Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
22 ESPAÑA Precampaña electoral s El PSOE ultima su programa electoral VIERNES 25 s 1 s 2008 ABC Un manifiesto del PSC compromete el programa electoral del PSOE Por su cuenta, pone fecha al cambio de financiación e irritará a otras comunidades IVA ANGUERA DE SOJO BARCELONA. El PSC se presentará a las elecciones generales del 9- M con la promesa de una nueva financiación autonómica cerrada el 9 de agosto, el desarrollo del Estatuto catalán y la participación de la Generalitat en las grandes obras del Estado. Unas propuestas que no aparecerán en el programa electoral del PSOE, pero sí en el Manifiesto programático que los socialistas catalanes aprobarán una semana después de la Conferencia del PSOE como un añadido a su programa. Con este documento, elaborado por el coordinador de los diputados del PSC en el Congreso, Daniel Fernández, los socialistas catalanes ponen negro sobre blanco sus expectativas de cara a la próxima legislatura. Unos objetivos que el PSOE se ha cuidado mucho de especificar en su programa. El propio Fernández ha asegurado que no se trata de enmendar el programa que el PSOE aprobará en su Conferencia Política este fin de semana, sino de completarlo con los objetivos de especial interés para los socialistas catalanes. Sin embargo, esa concreción puede hacer saltar chispas en otras comunidades autónomas gobernadas también por los socialistas, especialmente en los puntos que hacen referencia al desarrollo del Estatuto catalán y la negociación de la nueva financiación autonómica. Así, donde el PSOE se limita a afirmar que apoyará los nuevos estatutos y cerrará el modelo territorial español con la reforma de los estatutos pendientes, el PSC añade que ese apoyo pasa por desarrollar hasta las últimas consecuencias el Estatuto catalán recurrido por el PP ante el Tribunal Constitucional. En ese desarrollo destaca además la nueva financiación autonómica, que el PSOE también deja en una difusa definición en su programa, de nuevo acotado por los socialistas catalanes. Así, el PSC recuerda en su Manifiesto programático que el Estatuto establece un plazo para la creación del consorcio entre la Agencia Tributaria española y la nueva agencia catalana. Un plazo que expira el 9 de agosto, cuando los socialistas catalanes esperan tener por lo menos una propuesta firme del Gobierno- -siempre que José Luis Rodríguez Zapatero vuelva a ganar las elecciones- -sobre el nuevo modelo de financiación. Pero eso implicaría una negociación bilateral vetada por el resto de las comunidades autónomas de régimen común, y muy especialmente por Andalucía. De hecho, el programa socialista establece que la negociación se llevará a cabo de forma esencialmente multilateral Sin embargo, los socialistas catalanes se acogen a la expresión con respeto a los criterios de los distintos estatutos para recordar que el texto catalán establece una negociación bilateral del nuevo modelo. En este contexto, el Manifiesto que la Ejecutiva del PSC aprobará el 4 de febrero, una semana después de la Conferen- Don Juan Carlos, con Hereu, Montilla, Clos y Gabarró, ayer, en Barcelona JOB VERMEULEN Negociación bilateral Motivos para creer lema socialista para la precampaña electoral El PSOE estrenará mañana, sábado, en la inauguración de su conferencia Política el lema de precampaña: Motivos para creer que viene a sustituir al de La Mirada en positivo La conferencia, según han explicado fuentes socialistas, va a estar presidida por María Teresa Fernández de la Vega y Patxi López será vicepresidente. Un millar de personas se van a dar cita en la conferencia, 200 de ellas ajenas al partido. Tienen confirmada su presencia deportistas como Fermín Cacho, la escritora Isabel Allende, y el politólogo Sami Nair. Mañana intervendrán en la sesión matinal, Manuel Chaves, José Blanco y De la Vega; y, por la tarde, los ponentes