Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 26- -1- -2008 Asesinado en Beirut el jefe policial que investigaba el magnicidio de Hariri Wisal Eid 29 Las fuerzas de seguridad usaron cañones de agua hasta que la fuerza de la multitud las disuadió Mubarak improvisa una cumbre con Hamás y Fatah para salvar la crisis Las presiones de los palestinos, Israel y EE. UU. reducen el margen de maniobra de El Cairo LAURA L. CARO CORRESPONSAL GAZA. El despliegue de las fuerzas antidisturbios egipcias bloqueando el paso de los gazenos en toda la frontera, a excepción de un corredor, y su posterior retirada frente a lo que se preveía como una avalancha humana, demostraron ayer el poco margen de maniobra que va quedando a El Cairo para dar una solución a la brecha abierta la madrugada del miércoles. Atrapado entre las críticas de Israel y de Estados Unidos, y también entre la frustración en ciernes de los vecinos de Gaza, el presidente Hosni Mubarak no dio ayer ninguna explicación oficial para justificar la actitud de sus tropas. Tan sólo trascendió su invitación para acoger de forma inmediata una conferencia en El Cairo entre Hamás y Fatah para que haya una reconciliación entre hermanos que fue aceptada en principio por el jefe espiritual del Movimiento de Resistencia Islámica exiliado en Damasco, Jaled Meshal. El mismo que el lunes se dirigía a través de la televisión Al Yasira a Su Excelencia el presidente Mubarak para exigirle hacer algo que quebrara el boicot. Mubarak improvisaba así, en declaraciones al medio egipcio Al- Osboa una iniciativa con la mirada puesta en el apaciguamiento de su propia opinión pública y en la perpetuación, cada vez más discutida, de su papel como líder del mundo árabe. Egipto, como un estado árabe pionero- -añadía con frases grandilocuentes- no puede abandonar sus responsabilidades panárabes, y rechaza el castigo colectivo a todo el pueblo palestino Y en actitud desafiante ante las amonestaciones que ha recibido, reiteraba su estribillo de que la situación de Gaza es inaceptable: lo que deben hacer (en referencia al Estado judío y a los norteamericanos) es volver las cosas a la normalidad, según los acuerdos y entendimientos previos Una vez que los palestinos han visto esa frontera abierta, y habrá que devolverlos otra vez a su jaula, nadie sabe cómo va a acabar esto escribía ayer las fuerzas de seguridad contuvieron la marea humana que se colocaba por el hueco. Todo fue en vano. Durante toda la tarde, cientos de hombres pertrechados con tenazas se esforzaron por abrir nuevos agujeros en la valla de espino. Una lluvia de piedras cayó sobre los pocos policías que intentaron, con impotencia, devolver a los palestinos a Gaza. Pero lo peor estaba aún por llegar. Militantes de la resistencia palestino derribaron con palas excavadoras parte del muro poco después, pero ya casi no quedaba nadie por pasar. Al caer el sol, la Policía tuvo que replegarse y dar por perdida la frontera. El primer intento de volver a la normalidad había fracasado. En la carretera que conduce a Rafah desde El Arish, Said Mansur yacía en el suelo sin poder moverse. A primera hora de la mañana, su coche había chocado contra un camión y tras una cura de primeros auxilios en el hospital de El Arish, Said había sido dado de alta. Desdentado y con una pierna entablillada con cartones, este palestino de 60 años era la viva imagen de la impotencia. En la frontera, la Policía miraba impasible, y a veces incluso divertida, a la masa que se desparramaba por el muro. De vuelta a Gaza, sólo pasaban frigoríficos, cemento y otros víveres que cruzaban el muro con ayuda de grúas. Utilizarlas costaba unos 3 euros y constantemente se podía ver pasar camellos, vacas y burros, que atados con correas pasaba volando por encima de la muchedumbre. Los bebés pasaban de mano en mano hasta llegar al suelo, y los ancianos eran ayudados a descolgarse entre gestos de dolor. Un capitán de la Policía egipcia reconoció que tenía órdenes de cerrar ayer la frontera, pero con tantas mujeres y niños como están entrando no podemos Cerrar la frontera se ha convertido en una misión imposible para Egipto. Marea humana Un palestino agarra a dos niños mientras trata de zafarse de la Policía egipcia ayer en Rafah el analista Smadar Peri en el israelí Yedioth Áhronoth Desde la franja, el profesor de Ciencias Políticas de la Universidad de Al Azhar, doctor Mkhaimar Abu Sada, dibujaba un escenario desolador. La consecuencia de lo que ha hecho Egipto va a ser una fricción política aún mayor entre Fatah y Hamás, una brecha de separación todavía más grande entre Cisjordania y Gaza: a los dos años de las elecciones- -explicaba a este diario- Hamás está más reforzada que nunca. Está adueñándose de lo ocurrido en Rafah como una victoria propia, han perdido el interés en ningún diálogo nacional serio porque todo va según su gusto. Y Mahmud Abbás no tiene nada que ofrecerles... no veremos una reconciliación palestina ni a corto ni a medio plazo. De ninguna manera AP ¿Victoria islamista? Hamás está haciendo un enorme favor a Israel con su insistencia en apoderarse de Gaza, pues le da el pretexto para separarlo definitivamente de Cisjordania interpretaba desde Ramala uno de los dirigente ABC. es Vídeo de los sucesos en Rafah en abc. es internacional Una vez que los palestinos han visto la frontera abierta, nadie sabe cómo acabará afirma la Prensa israelí de Al Fatah más cercano al presidente palestino. En brazos de su renovada gloria, Hamás se crecía ayer ante la muchedumbre que se acercó al paso de Rafah temiendo el cierre, para abrir con los bulldozer nuevo boquetes salvadores a medida que los egipcios iban sellando los anteriores. Insistimos y urgimos a nuestros hermanos egipcios a que debe haber un mecanismo que permita el tránsito de personas y bienes por este cruce de una manera legal y organizada proclamaba uno de los portavoces del Movimiento, Taher al- Nono, reiterando la pretensión de los islamistas de que a partir de ahora la frontera quede bajo exclusivo control de Cairo y los palestinos.