Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 26- -1- -2008 El hispanista John Elliott, nombrado doctor honoris causa por la Carlos III 75 Nunca como ahora vimos que, con el Irán atómico, la seguridad de Israel y Europa son la misma cosa ya dijo que los enemigos de las sociedades abiertas se aprovechan de esa permeabilidad para atarcarlas. Pero él veía en ello fuerza, no una debilidad. ¿Seguimos igual, 2.500 años después? -La cita describe lo que no debemos olvidar. Los atentados de Madrid no fueron los primeros, ni seguramente serán los últimos de nuestra historia. La democracia afronta la existencia de gente que aprovecha nuestra libertad para atacarnos. Pero, ¿debemos cambiar? Mi país recibe cada año 250.000 inmigrantes. Y España también a muchos. Necesitamos que vengan a trabajar, por la economía y porque casi la totalidad de ellos ayudan a que nuestro país se convierta en un lugar mejor. Esto incluye a muchos inmigrantes de fe islámica, que son buenos trabajadores, padres, esposos, vecinos, ciudadanos... Y sólo un 0,0001 de esta población urde redes para poner bombas en los trenes. Estos pocos nos amenazan, nos dañan, pero también dañan y amenazan a la población islámica inmigrante. Porque les hacen la vida imposible. Debemos luchar contra esos pocos, con las armas de la ley. Y eso quiere decir sin torturas ni oscuras detenciones. La democracia lucha con una mano atada a la espalda. Pero ganará por eso, precisamente. -Soy escéptico. A medio plazo, reforma, educación y pluralismo político son las mejores garantías de estabilidad. A corto plazo, todo es más complicado. El rey de Marruecos no es estúpido. Sabe que tendrá que hacer reformas. Si va demasiado deprisa perderá el trono. Si se demora demasiado, también. ¿Cuál es el ritmo adecuado? Nosotros no podemos decírselo, depende del rey de Marruecos. Nos queda el diálogo con él, y también es recibir a sus ciudadanos y decir, a los marroquíes, argelinos, egipcios... Bienvenidos, aquí están nuestras normas. Si quieren ser ciudadanos iguales, aquí están. Nada de violencia. El multiculturalismo es bueno si se cumplen las normas, y las normas son pocas y simples. -Debemos abrirlos. Deben ir al colegio, y a la universidad, y progresar hasta dirigir nuestros bancos. En mi país tenemos una de las más exitosas sociedades multiculturales, con parlamentarios musulmanes. Pero no basta. El multiculturalismo es bueno sólo si aceptamos que un día España puede tener un primer ministro islámico. Será difícil, por la historia de España, pero posible. Es la lógica del multiculturalismo y debemos vivir con lógica. No podemos decir que somos iguales y permitir guetos. Las reglas obligan a todo el mundo. ¿Tenemos capacidad de convicción para que las sociedades islámicas avancen hacia esos límites al poder y la teocracia? diendo los límites de la fuerza que puede ser empleada contra ellos. ¡Qué idea tan radical, aun después de 2.500 años! Es la mejor. Si somos algo, es justamente lo que dibujan esos límites. Pericles lo entendió bien. Gustavo Dudamel, ayer durante el ensayo con la Joven Orquesta Simón Bolívar de Venezuela EFE -Pero en la práctica ha creado guetos culturales. Dudamel: Hay que mimar al mundo con música El director de orquesta venezolano cree que la formación musical tiene sus consecuencias en el entorno de los jóvenes FÉLIX IGLESIAS VALLADOLID. El joven director venezolano Gustavo Dudamel cumple hoy 27 años. Ayer, cuando atendió a los medios de comunicación en un descanso de los ensayos en Valladolid, donde junto a la Joven Orquesta Simón Bolívar interpretó La consagración de la primavera, cuadro de la Rusia pagana en dos partes de Stravinski y la Sinfonía número 5 en Mi menor, opus 764 de Chaikovski, tomó repentina