Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 25- -1- -2008 España, objetivo de Al Qaida s La célula de Barcelona ESPAÑA 13 La multiculturalidad está bien para los políticos, pero no para los que vivimos aquí Lo de un posible atentado se veía venir. Mueven mucho dinero que no puede ser limpio afirma el dueño de una cafetería cuesta mucho. Yo he tardado años en conseguir un permiso para reformar el local. Pero esa tienda de móviles de ahí al lado- -señala a través del cristal de la cafetería- antes fue una tienda de ropa que dirigía un marroquí, que después lo convirtió en bar y, cuando se hartó de tantas peleas, dejó el local explica José. Este joven conoce a Nadib Ayub, hijo de Mohammed Ayub Elahi, uno de los supuestos terroristas encarcelados. La pastelería donde trabaja permanecía ayer cerrada. No he podido abrirla. No me encuentro bien asegura visiblemente abatido. También estaba cerrada la mezquita Tariq bin Ziyad, donde se practi- caron varias detenciones. Situada en la calle Hospital y frecuentada por seguidores de la ideología Tabligh, se trata del centro de rezo musulmán más grande de Barcelona. Su imán, Lacen Saaou Haysun, guardaba silencio. Un silencio que se extiende a toda la mezquita. Y es que existe un cierto halo de misterio en torno a este centro y que despierta recelos en el propio colectivo paquistaní. Yo creo que la mezquita está mal gestionada. Es la única del mundo donde se prohíbe la entrada a los no creyentes. Desde fuera, parece que hay algo oculto. Eso debe cambiar. La Generalitat debería obligar a abrir sus puertas afirma Javed Ilyas Qureshi, presidente de la Asociación de Trabajadores Paquistaníes de Cataluña. Nada que ver con el templo sij situado en la calle Hospital y que invita al infiel a visitar sus instalaciones. Por favor, pase. Haga fotos si quiere. ¿Quiere comer con nosotros? No, no. esto no es la mezquita comenta un amable joven hindú. En la calle, unos chavales ociosos intentan asustar a los transeúntes al grito de ¡terroristas, terroristas! Así es el Raval. Tensa convivencia entre las ideologías musulmanas, un reflejo de su Pakistán natal La mayoría de los 16.000 paquistaníes que viven en el barrio del Raval se dedica a la construcción y el comercio M. J. C. BARCELONA. La población paquistaní en Cataluña está cifrada en unas 30.000 personas, de las cuales, 16.000 residen en el barrio del Raval de Barcelona. La mayoría procede de la zona del Punjab y profesan distintas ideologías dentro del Islam. Ello no ha generado ningún conflicto hasta ahora, aunque sí una cierta tensión, en esta zona del casco antiguo de Barcelona, donde hay siete centros de rezo musulmán. Los seguidores del Tabligh acuden a la mezquita que hay en la calle Hospital, la más grande de Barcelona y que ocupa un edificio de dos plantas. En este lugar se practicaron varias detenciones. Los suníes acuden a otra mezquita que, a diferencia de la de la calle Hospital, es más pequeña pero más abierta a la población autóctona. Los creyentes de la comunidad Camino del Corán también tienen su propio centro. Dentro de la ideología suní existen a su vez otras corrientes, como la berailvi. Aunque se miran con cierto recelo, no existen enfrentamientos graves entre los seguidores de las distintas ideologías. Pero la noticia de que el grupo de supuestos terroristas pretendía atentar contra una mezquita suní del Raval, ha hecho recordar los fuertes conflictos entre familias religiosas que se registran en Pakistán. Según el presidente de la Asociación de Trabajadores Paquistaníes de Cataluña, Javed Ilyas Qureshi, el 45 por ciento de los paquistaníes que viven en el Raval se dedican a la construcción, mientras que el resto se dedica a la hostelería o regenta un negocio propio. Disponen, por tanto, de trabajos estables y sus hijos están perfectamente integrados en el sistema escolar. Sus mujeres, no tanto en lo que respecta al mundo laboral. Pero también se dedican a otras actividades. El vendedor ambulante de flores se ha convertido en un personaje muy popular de la noche barcelonesa. Durante el día, el repartidor de butano ya es un clásico. Llegaron a Barcelona a principios de los noventa, por lo que todavía pertenecen a una primera generación de inmigrantes. Siempre se les había considerado un colectivo pacífico. ¡Terroristas, terroristas! ABC. es Especial sobre la inmigración en España y situación por Comunidades en www. abc. es