Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 25- -1- -2008 Egipto asegura que la frontera con Gaza volverá a la normalidad en breve Hosni Mubarak, presidente de Egipto 31 UN EUROPEÍSTA QUE NO PUEDE CON ITALIA Al frente de una coalición de 14 partidos sólo unidos en torno a su deseo de echar a Berlusconi del poder, Prodi no ha podido mantenerse ni dos años en el Gobierno V. BECERRIL SERVICIO ESPECIAL ROMA. Romano Prodi nacido en 1939 en Scandiano (Reggio Emilia) es una persona acostumbrada a subir las cuestas más difíciles. Pero no ha podido con ésta última. Su gran pasión es la bicicleta. Buen deportista, comenzó desde muy joven a interesarse por la política. Su primera gran responsabilidad la obtuvo en 1978, tras haber demostrado su valía como periodista, investigador y experto político, no sólo en Italia, sino también en el extranjero. Por aquel entonces fue nombrado Ministro de Industria. Años antes ya se había casado, en 1969, con Flavia Franzoni, mujer de carácter que recientemente defendió a su marido, cuando caminando de la mano por las calles de Bolonia, ciudad donde reside su familia, una mujer avasalló a su consorte echándole en cara la crisis del país, a lo que la señora de Prodi no pudo contenerse y le recitó un elenco de los logros de su marido. De este matrimonio, sin escándalos, de esos que duran para siempre, nacieron dos hijos, Giorgio y Antonio, que le han dado cuatro nietos, Chiara, Benedetta, Maddalena y Davide. Prodi además de enseñar en la Universidad seguía trabajando en política, pero su ideal de gobierno no encajaba en ninguno de los partidos, de aquél entonces, así que en 1995 fundó el Olivo, que vio en él el futuro presidente del Consejo. Y así fue, poporque ese mismo año ganó las elecciones. Pero la buena carrera de este político del centro- norte de Italia llamó la atención a Europa, por lo que tres años después fue llamado a la presidencia de la Comisión europea. Durante cinco años, muchos más de los que ha conseguido gobernar en Italia, Prodi permaneció ligado directamente a la cons- El senador Nuccio Cusumano es atendido junto a su escaño después de desplomarse REUTERS ¡Eres un cornudo y un trozo de mierda! A Cusumano no le salió gratis su desmarque del partido del dimitido Mastella, que tampoco salvaría a Prodi. Su compañero le escupió y algunos senadores de Berlusconi le imprecaron hasta que se desplomó V. B. S. E. ROMA. La sesión de la caída de Prodi brindó ayer un espectáculo deplorable en el Senado. Las seis horas de debate y votación dieron mucho de sí. Al principio la tensión no parecía notarse mucho. Algunos jugaban con el teléfono móvil y otros hablaban entre ellos, sobre todo cuando las declaraciones de intenciones venían del partido opuesto. La mayoría entraba y salía de la sala, y llegaba a tiempo sólo para la ponencia o el voto. Prodi aguantó el tipo, pero tendría que tener un reconocimiento especial hacia los octogenarios senadores vitalicios, sobre todo a su incondicional Rita Levi- Moltalcini, que, a sus 98 incombustibles años, votó la primera dando su confianza al Profesor La intervención de Nuccio Cusumano, senador del Udeur- -el partido del dimitido Mastella, que según él mismo votaría contra el Gobierno, tras abandonar la coalición- desató las hostilidades. Cusumano expresó su desacuerdo con el líder de su partido y eligió el país y la confianza. En soledad y con mi libertad, daré mi sí a Prodi concluyó. Sus palabras provocaron la ira del otro senador del Udeur, Tommaso Barbato, quien se le acercó, le escupió en la cara y le lanzó improperios como payaso, vendido, cornudo y trozo de mierda En pleno rifirrafe, algunos senadores de la oposición de centroderecha se sumaron a la ola de insultos con calificativos como maricón, eres una basura, eres una puta, eres una muñequita... momento en el que el acoso al senador alcanzó su cénit. Cusumano no pudo aguantar tanta imprecación directa y se desmayó a continuación. Después de lo cual tuvo que ser atendido por las asistencias médicas y sacado fuera en una camilla. El suceso obligó a la suspensión de la asamblea durante cinco minutos. No es la primera vez que Cusumano se desmarca de su partido en una votación parlamentaria. El 18 de mayo de 1994, fue el protagonista de una historia análoga, pero en aquella ocasión a quien permitió obtener la confianza de la Cámara fue al por entonces presidente del Consejo, Silvio Berlusconi. La declaración de intenciones más esperada fue precisamente la del ex ministro de Justicia, Clemente Mastella, quien inició su discurso con versos de Neruda: Muere lentamente quien se transforma en esclavo del hábito, repitiendo todos los días los mismos trayectos, quien no cambia de marca, no arriesga vestir un color nuevo y no le habla a quien no conoce Durante cinco años, muchos más de los que ha gobernado Italia, permaneció ligado a la construcción europea ¡Maricón, puta, muñequita. llovían los insultos desde la bancada del centroderecha Antes de la traición de su compañero, a su entrada en la asamblea, Mastella no saludó a los miembros de centroizquierda, y optó por sentarse en los bancos cercanos a la derecha. Era un signo más del cambio de intenciones del líder del Udeur, que a pesar de haber desmentido su paso al centroderecha- -como Berlusconi había anunciado- marca distancias con sus hasta ahora colegas de coalición. Mastella reiteró una vez más su no con firmeza a la confianza y, dirigiéndose directamente a Prodi, le dijo: Usted no puede hacer como si no hubiera sucedido nada. Es necesario exigir respeto a la magistratura Mastella repitió, por enésima vez en esta semana, que su familia es inocente, y arremetió, como ha estado haciendo hasta ahora, contra los magistrados. El movimiento de Mastella Salida y vuelta a casa trucción de Europa. A su regreso a casa, le propusieron de nuevo la presidencia del partido. Porque quiéen mejor que una persona formada en Europa para gobernar Italia. Con esta amplitud de miras, con ese deseo renovado de quien regresa a casa después de muchos años, Prodi volvió, para gobernar Italia en 2006. Pero sólo con pasión, se sube una cuesta. Y eso es lo que le pasó a Prodi. Su declaración de intenciones como nuevo jefe de gobierno, que presentó en nada más y nada menos que 300 páginas, era difícil de cumplir. Ese supercuaderno con su programa de gobierno contenía las matizaciones que cada partidode los que le apoyaron para lograr la presidencia había añadido, lo que hacía que la gobernabilidad en esas condiciones fuera difícil, hecho que quedó demostrado ayer.