conciencia, mientras gesticulaba, del paso del tiempo. Quizá por ello confesó que sigo siendo el niño que comenzó con la música. No quiero perder a ese niño. Es verdad que con el tiempo llega la madurez, que para mí significa humildad Con esa virtud se dirige a los muchachos durante el ensayo en la sala sinfónica del Centro Cultura Miguel Delibes. Con sus rizos volando de un lado a otro, conduce a los centenares de jóvenes músicos, que repiten varios pasajes de Stravinski. Interrumpe a sus músicos para que den más brío a unas notas o atemperen el ímpetu de un arranque. La complicidad vuela entre sonrisas y particulares guiños, pero todos saben que Dudamel es quien manda y asumen al milímetro sus consejos y órdenes. A pesar de la meteórica carrera de este director, aclamamos en medio mundo, tiene claro que no puedo ni debo despegarme del suelo. Los halagos pueden hacerte perder la realidad, pero para mí hacen que refuerce mi compromiso, que sea más exigente conmigo Sin embargo, esa exigencia del líder, que ha cuajado una trayectoria rauda y veloz, asegura que no le aleja de sus orígenes: A muchos de los músicos los conozco desde que teníamos cuatro años, lo que supone todo un compromiso para todos Y es que el Sistema de Orquestas Juveniles e Infantiles de Venezuela, conocido en el país caribeño como El Sistema, es el germen de la Joven Orquesta Simón Bolívar y del fenómeno Dudamel. Él tiene claro que, a pesar de sus compromisos internacionales (titular de la orquestas de Gotheborg y de Los Ángeles) es fiel: Es un producto que hay que mantener, pues se basa en la música, en su belleza, en la sensibilidad, algo que ha perdido este convulso mundo, y que hay que propagar. Hay que mimar el mundo con música No en vano, Dudamel reitera que la vida se complementa con la música y la música con la vida Quizá por ello, tal como reconoció ya esté pensando en su primer Brückner y en su primer cochinillo de Segovia Sin olvidar por un momento El Sistema- -fundado en 1976 por José Antonio Abreu, que ayer fue nombrado embajador de Segovia 2016- el joven director tiene claro que se trata de mucho más que hacer una labor cultural: Cuando un niño entra, entra su familiar, entra parte de su sociedad. De ahí que todos estemos tan comprometidos unos con otros concluye Dudamel, que se marcha a los camerinos antes de engalarnarse para el concierto de la noche. Hoy dirigirá en Zaragoza y el domingo en Madrid. -Si es fiel a sí misma. -La democracia nace en Grecia, con los ciudadanos deci- Obama o Clinton pueden hacerlo mejor Obama o Clinton, según Ignatieff, pueden ser agentes de un gran cambio. Pueden proponer menos aventuras militaristas. Si se comprometen más con Naciones Unidas, el cambio climático, si lideran la promoción de la ley internacional, cambiarán las cosas muy deprisa. Incluso Latinoamerica cambiaría su relación con ellos. Uno aterriza en Miami y ve que si sólo despertara odio, nadie querría ir allí, pero todos quieren, porque es divertido, rico, y cálido. Adoran eso y también condenan a EE. UU. Si el nuevo presidente ve claro sólo estas dos cosas, que para el interés nacional es mucho mejor liderar con el ejemplo que con la fuerza, y aumentar y reforzar el multilateralismo... A nadie le gusta el imperialismo, pero, si América logra ese cambio, ¿estaríamos dispuestos a hacer nuestra parte? Si no queremos una potencia única, tendremos que ser más activos en política exterior, militar, contribuir a la seguridad internacional. Si no lo hacemos lo hará EE. UU. y lo hará peor. España es un país serio, con gran tradición de diplomacia y cultura (estamos en Cartagena, qué le voy a decir) Su país es importante para Cuba, Venezuela... Debe usar su influencia de manera positiva. La familia y la sociedad