Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 26 s 1 s 2008 INTERNACIONAL 31 Italia se debate entre un Gobierno provisional y elecciones anticipadas Un Ejecutivo de transición tendría como objetivo reformar la conflictiva ley electoral VERÓNICA BECERRIL CORRESPONSAL ROMA. Tras la dimisión de Romano Prodi el jueves al perder la votación de confianza en el Senado, el destino de la política italiana está en manos del presidente, Giorgio Napolitano, quien ayer mismo se puso manos a la obra. En su poder queda decidir qué hacer. O se opta por un gobierno de transición que permita cambiar la conflictiva ley electoral, o se va de nuevo a elecciones, dejando las cosas como están. Antes de que se procediera a votar en el Senado, Napolitano había instado a Romano Prodi a retirarse para crear un gobierno breve que concluyese la ley electoral. Ahora, el presidente ya no puede decidir sin consultar antes a todas las fuerzas políticas, tal como establece la praxis, y eso es lo que hizo ayer. Se reunió con los presidentes de la Cámara y del Senado, Fausto Bertinoti y Franco Marini, respectivamente, y después con los representantes de los grupos mixtos. La agenda, de infarto, para este ex comunista de 82 años, prevé más reuniones durante toda la jornada de hoy, prolongándose los encuentros hasta el martes 29 de enero, fecha en la que citará a los senadores vitalicios. Tome la decisión que tome verá caras largas por un lado u otro, pero esperemos que no se viva otra jornada circense como la del jueves en la que al final de la votación aparecieron botellas de champán y mortadela en un referencia al apelativo con el que se apoda despectivamente a Prodi. De aquella jornada sólo queda el recuerdo de un derrotado Prodi y de un acalorado senador del partido de Clemente Mastella, el Udeur que insultaba el cambio de posición de un colega. Los protagonistas fueron Nuccio Cusumano y Tommaso Barbato, el artífice de los insultos, que envió ayer una carta al presidente del Senado Jesús Neira Profesor de Teoría del Estado de la Universidad de San Pablo CEU LA CRISIS INTERMINABLE a imagen del escándalo desatado en el Senado italiano, la pelea política y los culpables señalados no pueden hacer olvidar que era una situación de gobierno difícil. Las crisis eran previsibles por el cambio sorprendente y errático de la ley electoral que ha deparado esta inestabilidad de un Ejecitvo que no ha llegado a pasar del ecuador de la legislatura. No es probable un nuevo Gobierno con el rumbo de afrontar una reforma electoral- -como desea el presidente Napolitano- -para eliminar o cuando menos reducir los efectos de la realizada por el Cavaliere de otoño de 2005, al objeto de reducir el triunfo de su adversario a costa de la inestabilidad de gobierno. La tensión política es muy fuerte y parece que la ley electoral pasará a la nueva legislatura. Se dirá que es irracional mantener un sistema problemático, pero los intereses de la política no suelen encajar bien con la pobre razón. Se dirá que si se aplicó antes por la mayoría saliente, ahora no se podría defender con toda la potencia de la lógica y aun de la necesidad, porque aquel ejercicio de oportunismo bochornoso es en estos momentos más difícil de justificar: hay beneficiarios (Berlusconi y sus socios) y perjudicados de aquella reforma (Prodi y los suyos) que no deben valorar de forma positiva la alegría de sus oponentes. En definitiva, el interés de parte se impuso al interés general. De no efectuarse ninguna reforma y proceder a las elecciones, se daría una solución tan equitativa como perjudicial, porque el problema verdadero es la inestabilidad del Ejecutivo. Tras los comicios se volvería a un gobierno bajo las mismas presiones y problemas, con la vida comprometida a expensas de los caprichos y menores intereses en juego, prestos a la maniobra permanente y siempre sometido a la muerte súbita. La repetición es posible, muy probable, y el resultado negativo, sea como el presente vivido por Prodi o el devenir de Berlusconi sometido a las mismas reglas por él mismo prescritas para el perjuicio de sus adversarios. Reglas conocidas y antiguas que mañana pueden volverse contra él. Extraño y paradójico éxito. L Prodi, a la izquierda, presidió con Napolitano el inicio del Año Jurídico en el Tribunal de Casación pidiendo humana y sinceramente disculpas. Ayer, durante la resaca de las votaciones, ya se empezaron a clarificar las posturas de cada uno de los partidos principales. Los miembros del Partido Democrático, que preside Prodi, se reunieron en bloque con el Profesor y el secretario general del partido, Valter Weltroni- -que se perfila como candidato para llevar a cabo la reforma electoral- -para determinar la línea a seguir. El Partido Democrático optará por un no a las elecciones anticipadas anunció el propio Prodi al final de los coloquios enfatizando la necesidad de aprobar la ley electoral. Por su parte, los partidos de centroderecha, y especialmente el partido de Silvio Berlusconi, llamaron a las elecciones anticipadas, estribillo que llevan cantando desde el inicio de gobierno Prodi. Pero Berlusconi no se tendrá que preocupar más por su amigo Prodi, porque él mismo anunció ayer que no se presentará para un segundo gobierno- -provisional o no- porque he perdido, no puedo ser la persona que guíe un gobierno para llevar a cabo una reforma. Ahora haré de abuelo declaró ante los medios el Profesor que todavía mantiene el cargo para los asuntos corrientes EPA Resaca de la votación Caras largas Silvio Berlusconi quiere elecciones anticipadas y Romano Prodi se niega a dirigir otro Gabinete