Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
82 CIENCIA FUTUROsSALUD y www. abc. es salud SÁBADO 26- -1- -2008 ABC A partir de las tres de la tarde, las urgencias las atienden fundamentalmente los médicos residentes Urgencias, situación límite La asistencia a las urgencias hospitalarias crece cada año y en estos meses la afluencia se multiplica y se colapsan los servicios. Cada vez son menos los profesionales dispuestos a elegir este destino que ya empieza a cubrirse de forma precaria POR PILAR QUIJADA FOTOS IGNACIO GIL MADRID. El número de personas que acuden a las urgencias de los hospitales aumenta en nuestro país a razón de un 4 cada año. Además hay escasez de personal sanitario para atender a los usuarios, que en esta época del año incrementan su afluencia a causa de procesos respiratorios, enterocolitis y urgencias pediátricas, entre otras afecciones que la mayoría de las veces- -casi tres de cada cuatro- -podrían atenderse en los centros de salud. Las cargas de trabajo que no ceden, con picos más acusados a mediodía- -entre las doce y las 4- -y durante la tarde, excepto cuando hay algún acontecimiento televisivo, y unas plantillas muy ajustadas provocan entre los profesionales situaciones como la vivida hace unas semanas en el hospital de Móstoles, donde nueve médicos abandonaron el Servicio de Urgencias en pocos días. Con la actual escasez de médicos, los profesionales pueden elegir destino y los servicios de urgencias empiezan a estar a la cola de las preferencias. Hasta el punto de que en ocasiones se ha hecho necesario recurrir a la contratación de médicos de otras nacionalidades con dificultades con el idioma, confirma Tomás Toranzos, vicepresidente de la Sociedad Española de Medicina de Urgencias y Emergencias (SEMES) Y esto a pesar de que en urgencias la comunicación con el paciente es fundamental, pues hay que tomar decisiones rápidas y recoger información sobre el motivo de consulta para poder orientar al proceso En opinión del Vicepresidente de SEMES y adjunto del Servicio de Urgencias del Hospital Virgen de la Concha, de Zamora, no es admisible que todos los años por las mismas fechas y en las mismas circunstancias los servicios de Urgencias estén desbordados, los enfermos en malas condiciones, los profesionales trabajando a destajo y, sobre todo, deteriorándose la calidad de la asistencia Para Toranzos, las Administraciones han encontrado la coartada perfecta al echarle la culpa a los ciudadanos, que abusan del servicio, y al virus de la gripe Aunque Toranzos reconoce que la solución no es fácil, a su juicio pasa por adecuar las plantillas de urgencias, que deben tener alguna compensación positiva- -más descansos, menos cargas y una mayor motivación profesional en cuanto a formación- Desde SEMES se apoya la creación de la especialidad de Medicina de Urgencias como una más de las posibilidades de elección dentro del programa de formación de médicos residentes. En opinión de Manuel Moya Mir, presidente de la Sociedad de Medicina de Urgencias y Emergencias de la Comunidad de Madrid, la existencia de la especialidad de Medicina de Urgencias- -a semejanza de lo que ocurre en la mayoría de los países anglosajones y algunos europeos- -garantizaría que la atención profesional fuera perfecta No obstante, aclara que ahora la mayoría de los profesionales de urgencias están bien preparados, aunque no exista la especialidad en España, porque se han especializado a lo largo de muchos años de ejercicio profesional Sin embargo, si no se nos facilita nuestra labor, a medida que nos vayamos jubilando o volviendo a nuestras especialidades iniciales, en breve no habrá médicos para atender las urgencias hospitalarias. Y habrá que rellenarlo de alguna forma, con médicos que estén de paso en los servicios, sin la formación suficiente, o de otros países, en ocasiones sin ninguna especialización. Desde luego, la atención no va a ser Algunos colectivos de médicos defienden la creación de una especialidad de Urgencias Con las jubilaciones, en breve no habrá médicos para atender las urgencias hospitalarias Médicos de paso