Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 26 s 1 s 2008 MADRID 47 El Calvo detenido por el asesinato de un joyero en Toledo Se le considera el presunto autor material del crimen s Hay tres arrestados más M. J. ÁLVAREZ M. MORENO MADRID TOLEDO. Javier Bernuy Pérez, apodado El Calvo fue detenido el miércoles por su presunta relación con el asesinato de un joyero en El Casar de Escalona (Toledo) el pasado verano. Junto a él, agentes de la Guardia Civil arrestaron también a otras tres personas más. Se le considera el presunto autor material del homicidio, según ha podido saber ABC. Como se recordará, este delincuente es conocido por los incidentes y altercados que protagonizó hace poco más de un año con los vecinos del municipio en el que residía, situado en la localidad de Villaconejos (Madrid) En relación con los hechos que ahora se le imputan, ocurrieron el pasado 7 de junio en el citado municipio toledano, en donde se han producido todos los arrestos. La víctima, Antonio Sánchez, de 50 años, estaba casado y tenía dos hijos. Era el dueño de la joyería Anros de Talavera de la Reina y recorría la comarca vendiendo joyas y diversos artículos. El asesinato se produjo cuando volvía de visitar a una clienta que regentaba un chiringuito cerca del río Alberche en El Casar de Escalona. La zona en la que se le encontró, conocida como la Cañada Real Merinas, está a tres kilómetros del pueblo, a la salida de las urbanizaciones. Fue atacado en ese camino rural, al menos, por dos personas. Luego le apuñalaron, se apropiaron del botín y le arrebataron su vehículo. La agresión se produjo por la mañana, pero no fue hasta las 16.45 cuando el joyero fue hallado por varias personas. Aún estaba con vida, aunque en estado muy grave. El caso se mantiene bajo secreto de sumario en el Juzgado de Torrijos. El subdelegado del Gobierno en Toledo, Francisco Javier Corrochano- -quien confirmó ayer la detención de cuatro personas relacionadas con este homicidio- dejó abierta la posibilidad de que haya alguna más. El resto de los arrestados por su implicación en el asesi- Hijo, ¿le pego un tiro a este? dijo un día por una simple mirada De la agresividad y conflictividad de El Calvo saben mucho sus ex vecinos de Villaconejos. No en vano los habitantes del municipio prendieron fuego a su casa la Nochevieja de 2006. Los tenía atemorizados y querían que no volviera a pisar nunca más el pueblo. Uno de los episodios que relataron dice mucho de su forma de ser. Un vecino contó que un día vio cómo se acercaba a toda velocidad en un coche. Atónito, le miró, ya que iba a cruzar la calle. Y El Calvo le espetó: ¿Qué miras, maricón? Nada, solo cruzaba le replicó. Su respuesta fue, cogiendo el arma que llevaba guardaba en la guantera, y mirando al pequeño: Hijo, ¿le pego un tiro a este? Por suerte, no lo hizo. El Calvo en Onda Seis, poco después de salir de la cárcel el pasado mes de mayo nato del joyero son David F. V su mujer, Fátima S. G. y la madre del primero, María Nieves V L. El Calvo ha frecuentado El Casar de Escalona hasta su detención porque, según él, tenía parientes en el pueblo. Contaba que era tío de David, el otro detenido, aunque los apellidos no coinciden. Se da la circunstancia de que David vivía hasta su detención en una pequeña casa situada en la Cañada Real las Merinas, en la zona conocida como La bulaga. La vivienda está a unos 200 metros del lugar donde fue apuñalado el comerciante. Después del crimen, no se marchó de El Casar. Al contrario, hizo una vida normal junto a su mujer y sus tres hijos. Mientras, El Calvo iba y venía y se paseaba por el pueblo como si nada hubiera ocurrido. Lo vieron por primera vez en la primavera de 2007, meses antes del crimen. La Guardia Civil de Toledo llevaba mucho tiempo detrás de ambos, pero no los han detenido hasta reunir pruebas sufi- ÁNGEL DE ANTONIO A toda pastilla con coche nuevo Huida en el coche de la víctima cientes. Desde que la Policía local de El Casar supo de la presencia de El Calvo en el pueblo, intentó averiguar por dónde se movía, ya que sabía que era un individuo peligroso por lo sucedido en Villaconejos, municipio en el que había residido y que tuvo que abandonar al incendiarle la casa sus vecinos. A David no se le conoce ninguna ocupación. Cualquiera sabe responden en el pueblo. Esta misma semana la Policía Local llamó la atención al Calvo porque iba rápido con su coche nuevo por las calles FUE FUENTEOVEJUNA CUANDO VILLACONEJOS Doscientos vecinos de Villaconejos se amotinaron para vengarse de El Calvo Fue la Nochevieja de 2006. Prendieron fuego a su casa para que no volviera M. J. Á. MADRID. Todo un pueblo contra El Calvo Todos a una como Fuenteovejuna. Fue la venganza abrasadora de Villaconejos contra Javier Bernuy Pérez, considerado persona non grata en su municipio. Con un historial de numerosos antecedentes penales, entre ellos, el tráfico de drogas, tenía atormentados a los habitantes de ese pequeño municipio. La gota que hizo que el vaso se colmase ocurrió el 31 de diciembre de 2006. Un día antes, Javier Bernuy, acompañado de un grupo de amigos de Madrid, se presentó en el bar Chanquete. Allí, tras protagonizar un altercado con los clientes- -no sólo físico sino verbal- -y agredir al dueño, destrozaron el local. En la monumental bronca que armaron El Calvo y sus colegas llegaron a enfrentarse incluso a la Guardia Civil y se produjeron algunos disparos. El agresor llevaba una pistola de fogueo. Finalmente fue detenido y privado de libertad. El odio acumulado de todo un pueblo se encendió al día siguiente. El 112 recibió un aviso alertando de que un nutrido grupo de personas intentaba agredirles y quemarles la casa. Había dos edificios en llamas. Uno era la casa de El Calvo el otro, una nave taller de la misma familia. En el interior de la vivienda del detenido había dos personas. Cuando los Bomberos de la Comunidad llegaron para tratar de controlar el incendio, unos 200 vecinos trataron de impedírselo. Se amotinaron, organizando una particular revuelta popular Lo lograron durante cuarenta minutos, en los que la turba les impidió que los vehículos de extinción del fuego se abrieran paso. Así estallaba la ira de Villaconejos contra El Calvo y su familia. La vivienda se quemó pero las dos personas que había dentro no sufrieron daño alguno. Después, se multiplicaron las denuncias contra Bermuy, arrestado el 1 de enero de 2007 por un delito de atentado a la autoridad y por otra causa que le condenó a tres años en marzo de 2005. Todos los vecinos intentaban que no saliese de la cárcel y volviese el pueblo. Hemos vivimos seis años atemorizados. Amenazaba a todo el mundo, comerciantes incluidos, y estábamos acobardados explicaban a ABC. Fue puesto en libertad en mayo pasado. Volvió un par de veces a Villaconejos para ver a sus suegros. Vivió un tiempo en Villaverde- -en donde tiene familia- -tras su destierro forzado, Se le había perdido la pista en Madrid pero estaba haciendo de las suyas en Toledo.