Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
80 CIENCIAyFUTURO www. abc. es cienciayfuturo SÁBADO 26- -1- -2008 ABC La Iglesia reprueba la clonación del CIPF pero respalda la investigación con células adultas El Instituto de Ciencias de la Vida de la Universidad Católica de Valencia rechaza todo proyecto que destruya embriones LUZ DERQUI VALENCIA. La luz verde del Instituto Carlos III a un proyecto del Centro de Investigación Príncipe Felipe (CIPF) de Valencia para realizar pruebas con transferencia nuclear- -la misma técnica que se utilizó para clonar a la famosa oveja Dolly -ha abierto la caja de Pandora. El proyecto del centro valenciano vinculado a la Generalidad será el primero de España en utilizar la clonación, una técnica rodeada de controversia ético- moral. En este caso, la aplicación se dirigirá al estudio de la epilepsia infantil y la paraplejia espástica. La unanimidad que existe entre los científicos en cuanto a que el futuro de la medicina pasa incuestionablemente por la medicina regenerativa se rompe cuando se trata de decidir las técnicas empleadas en la investigación con células madre. En este sentido, la reacción de la Iglesia no se ha hecho esperar y ayer, un día después de que los científicos dieran detalles de su proyecto, el Instituto de Ciencias de la Vida (ICV) de la Universidad Católica de Valencia, dependiente del Arzobispado valenciano, emitió un comunicado de reprobación de la investigación que prepara el equipo de Miodrag Sotojkovic, subdirector del CIPF. Pese a mostrar su decidido apoyo a todas las investigaciones que se realizan en ese prestigioso centro desde el instituto dirigido por el jefe del departamento de Biopatología Clínica del Hospital La Fe, Justo Aznar, se insiste en que no se puede apoyar unas investigaciones dirigidas a producir embriones humanos clonados, que posteriormente deberán ser destruidos para conseguir las células madre embrionarias necesarias para desarrollar las líneas celulares que para sus investigaciones requieren lo que se califica de éticamente reprobable. Por el contrario, el Instituto mostró su total apoyo a otras líneas de investigación que siguen con células madre, como la reprogramación celular, un camino recientemente abierto que constituye una nueva posibilidad para obtener un material biológico experimental que puede sustituir a las células madre embrionarias De esta técnica, en el comunicado se destacan sus indudables ventajas técnicas por su facilidad para obtener las células, además de las ventajas económicas y éticas, ya que no precisa la destrucción de embriones humanos. Igualmente, el ICV se congratula por las investigaciones que se llevan a cabo en el centro valenciano utilizando células madre de tejidos adultos, de las que, dice, en este momento son sin ninguna duda la única posibilidad real para fines terapéuticos En este sentido, Justo Aznar, en una entrevista concedida recientemente a ABC, destacaba que hablar de clonación terapéutica es sólo una manera de facilitar la entrada de esta técnica a la sociedad, porque hoy por hoy no existe ningún proyecto en el que la clonación tenga fines terapéuticos y por lo tanto sólo es para crear embriones para experimentar con ellos, algo que desde luego es inaceptable Asimismo, reconocía que las células madre embrionarias son un material biológico precioso para estudiar, aunque añadía que su obtención a partir de embriones humanos no es el camino adecuado De la misma forma, el científico recordaba que de los más de 700 protocolos de investigación clínica con células madre en todo el mundo, ninguno es con células madre embrionarias, y reconocía que aunque las células madre adultas tienen menos plasticidad, son más controlables, ya que con las células madre embrionarias hay un importante riesgo de rechazo Única posibilidad real Miodrag Stojkovic durante la presentación de su proyecto con transferencia nuclear MIKEL PONCE Diferentes caminos para lograr un mismo objetivo Aunque diga el refrán que el fin justifica los medios, son innumerables los científicos que discrepan de esta afirmación. La medicina regenerativa se basa en la reparación de órganos mediante el uso de terapia celular, pero la obtención de estas células puede seguir muchos caminos, unos aceptados por la Iglesia y otros no. Hoy en día nadie pone reparos a la investigación con células adultas, aunque sí a la investigación con células embrionarias. Además, en los últimos meses han aparecido nuevas técnicas como la reprogramación, que Más información en: www. observatoriobioetica. com consiste en conseguir células troncales similares a las embrionarias a partir de una célula adulta, lo que abrió muchas expectativas, ya que cumple con todos los requisitos científicos pero también éticos. Por último, otra vía es la obtención de líneas celulares a partir de células madre embrionarias sin destruir el embrión. Precisamente esta línea de trabajo, que desarrolla el valenciano Carlos Simón, fue también autorizada por el Ministerio a la vez que el proyecto de clonación. Se trata de extraer una célula cuando el embrión tiene sólo dos días de vida, igual que se hace para el diagnostico de enfermedades. Esa célula se utiliza para la investigación, mientras que el embrión se implanta en la madre y sigue su desarrollo.