Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
14 ESPAÑA España, objetivo de Al Qaida s La célula de Barcelona SÁBADO 26 s 1 s 2008 ABC Interior reconoce que sobre el atentado sólo tiene los datos del testigo protegido Rubalcaba dice que la cantidad de explosivo intervenido a los paquistaníes no justifica que el atentado fuera inminente DOLORES MARTÍNEZ MADRID. Se cumplen siete días de las operación contra la célula islamista de Barcelona y pocas son las incógnitas que se han despejado sobre el plan criminal que los diez paquistaníes, ya en prisión, tenían entre manos. Y esta confusión no sólo obedece a la intrínseca complejidad del terrorismo yihadista, sino también a las esquivas declaraciones del ministro del Interior y a las revelaciones del fiscal general del Estado, Cándido Conde- Pumpido, sobre la existencia de seis terroristas suicidas frente a la cifra de tres que el juez Ismael Moreno recoge en el auto de prisión de los diez islamistas. Durante una hora de rueda de prensa, en la que estuvo acompañado por el consejero de Interior catalán, Joan Saura, el ministro del Interior se escudó en la participación de diferentes servicios secretos y en la intervención de un testigo protegido en el desarrollo de una operación antiterrorista para no arrojar luz sobre el plan terrorista de los paquistaníes. Y en este mar de sombras el ministro también aportó las suyas al decir que existen dudas sobre la inminencia del atentado, aunque el juez Ismael Moreno escribió en el auto de prisión que los presuntos terroristas islamistas pretendían atentar en Barcelona el mismo fin de semana en que fueron detenidos. Para avalar sus dudas el ministro esgrimió, en primer lugar, que sobre la inminencia del atentado sólo se cuenta con el testimonio del testigo protegido, y en segundo lugar precisó que con 30 gramos de nitrocelulosa mezclada con preclorato, cantidad que juzgó insuficiente, no se puede inferir un atentado inminente Pese a ello, Rubalcaba afirmó que el Ministerio del Interior da credibilidad al testimonio del testigo protegido, aunque precisó que la Guardia Civil verificará los datos que ha aportado. A todas las informaciones que facilita, dijo, hay que ponerle fecha y hora porque sólo cuando finalice la investigación se podrá tener una radiografía de los planes terroristas. Rubalcaba no quiso revelar la nacionalidad de este confidente ni si ha colaborado en anteriores operaciones antiterroristas. También dijo desconocer si los 30 gramos de nitrocelulosa corresponde a la sustancia arrojada a un contenedor de basura, tal y como recoge el juez en el auto de prisión. Igualmente, dijo que no podía precisar si el atentado era un plan propio de la célula o si trataba de una orden recibida de fuera. Tras afirmar que para la Guardia Civil la sustancia intervenida la tenían los islamistas para realizar practicas, dijo que sobre el grupo sólo podía asegurar que se trataba de una célula radical, que estaba organizada, que preparaba un atentado y que entre los detenidos algunos presentan un perfil suicida Ni siquiera precisó que el objetivo fuera un transporte público, como fijó el juez en el auto el pasado miércoles. Al titular de Interior también se le preguntó por qué si iba a ser un atentado suicida, los terroristas en lugar de detonadores tenían temporizadores. Rubalcaba reconoció que no había caído en ello y apuntó la posibilidad de que quien fuese a apretar el botón no se correspondiese con el encargado de ir provisto de los explosivos El ministro intentó buscar una explicación, pero en su respuesta olvidó que esa no es pre- Los temporizadores El ministro confirma que, como sostenía el auto del juez, iban a ser tres los suicidas cisamente la función de un temporizador. Asimismo, Pérez Rubalcaba se esforzó en que sus palabras no fueran interpretadas como una contradicción con la afirmación que había realizado la víspera el fiscal general del Estado, Cándido Conde- pumpido, para quien el número de terroristas suicidas ascendía a seis. Confirmó que como señala el auto de prisióndictado por el juez Ismael Moreno iban a ser tres los inmolados y trató de justificar a Conde- Pumpido con la siguiente afirmación: El jefe de los fiscales puede tener un análisis diferente porque también está implicado en el asunto. Las conclusiones de la Guardia Civil y del Ministerio Fiscal no tienen por qué coincidir dijo. ABC. es Vídeo con las declaraciones de Rubalcaba y más información en www. abc. es Sin identidad Una tienda de discos abierta ayer en el barrio barcelonés del Raval YOLANDA CARDO Tres terroristas suicidas yihadistas de la célula desarticulada en Barcelona están huidos MADRID. Tres de los seis presuntos suicidas relacionados con la célula islamista desarticulada el día 19 en Barcelona no pretendían atentar en España y pueden encontrarse en la actualidad en paradero desconocido al no haber sido detenidos en esta operación, según informaron ayer fuentes jurídicas. Esta información sobre los tres presuntos suicidas que no han sido arrestados partió del testigo protegido de los servicios secretos franceses, que permitió desarrollar la operación policial. A pesar de ello, las citadas fuentes judiciales avanzaron que existen pruebas que respaldan su testimonio, corroborado también por tres de los detenidos en sus declaraciones en el Juzgado Central de Instrucción número 2 de la Audiencia Nacional. En relación con los lugares donde supuestamente se iban a cometer los atentados, las citadas fuentes jurídicas reiteraron que éste se iba a realizar en algún medio de transporte de Barcelo- na, sin poder concretar si el verdadero objetivo del ataque iba a ser la red de Metro. Las fuentes consultadas insistieron en la inminencia del atentado, y se remitieron de nuevo al auto en el que el juez destacaba que de las investigaciones llevadas a cabo permitían inferir que los integrantes de la célula terrorista desarticulada pretendían llevar a cabo diversas acciones terroristas suicidas el pasado fin de semana (18- 20 de enero) en transportes públicos de la ciudad de Barcelona Sin embargo, el ministro del Interior afirmó ayer que existen dudas sobre la inminencia del atentado y lo justificó en la falta de material explosivo.