Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
90 VIERNES deESTRENO VIERNES 25 s 1 s 2008 ABC Julianne Moore: Los españoles son únicos, artísticos y tenaces a la vez La actriz presentó Savage Grace historia dramática e incestuosa, junto a su director, Tom Kalin, y parte del reparto español FEDERICO MARÍN BELLÓN MADRID. Hoy llega a las pantallas Savage grace coproducción hispanoamericana basada en la historia de una familia de millonarios, a partir del libro que escribieron Natalie Robins y Steven M. L. Aronson. Decir que los Baekeland cometieron excesos sería demasiado generoso hacia sus herederos, que todavía viven de la fortuna acumulada por Leo Hendrik, inventor de la baquelita. De plástico eres y en plástico te lo fundirás, se podría haber dicho de ellos. Para presentar el título vinieron a España su director, Tom Kalin, y los actores Eddie Redmayne El buen pastor y Julian Moore. Belén Rueda y Unax Ugalde ejercieron de anfitriones, ante la ausencia de Elena Anaya, Abel Folk y Simón Andreu. Todo el rodaje tuvo lugar en la versátil Barcelona, que tuvo que disfrazarse de Nueva York, París, Londres y Mallorca, lo que abarató de forma considerable los costes. Moore, que acaba de rodar la adaptación de la novela de Saramago Ensayo sobre la ceguera sólo conoce de oídas, a sus 47 años, las dificultades que tienen las actrices de su generación para encontrar papeles. Es difícil para todos asegura. Esto es un negocio y si pueden hacer una película de acción y ganar el triple, lo hacen. No es fácil encontrar gente que quiera contar historias humanas e interesantes No se puede negar que la actriz, sin nada que demostrar, se atreve con todo. Según dijo, en Savage rage no tuvo el menor reparo en rodar las escenas más escabrosas. Me encanta la película y me parece fascinante el proceso de destrucción emocional de una familia La pelirroja, cuatro veces nominada al Oscar, afirmó que su personaje, Barbara, era una persona guapísima, divertida, encantadora, y al mismo tiempo quienes la conocieron la describen como necesitada, destructiva, voraz en sus apetitos y loca A Julianne Moore le interesaba cómo abordar esta combinación tan dispar de características para llegar al ser humano. No era sólo un monstruo, sino una persona confusa y mentalmente enferma El director del filme, Tom Kalin, admitió que el proyecto estaba en su mente desde hace más de una década, y que le había resultado más fácil encontrar financiación en España que en Estados Unidos, después de todo, un país fundado por puritanos con una obsesión enfermiza hacia todo lo que tiene que ver con el sexo Julianne Moore, no obstante, reconoció que había sentido el peso de la responsabilidad, ya que no había interpretado casi nunca personajes reales tan recientes Todavía hay mucha gente que se acuerda de esta mujer e incluso me han dicho que me parezco físicamente. Me preocupaba cómo iba a quedar una persona tan dinámica y a la vez destructiva añadió, antes de revelar que el marido (Stephen Dillane hace su papel) vive en México a los 91 años de edad. País puritano y obsesivo Belén Rueda y Julianne Moore posan para los fotógrafos en Madrid Como actor tienes una responsabilidad, la de contar la historia prosiguió Moore. Quizá podrías mirarlo desde otra perspectiva, pero nuestra responsabilidad era mostrar a estas personas como seres humanos. Observarlos mientras ellos rompen todas las reglas, lo llevan todo a unos límites, mirarlos mientras fracasan Director y protagonista estaban encantados de la experiencia de haber rodado en nuestro país, que tiene, en opinión de Kalin, la mejor comi- DE SANBERNARDO Savage grace España, EE. UU. 2007 96 minutos Género- -Drama Director- -Tom Kalin Actores- -Julianne Moore, Stephen Dillane, Eddie Redmayne, Elena Anaya, Belén Rueda, Unax Ugalde Amor enfermo F. M. B. Es curioso observar cómo ciertas películas tienen la cualidad de dividir la platea en una guerra civil irreconciliable. A partir de ciertas imágenes, la mitad de los espectadores empiezan a moverse, incómodos, no porque lo que ven les haga sentir bochorno artístico, sino porque, sencillamente, no están dispuestos a que les cuenten según qué cosas. Es su problema, sí, pero hay que entenderlos. Savage grace narra el declive de una acaudalada familia americana que, con sólo tres miembros, fue capaz de generar hace unas pocas décadas tal cantidad de permutaciones en sus relaciones sexuales que las matemáticas todavía no han asimilado el dato. También es cierto que Elena Anaya y Unax Ugalde echan una mano y lo que haga falta. Cuenta Julianne Moore que una de sus obsesiones era mostrar a su personaje, encantador y trastornado a partes iguales, no sólo como un monstruo. De su esfuerzo sólo podía salir algo bueno, como ha demostrado tantas veces. Más censurable parece la incapacidad del guión (o del montaje, vaya usted a saber, y desde luego del director) para arrancar mayor empatía hacia sus personajes, quizá porque el narrador es el hijo y quien más importa es la madre; ni eso queda bien establecido. En cualquier caso, uno tiende a desmarcarse demasiado pronto de Barbara Baekeland, de modo que cuando su vida entra en barrena no da lugar a sentir el menor desgarro interior. Sobre las relaciones incestuosas, desde Sófocles queda poco que añadir, aunque Malle, Bertolucci y Polanski hicieron notables aportaciones. Como decía Óscar Ladoire en Sal gorda quien hace un incesto hace ciento. da del mundo Todos los departamentos han funcionado de forma excepcional, ha sido maravilloso reiteró el cineasta. Julianne Moore destacó lo amables y acogedores que habían sido con ella. Con Belén tengo muchas cosas en común dijo. Las dos tratamos de compatibilizar la familia con el trabajo y nuestro enfoque de la vida es muy parecido. Y Elena es divertidísima, una criatura chiquitita y exquisita y con un sentido del humor tremendo Más abiertos y simpáticos La actriz también contó que ya había estado en la Costa del Sol en 1979 y que entonces España le pareció un país oscuro, agresivo y poco acogedor. Era tan joven que no entendía que era un país en transición Al volver ahora- -prosigue- no podía creer cuánto había cambiado. Ahora son abiertos y simpáticos, pero lo que más me ha llamado la atención es haber trabajado con gente tan emocional y, al mismo tiempo, tan centrada y profesional. Es una combinación que no he encontrado en ningún otro lado. Los españoles son artísticos y tenaces a la vez