Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
40 ECONOMÍA VIERNES 25 s 1 s 2008 ABC Juan Ramón Quintás, en el centro de la imagen, junto a Catalina Luca de Tena, presidenta editora de ABC; José Antonio Zarzalejos, director de este periódico; Carlos González (a la izquierda) presidente de Deloitte, y Jorge Gil, presidente de American Express ÁNGEL DE ANTONIO Quintás advierte de otra posible oleada de inversiones contaminadas por subprime Asegura que entidades españolas pueden tener parte de esos activos dudosos M. P. M. S. G. MADRID. El presidente de la Confederación Española de Cajas de Ahorros (CECA) Juan Ramón Quintás, advirtió ayer de que tras la primera oleada de hipotecas de alto riesgo subprime procedente de Estados Unidos, que ha originado una crisis financiera, podría llegar una segunda que implicaría a instituciones aseguradoras muy singulares denominadas monolines parte de cuyos activos están en manos de entidades españolas. Quintás dijo en el Foro ABC- -organizado por ABC y Deloitte y patrocinado por American Express- que las monolines estadounidenses son empresas que tienen asegurados en la actualidad emisiones de otros agentes valorados en más de dos billones de dólares. En un principio las monolines aseguraban emisiones de ayuntamientos y entidades locales, y las agencias de calificación financiera rating catalogaban esos bonos con la máxima categoría AAA lo cual supone teóricamente una garantía de poder hacer efectivos esos bonos y atraía a las principales entidades inversoras. Sin embargo, Quintás precisó que las monolines atraídas por la expansión de los préstamos hipotecarios, se lanzaron también a asegurar activos tóxicos o subprime Añadió que aunque no llevan mucho tiempo en este negocio, las monolines se encuentran actualmente al borde de la quiebra o de la recalificación de sus activos por las agencias de rating Es decir, si la calificación de esos activos fuera rebajada, muchas de las instituciones y empresas que por sus estatutos no pueden invertir más que en títulos de la máxima calidad AAA se verían obligados a venderlos, lo que provocaría una venta concentrada en el tiempo de nefastas consecuencias. El presidente de la CECA quiso dejar claro que, al igual que con el terremoto subprime las entidades financieras españolas apenas están expuestas a los riesgos de las monolines que provienen del otro lado del Atlántico, porque no han participado de este tipo de negocios en la misma medida que otras entidades norteamericanas o europeas. Para Quintás, ha habido un par de operaciones mínimas de aseguramientos por parte de monolines en la banca española. Según dijo, en España no existen monolines pero una enorme cantidad de títulos emitidos por entidades norteamericanas de toda solvencia y con una calificación triple A están en poder de instituciones españolas Esto podría provocar que, si se produce una devaluación de estos activos por parte de las agencias de rating valdrán menos y habrá pérdidas Para intentar evitar que se produzca esta segunda oleada de inversiones contaminadas, Quintás desveló que se había producido una reunión de una docena de personas en Nueva York, en la que estaba presente el regulador de seguros norteamericano y representantes de los principales bancos de EE. UU. Al parecer, en esa reunión se llegó a un acuerdo para evitar la quiebra de las compañías monoline Este pacto, según Quintás, es lo que habría producido la reacción positiva de los mercados bursátiles. Respecto a las subprime dijo que las pérdidas reconocidas por entidades hasta el momento alcanzan los 133.000 millones de dólares, pero las estimaciones más razonables y prudentes las cifran entre los 200.000 y los 400.000 millones de dólares. Yo- -dijo Quintás- -firmaría ahora mismo esas cifras, pero algunos las elevan hasta los 800.000 millones. Me quedaría- -continuó- -con la media de 300.000 millones, luego la mitad todavía tiene que aflorar Equiparación con Afinsa Explicó que el motivo de este desastre económico se debía a que las tres cuartas partes de los créditos hipotecarios subprime en Estados Unidos no fueron concedidos por bancos ni cajas, sino por entidades no sujetas a la supervisión del sistema bancario norte- Monolines otro foco financiero de alto riesgo Después de las tristemente famosas hipotecas subprimes o de alto riesgo, cuyos impagos están en el origen de la crisis financiera y bursátil que estamos viviendo, ahora aparece otro término de ingeniería financiera, monoline que pese a ser desconocido para el público no tiene menos importancia en el devenir de los mercados financieros y bursátiles. Las aseguradoras monoline son intermediarios especializados en asegurar paquetes de Riesgos para España activos de otros agentes. Aseguran que estos activos mantendrán una calificación o rating alta (como la triple A lo cual hace que valgan más y que se puedan colocar mejor en el mercado. Si estos activos pierden la calificación, las aseguradoras monoline deben hacer frente al pago que se haya estipulado. Por ello, estas entidades financieras corren peligro de quiebra, pues han asegurado una gran cantidad de hipotecas con una calificación dudosa, y si las agencias de rating bajan la calificación de estos activos, las grandes indemnizaciones que tendrían que afrontar dificultarían su subsistencia.