. Y además habrá que cuidarlos con atenciones sanitarias y sociales crecientes. Eso supone gasto. Del lado de la cotización, la gente tiene menos hijos y se preven menos cotizantes. Se piensa que ingresos y gastos no van a encajar en el medio y largo plazo. Parece elemental. ¿Qué solución tiene? O vienen inmigrantes, o se aumentan las cotizaciones, o se jubila la gente más tarde, o se reducen las pensiones y los servicios. La gente no quiere jubilarse más tarde, no quiere cotizaciones más altas y no quiere reducir los servicios. Los políticos dudan. Así que se van ajustando las cosas a su aire. Vienen los inmigrantes. Los que pueden, cogen planes de pensiones privados, y el gobierno lo incentiva diciendo: si usted tiene niveles de ingresos modestos, la pensión se parecerá mucho a sus ingresos; pero si los tiene más altos, su pensión va a ser comparativamente muy baja. -La gente suele situar el momento de la jubilación en torno a los 60 años; a veces lo hace antes. Lo acepta cuando llega, no quiere trabajar mucho más, le parece decente hacerlo entonces, y razonable porque hoy por hoy lo ve en el contexto de cierto equilibrio de recursos económicos, sociales, de salud. No creo probable que ese equilibrio vaya a cambiar mucho en el corto plazo. Por tanto, creo que va a haber una resistencia (Pasa a la página siguiente) -El 95 de los españoles en activo no estaría dispuesto a jubilarse después de los 65 años. ¿Es factible esa reticencia?