de los tres ejes programáticos: Juan Fernando López Aguilar, Pedro Solbes y Carme Chacón. La conferencia será clausurada el domingo por el coordinador del programa, Jesús Caldera, y José Luis Rodríguez Zapatero. cia del PSOE, se centra de hecho en los tres ámbitos en los que los socialistas catalanes tienen intereses más específicos: financiación, infraestructuras y desarrollo del Estatuto. En materia de infraestructuras se plantea otro de los posibles puntos de conflicto entre PSC y PSOE, puesto que los socialistas catalanes defienden en su Manifiesto la participación de la Generalitat y los ayuntamientos afectados en las grandes obras del Estado, a través de la encomienda de gestión Una figura que el Gobierno no ve con buenos ojos y esquiva como puede en las obras del AVE en Cataluña. Conflicto de intereses Xavier Pericay Periodista y escritor EL MISTERIO DEL SOCIALISMO CATALÁN o importa quién cocina los datos. Da igual qué medio o qué organismo público los difunde. Al final, el resultado es siempre el mismo: el partido de los socialistas catalanes, el PSC, posee unas magníficas expectativas electorales. Y, claro, el ciudadano de a pie- -residente en Cataluña o en otra parte de España- -no sale de su asombro. ¿Cómo pueden pintar tan bien las cosas para N el partido de José Montilla, después de una legislatura como la actual? Y empieza a echar cuentas: que si el calvario del Estatuto, con referéndum incluido; que si las crisis de los gobiernos tripartitos; que si el eclipse de Maragall; que si las malditas infraestructuras, llámense túneles, carreteras, trenes, aeropuertos o tendidos eléctricos; que si el acoso del nacionalismo irredento y su mal traído derecho a decidir. ¿Cómo es posible, con la que ha llovido, que las encuestas otorguen al PSC una estimación de voto y de escaños casi idéntica a la de 2004? Pues es posible. Y existen por lo menos dos razones que ayudan a entender lo que, a primera vista, podría parecer un misterio. La primera tiene que ver con el comportamiento del voto socialista en Cataluña a lo largo de las distintas elecciones generales. Desde 1982, en que obtuvo los mejores resulta- dos- -un 45 y 25 diputados- el PSC no ha estado nunca por debajo del umbral del 34 y de los 17 diputados. Y este umbral corresponde precisamente a los comicios del año 2000, los de la mayoría absoluta del Partido Popular. De ahí seguramente la percepción de que en 2004, con más de un 39 del voto y 21 escaños, los socialistas lograron un resultado excepcional. Nada más lejos de la realidad. En porcentaje, sólo ganaron dos décimas con respecto a 1996, y en cuanto al número de escaños, si bien crecieron en dos con respecto a los logrados ocho años antes, obtuvieron los mismos que habían obtenido en 1986 y cuatro menos que en 1982- -éste sí, un año excepcional- La segunda de las razones que ayudan a entender por qué las encuestas dicen lo que dicen y no otra cosa guarda relación con un fenómeno más estructural. Por un lado, con la transversalidad del catalanis- mo, esa casa común en la que Mas pretende ejercer de anfitrión. Por otro, y como consecuencia de esta transversalidad, con la creencia bastante generalizada de que el Gobierno de la Generalitat, a pesar del presupuesto que maneja, a pesar del nivel de autonomía de que dispone la Comunidad, no es responsable de sus actos. En otras palabras: si las cosas van mal, si van incluso de mal en peor, la culpa no la tiene la Generalitat; la tiene Madrid. Y tanto da que, así en el centro como en la periferia, haya un gobierno socialista. Lo que cuenta, al cabo, no es el color político, sino el color local. Y la posibilidad de enfrentarlo al visitante. Igual que en el fútbol. Si bien se mira, en este terreno, como en tantos otros, los socialistas catalanes no han hecho más que seguir los pasos de Convergència i Unió. Y justo es reconocer que, de momento, no les está yendo nada mal.